Actualidad

Fernando de la Peña, mexicano que hace real la comunicación holográfica de Star Wars

El CEO de Aexa Aerospace, quien impulsó la creación de la Agencia Espacial Mexicana, habla sobre el impacto de la teleportación holográfica.

Fernando de la Peña, CEO de Aexa Aerospace.
19 de diciembre, 2021 | 04:41 PM

Bloomberg Línea — El mexicano Fernando de la Peña es el fundador y CEO de Aexa Aerospace, una empresa que es clave en las actividades de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) y del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Con los ojos puestos en las estrellas como Joseph Cooper, protagonista de Insterstellar, el mexicano da pasos firmes en la industria con una memoria en la que se cuelan recuerdos de sus orígenes mezclados con vivencias de su presente en la exploración espacial desde Estados Unidos.

El originario del estado central de Hidalgo, que realizó sus primeros estudios profesionales en la Ciudad de México y comenzó su carrera al realizar su servicio social en la Secretaría de Hacienda, ha cruzado las puertas de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), y actualmente es jefe de InfraGard Defense Industrial Base Houston, asociación entre el FBI y el sector privado para proteger la infraestructura crítica de EE.UU. Previamente, de la Peña presidió el Consejo de Pequeñas Empresas del Centro Espacial Johnson.

PUBLICIDAD

“He estado de ajonjolí de todos los moles”, dice entre risas el ingeniero en Cibernética y Sistemas Computacionales.

Luego de impulsar el desarrollo de la Agencia Espacial Mexicana, por lo que obtuvo un reconocimiento de Discovery Channel en 2010, tomó la decisión de volar a Estados Unidos donde y con la creación de Aexa -relata- materializó objetivos que quedaron pendientes en México.

El ganador del premio Small Business Champion of the Year (2020) expone su experiencia y algunos de los procesos en el entorno empresarial estadounidense, y nos cuenta sobre las prácticas que estudiantes de todo el mundo pueden realizar dentro de Aexa.

PUBLICIDAD

Actualmente de la Peña tiene algo en común con Elon Musk, CEO de Tesla; y Mark Zuckerberg, CEO de Meta; a partir del desarrollo de su tecnología de teletransportación holográfica u holoportación que hace guiños con las características escenas de Star Wars o Star Trek. Y así es como el mexicano narra los diferentes usos y aplicaciones que busca se lleven a cabo con esta tecnología que logró el primer enlace global en el espacio entre la Tierra y la Estación Espacial Internacional.

De la Peña, quien con esta tecnología también está relacionado con la misión Artemis para lograr la próxima presencia sostenible en la Luna, comparte con Bloomberg Línea que está sobre la mesa el proceso de colocar a Aexa en rondas de inversión y volverla una empresa con acciones en bolsa, por un lado, y por el otro, el siguiente paso de que la teleportación holográfica esté al alcance de todas las personas.

¿Siempre soñaste con las estrellas como el protagonista de Interstellar?

Siempre tuvimos la Estación Terrena en frente de nosotros (en Tulancingo, Hidalgo) y siempre nos hacía a todos los tulancinguenses soñar hacia las estrellas. Sí, siempre desde los 2 o 3 años soñaba con ir al espacio como muchos niños.

¿Cuál es el papel que tendría actualmente la Estación Terrena de Tulancingo para el Sistema Satelital Mexicano?

Hasta donde sé, ninguno desafortunadamente. Creo que ahorita está en desuso, de hecho visité Tulancingo apenas hace unos días y las antenas apuntan hacia arriba lo cual significa que no están en servicio. Es triste porque Tulancingo cuenta con 15 condiciones que lo hacen muy atractivo y único a nivel mundial para un centro de comunicaciones espacial.

PUBLICIDAD

¿Cómo fue que tu tesis de universidad sobre un motor de nave espacial te llevó a conectar con la NASA?

Es un diferenciador y no lo hay en Estados Unidos. Eso era una tesis acompañada de una patente, lo cual me hacía calificar que no había nadie más con ello a nivel mundial y pudiera competir para trabajar en algún lugar en EE.UU.

¿Cómo describirías tu experiencia durante estos años al pertenecer a la industria espacial de EE.UU.? ¿Ha sido complicado?

PUBLICIDAD

No ha sido complicado. Ha sido diferente porque las reglas cambian, pero es muy sencillo porque hay mucha cooperación, nadie habla negativo de nadie y como son muchas empresas enlazadas trabajando unas con otras, la verdad es que si algo sale mal y esa fue mi experiencia en uno de los proyectos que teníamos, estábamos entrenando a la tripulación de astronautas y éramos como 20 empresas y salió mal; no supimos de quién fue culpa, pero lo más común es que todo el mundo diga ‘no es mi culpa’, en vez de eso todos vimos qué pudimos mejorar y la siguiente vez salió. Es el cambio de cultura de ver en qué se puede mejorar para que todo salga perfecto.

Por un lado, si estoy tratando de ganarle un contrato a alguien más, tengo que llegar y decir ‘lo hace muy bien (la otra firma), y si me permites a mí continuar el contrato, yo puedo llevarlo al siguiente nivel.

PUBLICIDAD

Por otro lado, México es un país -hace una pausa- que no tiene una cultura de innovación o que impulse a los empresarios, el que es empresario en México yo le digo que es héroe, tienes todo en contra, el sistema, no te cae el seguro, te cae Hacienda, no tiene ese ecosistema al igual que países como Siria y Marruecos, pero si tú lo ves, los empresarios que vienen de ambientes hostiles, le han pegado muy bien en EE.UU., es decir, Steve Jobs y Elon Musk, entonces algo que me ha servido y no me comparo con ellos es que venir de un ambiente hostil para empresarios te ayuda a crecer porque literalmente ya estás expuesto a la adversidad y si tienes un ecosistema que te ayude, es muy fácil crecer.

Recibiste el premio Small Business Champion… ¿En qué medida y de qué forma has apoyado a las pequeñas empresas? Consejos para empresarios basados México- EE.UU.

En EE.UU. no existe empresa mediana, está la pequeña de menos de 400 empleados y la grande. La gran mayoría son pequeñas y he tenido el honor de presidir el Consejo Empresarial de NASA, donde están todas las empresas y lo que hice literalmente fue ayudarles a tener, lo más difícil como empresario: una planeación a largo plazo. En mi empresa estamos viendo los contratos que vamos a empezar a licitar que aquí es diferente el proceso en cuatro años, en lugar de buscar en uno o dos años por adelantado y, lo que hacemos es tratar de tener un mapa de qué capacidades tenemos que desarrollar.

PUBLICIDAD

Lo que a mí me funcionó y compartí con los empresarios y les ayudó al parecer, es no tener una planeación a uno o dos años, sino a 10-20 años hacia dónde quieres ir, después empiezas a ver qué puede licitarse o qué contratos quieres tener en los próximos cuatro-cinco años y sobre eso empiezas a desarrollar tus capacidades.

¿Por qué decidiste fundar Aexa y cómo fue que llegó a convertirse en contratista de NASA y del Departamento de Defensa de EE.UU.?

Impulsé la creación de la Agencia Espacial Mexicana y ese era uno de los objetivos que tenía. A final de cuentas todo el mundo dice que hay mucho ingenio en México y la verdad es que sí, pero no existen las oportunidades, y no tenía ese organismo que le permitiera platicar con otras agencias espaciales. Ya que acabé eso, la dirección de la agencia quedó a cargo de un grupo opuesto al nuestro y todo lo que nosotros platicamos y creamos un libro que se llamaba El Plan 0-20 que no quisieron seguir, muy respetable la decisión, pero dije ‘bueno, voy a implementarlo yo creando una empresa’ y la verdad es lo que me ha funcionado. El primer contrato que tuve de hecho fue en un centro en Alabama de NASA, que tiene 10 centros en total, y está dentro de la base militar Red Stone Arsenal y tuve mucho la curiosidad porque en esa parte de Alabama la tierra es roja y me recordó mucho al tezontle de Tulancingo y no sé si fue buen augurio, pero fue el primer contrato que gané para entrenar astronautas con mi tecnología, que en ese entonces era realidad virtual o realidad aumentada.

PUBLICIDAD

Lo más difícil es tener los primeros tres contratos y ya que los tuve, empiezas a conocer gente y me empecé a meter con empresas por ejemplo como Lockheed Martin o Raytheon Tecnologhies que son las empresas más grandes de Defensa y es como una bola de nieve, empiezas de chiquito (...) Haciendo las cosas muy bien, tratando de innovar y de bajar costos.

Entonces, ¿el contrato de Alabama es el más icónico para Aexa?

Fue el más icónico porque fue el primero, el que literal nos generó el primer dólar y de ahí se vino todo como bola de nieve.

Al pensar en la teletransportación holográfica y el espacio, llegan flashazos sobre Star Wars… ¿Cómo y para qué nace este proyecto?

En un contrato que tenemos con NASA empezamos a entrenar astronautas por medio de nuestra tecnología que permitía tener Avatars. Durante una práctica y platicando con un general de la Fuerza Aérea que trabaja en NASA, me preguntó ‘qué más puedes desarrollar’ y le dije ‘podemos desarrollar la teletransportación holográfica’, algo así como lo que se veía en Star Wars es posible hacerlo y les gustó la idea.

Era un proyecto que iba despegando muy despacio, la verdad que teníamos planeado lanzarla en cuatro o cinco años, pero llegó Covid y las tecnologías para trabajar remotamente empezaron a agarrar mucha fuerza.

Una cosa que aunque suena sencillo -ríe- no es lo mismo hacer teleportación holográfica en la Tierra que hacerlo en el espacio que es un ambiente hostil. Tenemos un ancho de banda muy chiquitito. Tiene que pasar en la Estación Espacial a través de varios satélites, entonces la comunicación se corta en lo que pasa y se comunica con el siguiente satélite. Además, el equipo en la Estación Espacial, pese a que está protegida, todo el tiempo se está dañando con radiación, hay muchas cosas que lo vuelven difícil, pero el haberlo logrado y ser los únicos que a nivel mundial lograron la primera teleportación holográfica fuera del planeta es muy icónico.

Hay un interés de poner la empresa en rondas de inversión y hacerla pública porque ahorita lo que sigue es hacer que esta tecnología sea disponible para todos, que en lugar de que tú y yo estemos hablando por teléfono, por medio de la teleportación holográfica podamos trabajar. A parte de dar servicio al Gobierno, que sea disponible y de bajo costo para todas las personas.

¿Van marchando bien estas intenciones de salir a bolsa?

Bastante bien, ya tenemos interés de varias empresas para hacer una Oferta Pública Inicial (OPI) y una ronda de inversión. Traemos tres inversionistas ángeles interesados y cuando se haga pública cualquiera va a poder comprar acciones y eso nos va a permitir ser un líder de telecomunicaciones a nivel global.

La conexión con los inversionistas está siendo en EE.UU. y Canadá. Estamos preparando todo, la empresa pasa por un proceso de valoración de metas tecnológicas. Lo que hacen los inversionistas, está el twofold que es como doblar en dos o tenfold, con las empresas tecnológicas que es cuando la inversión se vuelve 10 veces lo que ellos invierten.

¿Para el año que viene se tendrá un avance tangible?

Sí. Estamos apuntando a lanzar el producto comercialmente a todo mundo para el tercer trimestre de 2022 y la oferta pública en el segundo trimestre.

Quién pensaría, de los 80′s con Star Wars a estos días con Aexa...

La verdad es que la ciencia ficción ha inspirado mucho. Ver series como Star Wars o Star Treck y todo lo que veías, al Capitán Kirk usando un teléfono y todo eso ya existe. Nos inspira la ciencia ficción y nosotros nos quebramos la cabeza.

Uno que me gustaba mucho era Doctor Holograma en Star Trek y pude contactar al actor y en la página (de Aexa) nos hace una dedicatoria porque la primera persona que teletransportamos holográficamente al espacio fue un médico de NASA. Le dije ‘usted nos inspiró como doctor holográfico’.

¿Qué esperas que haga la teletransportación por la humanidad?

Número 1. Imagínate que tienes un médico muy brillante en Houston y tiene que hacer una cirugía en la Sierra de Tabasco y no se puede transportar, puede teletransportarse holográficamente para ayudar a los pacientes.

Número 2. Acá tenemos mucha gente que va a la guerra. Imagínate lo importante que esa persona, que ha estado 10 años lejos de su familia, pueda teletransportarse a su casa y tener una cena con su familia.

En la parte del espacio, ahorita que estamos con la Luna, que cualquier persona holográficamente pueda sentir lo mismo que están viviendo los astronautas cuando estemos colonizando a la Luna nuevamente.

El persona a persona. Estamos limitadas por una pantalla de dos dimensiones. El hecho de poder estar juntos tiene un significado psicológico muy fuerte sobre todo ahora que son tiempos de Covid-19.

Finalmente tiene un componente en educación. Estamos trabajando con la Universidad de Houston y para las clases el profesor se va a teletransportar holográficamente con los alumnos y estos van a poder caminar con él dentro de la célula de un ser humano o van a poder aumentar la experiencia en laboratorios por medio de hologramas y la teleportación.

No tiene límite.

Esta tecnología te enlazó a tener algo en común con Musk y Zuckerberg. Entrenar a los astronautas de Crew Dragon y el Metaverso… Háblanos sobre su aplicación

En el caso de Space X no tenemos contrato directo, los astronautas pasan por NASA y cada uno es entrenado con diferentes tecnologías, entre ellas, la nuestra y así es como entramos y tienen contacto con nuestros juguetes.

En el caso del Metaverso, Zuckerberg diseñó dos dispositivos uno de realidad virtual y otro de realidad aumentada y nosotros hemos tenido acceso a esos dispositivos, tenemos una colaboración, y lo que hacemos es desarrollar contenido. El Metaverso va a funcionar, como tengo entendido, para que puedas estar trabajando con realidad virtual con alguien más, un poco lo que traemos nosotros en la teleportación. Literalmente que puedas vivir ahí y estar inmerso todo el tiempo.

¿Cómo estás relacionado con la misión de Artemis?

Lockheed Martin lanzó una nave con NASA que se llama Lucy, de la que nosotros ayudamos a desarrollar algunos componentes o para que puedan entrenar como si fuera impresión 3D, pero más avanzada. Lo que estamos tratando de hacer con Lockheed Martin para la nave Orion es que se incorpore en el equipo la teletransportación holográfica para que los astronautas se puedan teletransportar a la Tierra, pero también cualquier persona en la Tierra pueda estar en el espacio, sobre todo si hay un problema técnico, poder enviar al experto.

¿Qué piensas o cuáles son tus expectativas con Artemis? ¿Cuándo piensas que los humanos podríamos pisar Marte? ¿El mayor reto para lograrlo?

Creo que el mayor reto es convencer a la gente. NASA tenía, en la primera vez que fuimos a la Luna, (el 4% del PIB (de presupuesto), al día de hoy tenemos más misiones y el 0,4%. La gente tiene que estar convencida de por qué ir al espacio y que presionen a los congresistas para que suelten el dinero.

Hay un problema muy complicado tanto para Marte como para la Luna porque hasta este día ningún cohete en la Tierra tiene la capacidad para llegar a ninguno. Por eso eran unos mega cohetes los Saturno en las épocas de Apollo.

Para Marte, Orion es un componente y se va a construir una Estación Espacial en la Luna, Deep Space Gateway o Portal de Espacio Profundo y toda esta estación se va ir a Marte y esperemos que nos toque porque aunque Elon Musk está lanzando su nave Starliner, necesitas algo más grande, digo tener a los astronautas ocho meses en un espacio confinado con una nave aunque tengan todas las películas de Netflix se van a aburrir.

Otra cosa, imagínate que algo sale mal, aquí tienes 60 u 80.000 personas trabajando para mejorar, para que regrese esa gente de Marte, vas a tener cinco o seis personas, por eso nos llevamos una estación espacial. En mi opinión, las primeras misiones a Marte van a ser de ida, no van a tener la capacidad de poder regresar alguien por el reto tan importante que se tiene.

Aexa realiza programas educativos para estudiantes en todo el mundo…

Sí -responde con un tono de emoción- Tuvimos ahorita 150. Cuando empecé con el tema de la Agencia Espacial en México, primero a mí me atacaban mucho por ser joven y lejos de eso no era el único, a la juventud en México no le dan la oportunidad de crecer, lo que pasa es que tiene investigadores ya muy viejos y se queda una brecha, ya cuando les dan la oportunidad (a los jóvenes) es muy tarde. Por otro lado, tampoco tienen acceso a la tecnología, por ejemplo en mi empresa no tengo permitido mostrarle a otros países en 20 o 30 años, entonces los chavos salen en desventaja, salen de una muy buena universidad, pero no tienen las mismas ventajas que otros estudiantes en otras partes del mundo.

Tuve unos estudiantes de India y muchos de Hidalgo, que son muy recurrentes, y lo que tratamos de hacer es darles mucho acceso a la tecnología y a las experiencias de lo que van a ver en 10 o 20 años para que se preparen. Les damos un entrenamiento como si fueran astronautas y la oportunidad de mandar experimentos a la Estación Espacial Internacional y de volar en cero gravedad.

Lo que hacemos es darles ese diferenciador como yo lo tuve para que si se quieren quedar en su país lo hagan y si quieren salir también, pero que tengan esa capacidad única que los va a diferenciar sobre millones de profesionistas de todas partes del mundo.

¿Cómo dirías que se encuentra la industria aeroespacial en México?

Tan solo a la Agencia Espacial le falta mucho porque no tiene convenio con NASA. Debes de tener a la industria, la academia y el gobierno y destinas dinero y le entras. La industria como empresa sí ha crecido mucho, Querétaro tiene unos clusters aeroespaciales muy padres, pero a mí lo que me gustaría ver es empresas nacionales que estén creciendo. No va a ganar lo mismo el país que manufactura, que el país dueño de las empresas.

Conocí una empresa que diseñaba sus propios aviones mexicanos y ya tenía ventas, y no pudo despegar porque burocráticamente nunca le dieron la licencia.

Hay mucho ingenio, la industria de lo que manufacturan está bien, pero sería más importante que hubiera más industria nacional.

En tus sueños a las estrellas, ¿a dónde te gustaría ir?

A Marte (…) pero vamos a ver si me toca.

PUBLICIDAD