EE.UU.

General de EE.UU. compara prueba de arma hipersónica de China con “momento Sputnik”

China ha disputado los informes sobre las pruebas, diciendo que simplemente lanzó un vehículo espacial reutilizable.

China
Por Peter Martin
27 de octubre, 2021 | 12:20 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El máximo responsable militar en uniforme de Estados Unidos calificó la supuesta prueba de un sistema de armas hipersónicas por parte de China como un hecho “muy preocupante”, en el más reciente episodio de la creciente competencia entre Washington y Pekín.

“Lo que vimos fue un evento muy significativo de una prueba de un sistema de armas hipersónicas. Y es muy preocupante”, dijo el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, en una entrevista para The David Rubenstein Show: Peer-to-Peer Conversations en Bloomberg Television. “No sé si se trata de un momento Sputnik, pero creo que está muy cerca de ello. Tiene toda nuestra atención”.

PUBLICIDAD

Los comentarios de Milley son el reconocimiento más significativo por parte de un funcionario estadounidense de los informes de que el ejército chino realizó posiblemente dos pruebas de armas hipersónicas durante el verano, incluyendo el lanzamiento al espacio de un arma hipersónica en órbita capaz de transportar una carga nuclear. El Financial Times informó por primera vez de las pruebas, citando a funcionarios que no nombró.

De perfeccionarse, esta tecnología de próxima generación podría utilizarse para enviar cabezas nucleares sobre el Polo Sur y rodear los sistemas antimisiles estadounidenses en el hemisferio norte. Las armas hipersónicas se definen normalmente como armas rápidas, de bajo vuelo y muy maniobrables, diseñadas para ser demasiado rápidas y ágiles para los sistemas tradicionales de defensa antimisiles.

PUBLICIDAD

Aunque Milley no llegó a declarar que la prueba de las armas estaba a la altura del Sputnik (el satélite pionero de 1957 que dio a la Unión Soviética una ventaja temprana en la carrera espacial, conmocionando a Estados Unidos), la comparación mostró la profundidad de la preocupación por el trabajo de Pekín con armas hipersónicas.

El Secretario de la Fuerza Aérea, Frank Kendall, en un discurso pronunciado el mes pasado, se refirió al potencial de esta capacidad espacial por parte de China, que durante la Guerra Fría se denominó “Sistema de Bombardeo Orbital Fraccionado”, es decir, un sistema que se pone en órbita y luego se desorbita para alcanzar un objetivo.

Y el director general de Raytheon Technologies Corp., Gregory Hayes, afirmó el martes que Estados Unidos va “al menos varios años por detrás” de China en el desarrollo de la tecnología hipersónica.

China ha rebatido los informes sobre las pruebas, diciendo que simplemente lanzó un vehículo espacial reutilizable.

PUBLICIDAD

‘Competencia Estratégica’

Este acontecimiento se produce en un momento en que los ejércitos de Estados Unidos y China se han encontrado en escenas tensas cada vez más en toda Asia, desde el Mar de la China Meridional hasta el Estrecho de Taiwán, como parte de lo que la administración Biden ha caracterizado como “competencia estratégica” entre las dos mayores economías del mundo. La amenaza de un ataque estadounidense que elimine los misiles chinos antes de que puedan alcanzar un objetivo estadounidense se ha considerado durante mucho tiempo como un elemento disuasorio contra una acción militar más asertiva por parte de Pekín.

Ver más: Biden dice que Estados Unidos defendería a Taiwán de un ataque de China

PUBLICIDAD

La prueba hipersónica de la que se ha informado forma parte de un aumento más amplio de las capacidades del ejército, algo que tiene amplias implicaciones para Estados Unidos, dijo Milley. “Se están expandiendo rápidamente: en el espacio, en el ciberespacio y en los dominios tradicionales de tierra, mar y aire”, dijo. “Y han pasado de un ejército de infantería de base campesina que era muy, muy grande en 1979 a un ejército muy capaz que cubre todos los dominios y tiene ambiciones globales”.

“A medida que avanzamos (en los próximos 10, 20, 25 años), no me cabe duda de que el mayor desafío geoestratégico para Estados Unidos va a ser China”, dijo Milley. “Han desarrollado un ejército que es realmente significativo”.

PUBLICIDAD

Presupuesto militar de China

El alcance de ese aumento de capacidad es mayor de lo que sugieren las cifras oficiales de gasto en defensa, dijo Milley. “Hay que reducir a cero el costo de la mano de obra”, dijo Milley. “Las tropas militares chinas no se acercan al nivel de gasto” de un soldado estadounidense. “Así que hay que reducir eso a cero. Entonces se obtienen presupuestos mucho más cercanos”.

Además, dijo que gran parte de la investigación y el desarrollo de los militares chinos está dirigido por empresas estatales del sector comercial, lo que no se contabiliza como gasto oficial de defensa. “Si realmente se pela la cebolla y se hace un análisis detallado” que compare “manzanas con manzanas, se verán presupuestos mucho más cercanos de lo que la gente podría pensar”.

PUBLICIDAD

Milley caracterizó la larga participación militar de Estados Unidos en Afganistán como un fracaso estratégico porque “el enemigo, los miembros del Talibán, acabaron en Kabul, en la capital. Y el régimen que apoyamos perdió”, dijo.

El fracaso no se produjo en los últimos 20 días de la guerra, ni siquiera en los últimos 20 meses, dijo Milley. Pero “lo que nos pilló por sorpresa” en agosto fue “la velocidad, el alcance y el momento” del colapso del gobierno afgano, dijo. “Por lo tanto, eso es algo que tenemos que averiguar”.

PUBLICIDAD

Soldados y Política

Milley ha recibido críticas tanto de republicanos como de demócratas en los últimos años en un momento en el que los líderes militares luchan por mantenerse al margen de una política cada vez más partidista en Washington.

Demócratas y exoficiales de alto rango criticaron a Milley cuando marchó a través de la Plaza Lafayette de Washington con el entonces presidente Donald Trump en junio de 2020 para una foto fuera de la Iglesia de San Juan en medio de las protestas nacionales contra la violencia policial.

“Todo sucedió muy rápidamente. Pensé que iba a salir, ya sabes, a controlar a las tropas”, dijo Milley. “Y me di cuenta muy, muy rápidamente, cuando miré hacia adelante y vi que la prensa estaba preparada, me di cuenta de que era un evento político y yo... me aparté... y me separé de eso. Y lo lamento”, dijo sobre su participación.

Más recientemente, Milley fue criticado por los republicanos por las llamadas que hizo a sus homólogos chinos en las tumultuosas semanas finales de la administración Trump para asegurarles que el presidente no planeaba atacar. Milley ha dicho que las llamadas eran una parte normal de su trabajo y que estaban coordinadas con el secretario de Defensa en funciones.

Ver más: Milley defiende las llamadas a China luego de que un libro citara la alarma sobre Trump

Milley también describió el motín del 6 de enero en el Capitolio como “uno de los eventos más significativos de la historia reciente”, pero se negó a comentar lo que se podría haber hecho de manera diferente ese día. “Dejaré que la Comisión del 6 de enero y todas las diversas investigaciones hagan todas las autopsias al respecto”, dijo.

Con la asistencia de Tony Capaccio.

PUBLICIDAD