PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Ómicron eludiría protección de las vacunas, pero los síntomas serían los mismos

Las primeras hipótesis apuntan a que es poco probable que esta nueva mutación del Covid-19 cause una enfermedad más grave que las versiones anteriores.

Las mutaciones de ómicron señalan la evasión de la vacuna, pero los síntomas son similares.
Por Kristen Brown
04 de diciembre, 2021 | 10:01 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Mientras los temores de un nuevo aumento mundial de casos de Covid-19 hacen temblar los mercados mundiales, estimulan una nueva ronda de prohibiciones de viaje y hacen que los estadounidenses se replanteen sus planes de vacaciones, los científicos que estudian la variante ómicron están obteniendo los primeros indicios de lo que les espera en los próximos meses.

Las mutaciones de la nueva variante sugieren que es probable que eluda la protección de las vacunas al menos en cierta medida, pero que es poco probable que cause una enfermedad más grave que las versiones anteriores del coronavirus.

PUBLICIDAD

Estas primeras hipótesis parecen estar en consonancia con las observaciones del mundo real en lugares como Sudáfrica, donde las infecciones han incluido a los vacunados y a los enfermos anteriores, pero parecen ser hasta ahora en gran medida leves. Sin embargo, esos datos son hasta ahora extremadamente limitados, por lo que gran parte de las pruebas actuales proceden de modelos informáticos y de la comparación de la estructura física de ómicron con variantes anteriores.

El ómicron sigue siendo un gran misterio, ya que tiene más del doble de mutaciones que la variante delta, y la mayor parte se encuentra en la espiga, la proteína en forma de corona que se encuentra en la superficie del virus y que las vacunas entrenan a nuestro cuerpo para atacar. La aparición de un virus tan altamente mutado casi dos años después de la pandemia cogió por sorpresa a la comunidad científica, ya que muchos habían planteado la hipótesis de que la variante delta ultracontagiosa podría marcar la última gran oleada, alcanzando su punto máximo y acabando por extinguirse, de forma similar a la pandemia de gripe de 1918.

Los científicos necesitarán semanas de minuciosas pruebas y estudios de laboratorio para desentrañar el significado exacto de las mutaciones del ómicron y concretar definitivamente los detalles sobre su grado de contagio y las implicaciones para los infectados. Pero las primeras observaciones ya han permitido a los científicos hacer algunas conjeturas sobre lo que está por venir.

PUBLICIDAD

La localización de las mutaciones de ómicron sugiere dos cosas. La primera es que es probable que el virus evada en cierta medida las vacunas. Algunas de las mutaciones de los picos están en los mismos lugares que se han visto en otras variantes que se propagan rápidamente. En variantes anteriores, esas mutaciones han conducido a lo que se conoce como escape de anticuerpos, en el que el virus es capaz de evadir el ataque de los anticuerpos generados por las vacunas o por una infección previa de Covid-19.

La segunda idea es que parece probable que el ómicron no sea impermeable a la segunda línea de defensa del organismo, las células T. Estas trabajan conjuntamente con los anticuerpos para evitar la infección y el desarrollo de la enfermedad. Si un virus consigue escapar a los ataques de los anticuerpos, las células T se ponen a trabajar para eliminar las células infectadas.

“Muchas de las mutaciones se producen en los puntos calientes de la proteína de la espiga, que sabemos que son importantes para que los anticuerpos se unan”, explica Wendy Burgers, inmunóloga de la Universidad de Ciudad del Cabo. “Lo que predecimos es que gran parte de la respuesta de las células T seguirá siendo activa contra el ómicron”.

Su laboratorio está a la espera de recibir muestras de pacientes infectados por el ómicron y de una proteína basada en el ómicron para comenzar los experimentos que ayuden a confirmar esta sospecha. Pero los primeros análisis informáticos han respaldado la teoría.

Los anticuerpos tienen objetivos estrechos de ataque en la proteína de la espiga, apuntando a sólo dos regiones específicas conocidas como el dominio de unión al receptor y el dominio N-terminal. Esto significa que un puñado de mutaciones en esas regiones puede afectar significativamente a la capacidad de ataque de los anticuerpos.

Las células T, en cambio, se dirigen a toda la espiga. Es menos probable que un puñado de cambios afecte a su eficacia.

PUBLICIDAD

“Lo que tenemos que confirmar con nuestros experimentos de laboratorio es en qué medida se ve afectada la respuesta de las células T”, dijo.

Aunque algunas de las docenas de mutaciones de ómicron se han visto antes en variantes anteriores, muchas son completamente nuevas. Esto significa que se necesitará más tiempo y datos para comprender con certeza el impacto total de ómicron.

En la Universidad Rockefeller de Nueva York, el laboratorio de Theodora Hatziioannou ha pasado el último año experimentando con una versión sintética y no peligrosa del virus para ver qué podría pasar si hubiera un número significativo de mutaciones en la proteína de la espiga Covid-19, muchas de ellas en los mismos lugares que ómicron.

PUBLICIDAD

“Podemos estar bastante seguros de que esta nueva espiga va a ser bastante resistente a la neutralización por parte de los anticuerpos”, dijo. “Tengo la esperanza de que esta espiga ómicron no escape a todas las respuestas de nuestro sistema inmunitario y que las vacunas sigan ofreciendo cierta protección contra la enfermedad grave”.

A largo plazo, lo que ponen de relieve estas mutaciones es que resulta difícil hacer predicciones sobre la pandemia.

PUBLICIDAD

Charles Chiu, microbiólogo de la Universidad de California en San Francisco, cuyo laboratorio secuenció el primer caso conocido de ómicron en EE.UU., dijo que estaba en el campo de los científicos que sospechaban que la variante delta era el principio del fin de la pandemia.

“Me sorprendió el ómicron”, dijo. “Este es un virus que nos ha sorprendido constantemente”.

Sea o no un cambio de juego, ómicron es el futuro de Covid

PUBLICIDAD

Incluso si ómicron no da lugar a infecciones más graves para la mayoría de las personas, dijo, un aumento de los casos daría lugar a más hospitalizaciones y muertes simplemente por el número de infecciones. Y mientras haya un gran número de personas sin vacunar en todo el mundo, el virus seguirá propagándose y mutando.

Ómicron también presenta una prueba más de que el SARS-CoV-2 es altamente adaptable, y puede ser difícil de erradicar completamente. Según Chiu, es posible que la política de salud pública tenga que dejar de lado el objetivo de intentar eliminar el virus de la circulación mediante la vacunación para centrarse en la prevención de la enfermedad grave.

“Es muy posible que este virus esté aquí para quedarse”, dijo.

PUBLICIDAD