Mercados

Dudas sobre el crecimiento económico terminarían por impulsar el precio del oro

Aunque el precio del lingote ha bajado un 10% desde el máximo alcanzado en marzo, los riesgos sobre el crecimiento económico impulsarían al metal

El lingote superará con creces a la renta variable estadounidense, así como a los bonos de alto rendimiento, y posiblemente incluso a los de grado de inversión en 2022.
Por Ranjeetha Pakiam
07 de junio, 2022 | 08:16 PM

Bloomberg — El oro podría dirigirse a un nuevo repunte, ya que las advertencias sobre una desaceleración económica mundial allanan el camino para un nuevo impulso hacia los US$2.000 la onza.

Una potente mezcla de inflación a un nivel alto durante décadas, la agitación geopolítica y los crecientes rumores de recesión deberían ser alcistas para el tradicional refugio, según los oradores entrevistados antes de una conferencia de metales preciosos en Singapur esta semana.

El lingote ha bajado un 10% desde el máximo alcanzado a mediados de marzo, después de que se disipara la preocupación de que la invasión rusa de Ucrania pudiera derivar en un conflicto más amplio. Pero con los altos ejecutivos de la banca advirtiendo ahora sobre nuevos choques económicos, la situación es propensa para que suceda una estanflación, lo que ayudaría a que el precio del oro suba.

PUBLICIDAD

“Después de décadas de gasto deficitario masivo y políticas monetarias ultralaxas, nos dirigimos hacia un período de estanflación”, dijo Gregor Gregersen, fundador de Silver Bullion Pte. “En este tipo de entorno, los activos de refugio como el oro y la plata físicos son algunas de las mejores cosas que se pueden poseer”.

El oro podría subir en medio de la preocupación por los riesgos de recesióndfd

Gregersen predice que el oro y la plata podrían subir hasta unos US$2.000 la onza y US$26 la onza, respectivamente, a finales de año, y podrían superar esos niveles si se produjeran acontecimientos inesperados de “cisne negro”.

El martes, el oro al contado subió un 0,5%, hasta US$1.850,16 la onza, a las 13:32 horas en Nueva York. El lingote para entrega en agosto ganó un 0,5% y se situó en US$1.852,10 en el Comex. El índice Bloomberg del dólar al contado no varió. Los precios de la plata al contado subieron, mientras que el platino y el paladio bajaron.

PUBLICIDAD

Según Rhona O’Connell, jefa de análisis de mercado para las regiones, incluida Asia, de StoneX Group, los precios de los lingotes se enfrentan a una resistencia en los US$1.930 la onza, pero si se supera ese nivel podrían alcanzarse los US$2.000, impulsados por la negociación técnica.

“Los fundamentos económicos y geopolíticos son más favorables al oro que bajistas”, dijo O’Connell en una entrevista antes de la conferencia.

Aunque el fantasma de la subida de los tipos y de los rendimientos de los bonos pesa sobre el metal precioso que no devenga intereses, la agresiva postura de endurecimiento de la Reserva Federal también ha disparado los temores de recesión, sobre todo en Estados Unidos.

La caída del precio del oro en los últimos meses se ha producido cuando el banco central estadounidense comenzó su ciclo de subidas, por primera vez desde 2018 y señalaron incrementos en las seis reuniones restantes de este año.

El presidente de Goldman Sachs Group Inc. (GS), John Waldron, y el consejero delegado de JPMorgan Chase & Co. (JPM), Jamie Dimon, advirtieron la semana pasada que la economía se vería afectada en medio de desafíos como los riesgos de la inflación y las consecuencias de la guerra en Europa. Estas incertidumbres podrían hacer que más inversores busquen un depósito de valor.

Una Reserva Federal agresiva

Sin embargo, la postura de la Reserva Federal, el aumento de los tipos reales y la solidez del dólar son algunos de los factores que pesan sobre el lingote, según Citigroup Inc. (C) que recortó su objetivo de precio del oro a tres meses en US$300, hasta los US$1.825.

PUBLICIDAD

El banco ha mantenido su previsión de seis a 12 meses en US$1.900, con la elevada volatilidad del mercado de activos y las coberturas de cola de la estanflación probablemente apuntalando el apoyo en torno a los US$1.800, según un informe del 1 de junio. Citigroup cambió su perspectiva de base a neutral para el resto de este trimestre.

Metals Focus prevé que el oro podría caer hasta un mínimo de US$1.670 a medida que la inflación disminuya durante el resto del año, y los tipos reales y los rendimientos aumenten. Aun así, el lingote superará con creces a la renta variable estadounidense, así como a los bonos de alto rendimiento, y posiblemente incluso a los de grado de inversión en 2022, dijo en la conferencia Nikos Kavalis, director gerente de la consultora con sede en Londres.

Hay otras señales de demanda. En abril, el oro en yenes alcanzó un récord gracias a la debilidad de la moneda. Aunque esto provocó algunas ventas en Japón por parte de quienes habían acumulado lingotes a lo largo de los años para obtener beneficios, también hubo una oleada de compras por parte de la generación más joven que buscaba una cobertura contra la inflación, dijo Bruce Ikemizu, director representante de la Asociación del Mercado de Lingotes de Japón.

PUBLICIDAD

“Aunque el oro en yenes sigue en niveles muy altos, vemos un interés de compra muy constante”, dijo Ikemizu antes de un panel de perspectivas en la conferencia. Es probable que los precios continúen cotizando en la franja de los US$1.800 a los US$1.900 en los próximos meses y que puedan terminar el año en los US$1.950, añadió.

El consumo físico podría servir de apoyo. La Casa de la Moneda de Perth ha observado este año una fuerte demanda física de lingotes y monedas de oro y plata acuñados, especialmente en EE.UU., según Cameron Alexander, director de desarrollo empresarial e investigación del sector en la mayor refinería de metales preciosos de Australia.

PUBLICIDAD

“Las perspectivas inmediatas siguen siendo sólidas, pero es difícil predecir si el elevado nivel de demanda que hemos visto recientemente puede continuar en la segunda mitad”, dijo Alexander, que también es ponente en la conferencia. “El reciente aumento de las cifras de inflación que se publican en Europa y EE.UU. sugeriría que la demanda de metales preciosos puede continuar durante algún tiempo”.

-- Con la ayuda de Eddie Spence e Yvonne Yue Li.

PUBLICIDAD