Honduras

Banco Central de Honduras reporta el mayor aumento en el índice de equilibrio de género

Según la medición del OMFIF, el BCH experimentó el mayor salto entre 335 instituciones financieras evaluadas, principalmente por la designación de Rebeca Santos en la presidencia

El OMFIF es un foro independiente de expertos sobre bancos centrales y política económica que promueve las buenas prácticas en el mundo financiero.
05 de mayo, 2022 | 11:09 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos
Últimascotizaciones

San Pedro Sula — A pesar de los esfuerzos globales por promover la diversidad en las instituciones financieras, aún queda mucho trabajo por hacer. Muestra de ello es que solo 46 de 335 bancos centrales, fondos públicos de pensiones, fondos soberanos y bancos comerciales están dirigidos por mujeres, es decir, el 14%, según el índice de equilibrio de género (GBI) 2022 del Foro Oficial de Instituciones Monetarias y Financieras (OMFIF, por sus siglas en inglés).

Aunque solo 21 de los 185 bancos centrales están dirigidos por mujeres, conforme al rastreo de la OMFIF, estos últimos meses ha sido récord para los nombramientos femeninos.

De los 26 bancos centrales que cambiaron de gobernadores entre 2021 y 2022, seis tenían mujeres reemplazando a hombres, de los cuales tres estaban en América Latina: Victoria Rodríguez Ceja, del Banco de México (Banxico); Rosanna Costa, Banco Central de Chile; y Rebeca Patricia Santos Rivera, del Banco Central de Honduras (BCH).

PUBLICIDAD

El reporte de la OMFIF destaca que entre los bancos centrales, el Banco de la Reserva Federal de San Francisco encabezó la clasificación con 97 puntos, que significó una subida de 16 escalones para ocupar el primer lugar en el GBI. Le sigue el Banco Central de Túnez, que subió dos peldaños hasta el segundo lugar con una puntuación de 94.

Pero es el BCH el que experimentó el mayor salto en la clasificación: escaló 126 posiciones al cuarto puesto con 92 puntos, principalmente con la designación de Santos Rivera, quien es la quinta hondureña en ocupar el cargo luego de Victoria Díaz de Asfura (1999-2002), María Elena Mondragón (2002-2006), Gabriela Núñez (2006-2007) y Sandra Regina de Midence (2009-2010).

Licenciada en Economía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), una maestría en Desarrollo Rural y un postgrado de Panificación del Desarrollo Rural, la actual presidenta del BCH ha sido, hasta la fecha, la única funcionaria de actual gabinete que de forma pública se dio a conocer que redujo su salario en más de un 50%, en cumplimiento a una orden de austeridad.

PUBLICIDAD

Según el detalle de sueldos del personal del BCH, disponible en el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), en febrero la presidenta percibió un salario neto de 274.697.00 lempiras (HNL), unos 11.207,5 dólares y con las deducciones, un salario bruto de 214.327.53 lempiras, 8.3745,7 dólares.

En marzo, su salario era de 135.000.00 lempiras, es decir, 5.507,9 dólares, y con las deducciones un salario bruto de 107.568.65 lempiras, unos 4.388,7 dólares.

En un tuit publicado desde la cuenta del oficialista Partido Libertad y Refundación (Libre), explicaron que con la reducción salarial se generará un ahorro de 1.4 millones de lempiras al año.

Medidas de austeridad

Durante la presentación del primer informe sobre la situación económica y financiera del país, llevada a cabo el 24 de febrero, la secretaria de Finanzas, Rixi Moncada, informó que, ante la situación de las finanzas públicas, la presidenta de la República, Xiomara Castro de Zelaya, dio la orden que, “sin excepción” ningún funcionario de Estado ganaría más que ella.

La mandataria percibe un salario bruto de 137.600 lempiras, es decir, US$5.609,54. Con las deducciones, le quedan 95.750,54 lempiras, unos US$3.914,72.

Sin embargo, en un análisis breve hecho por Bloomberg Línea, se identificó al menos 40 funcionarios —algunos nombrados por Castro de Zelaya para integrar su gabinete, como los comisionados de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) y el presidente del Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi)— que devengaron en marzo salarios más altos al de la presidenta de la República.

PUBLICIDAD

En el caso de algunos otros cargos, debido a la escala de salarios ya establecido en las instituciones públicas, un recorte equivaldría a un despido indirecto.

Para aclarar ese punto, la reformulación del presupuesto general de la República para el actual ejercicio fiscal incluyó una reforma al artículo 120, referido a la administración de recursos humanos.

Con la aprobación, ahora se lee de la siguiente manera: los salarios de los servidores públicos en los nuevos nombramientos no podrán superar el sueldo bruto que devenga la Presidenta de la República.

PUBLICIDAD