Actualidad

Cámara de Representantes aprueba histórico proyecto de infraestructura de Biden

El Mandatario norteamericano lo consideró como un paso vital para asumir el desafío de China en ascenso y una prueba para la formulación de políticas en una época de fuerte partidismo.

Foto: Al Drago/Bloomberg
Por Bloomberg News
06 de noviembre, 2021 | 10:51 AM
Tiempo de lectura: 2 minutos

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó el viernes el paquete de infraestructura más grande de los Estados Unidos en décadas, marcando una victoria para el presidente Joe Biden y liberando $550.000 millones para carreteras, puentes, transporte público y otros proyectos en los próximos años.

La votación que fue de 228-206 aprueba el proyecto para que Biden avale con su firma. Trece republicanos apoyaron el proyecto de ley y seis demócratas votaron en contra, una señal de las tensiones dentro del partido que casi descarrilaron la legislación. No habría sido aprobada sin los votos republicanos.

La aprobación culminó un día en el que la presidenta Nancy Pelosi se vio obligada a lidiar con un enfrentamiento de última hora entre progresistas y moderados, que tomó horas de intensas negociaciones y la intervención del Presidente para resolverse.

PUBLICIDAD

El presidente, en un comunicado este sábado temprano, calificó la aprobación del proyecto de ley como “un paso monumental para la Nación”.

Pelosi y Biden, sin embargo, no pudieron obtener una votación en la Cámara al mismo tiempo sobre un paquete de impuestos y gastos de más de US$1,75 billones que constituye gran parte del resto de la agenda nacional presidencial. En cambio, la Cámara aprobó una medida de procedimiento para votar después de que los legisladores regresen del receso de la próxima semana y la Oficina de Presupuesto del Congreso entregue un análisis de costos.

 Foto: Al Drago/Bloomberg dfd

Esa fue una concesión de último minuto a un pequeño grupo de moderados que se negaron a votar por el paquete de gastos sin el puntaje CBO. Los progresistas también hicieron una concesión al apoyar la legislación de infraestructura antes de una votación sobre el paquete de gastos más grande.

PUBLICIDAD

El proyecto de ley de obras públicas asciende a más de US$1,2 billones cuando se tienen en cuenta los dólares de las carreteras en curso. Biden lo ha promovido como un paso vital para asumir el desafío de una China en ascenso y una prueba de las habilidades de Washington para la formulación de políticas en una época de fuerte partidismo.

El llamado proyecto de ley de reconciliación, que prevé una expansión del gasto en programas sociales y medidas para abordar el cambio climático junto con impuestos más altos para las empresas y los ricos, ahora totaliza más de US$1,75 billones, por debajo de los US$3,5 billones anteriores.

Los progresistas habían insistido en un acuerdo, o incluso en una votación real, en el Senado sobre el proyecto de ley de reconciliación antes de respaldar la legislación de infraestructura. Con la infraestructura aprobada, el riesgo es que los liberales ya no dominen a los moderados del Senado, que han planteado dudas sobre Medicare, la licencia familiar pagada, las tarifas del metano, los impuestos al tabaco y las medidas de inmigración en el otro proyecto de ley.

El líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, dijo que la legislación se aprobaría antes del feriado del 25 de noviembre. En su declaración, los moderados dijeron que permitirían una votación a más tardar la semana del 15 de noviembre.

Sin embargo, eso podría retrasar la acción final hasta diciembre, cuando el Congreso debe lidiar con la fecha límite de financiamiento del gobierno del 3 de diciembre y elevar el techo de la deuda, lo que generará un conflicto con los republicanos. Es casi seguro que el Senado cambiará la legislación, lo que significa que la Cámara tendría que votar nuevamente.

¿Cómo se distribuirá el paquete de infraestructura?

  • Aproximadamente US$110.000 millones en nuevos gastos para carreteras y puentes.
  • US$73.000 millones para actualizaciones de la red eléctrica.
  • US$66.000 millones para trenes y Amtrak.
  • US$65.000 millones para la expansión de la banda ancha.
  • US$55.000 millones para agua potable.
  • US$39.000 millones para tránsito.

La Oficina de Presupuesto del Congreso dijo que el proyecto de ley agregaría US$256.000 millones al déficit del presupuesto federal durante la próxima década.

PUBLICIDAD