PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Estilo de vida

Tiquetes más caros pondrán a prueba relación de dueños del Chelsea con sus hinchas

El equipo se está preparando para aumentar significativamente el precio de los abonos de la tribuna superior oeste del estadio de Stamford Bridge

El coste de ver el fútbol de la Premier League inglesa está subiendo para la mayoría de los aficionados, lo que hace que los presupuestos de decenas de miles de hinchas que ya están lidiando con la crisis del coste de la vida en el Reino Unido se vean afectados.
Por David Hellier
12 de junio, 2022 | 08:10 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El Chelsea Football Club sigue adelante con sus planes de aumentar el coste de algunos de sus mejores asientos, según personas familiarizadas con el asunto, en una medida que podría poner a prueba la relación de los aficionados con los nuevos propietarios del club.

El equipo se está preparando para aumentar significativamente el precio de los abonos de la tribuna superior oeste del estadio de Stamford Bridge, según estas personas. Una propuesta anterior de poner un precio a los abonos de hasta 3.900 libras (US$4.895) -equivalente a unas 205 libras por partido- se ha moderado ligeramente, aunque el Chelsea planea seguir adelante con la mayor parte de los aumentos previstos, dijeron.

PUBLICIDAD

Los asientos de la tribuna oeste superior están disponibles actualmente desde 70 libras más impuestos por partido, según la página web del club.

El Chelsea mantendrá el precio de los abonos que no se vean afectados por los planes de la tribuna oeste congelados a niveles que no han cambiado desde hace aproximadamente una década, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas al discutir información confidencial.

PUBLICIDAD

El club londinense reveló el precio de la tribuna oeste en noviembre, cuando presentó propuestas para aumentar la cantidad de entradas de hospitalidad lucrativas en su estadio. Los hinchas reaccionaron airadamente a esos planes, diciendo que dejaban fuera de juego a los aficionados de a pie.

Desde entonces, el Chelsea ha sido el centro de una de las adquisiciones más controvertidas y de mayor repercusión en el deporte mundial. El anterior propietario, Roman Abramovich, se vio obligado a vender el club tras ser sancionado por el gobierno británico como parte de su respuesta a la guerra de Rusia en Ucrania.

En mayo, el inversor estadounidense Todd Boehly y la empresa de capital riesgo Clearlake Capital completaron su adquisición del Chelsea por 4.250 millones de libras. Por aquel entonces, el Chelsea Supporters’ Trust pidió a Boehly que congelara los precios de los abonos y revisara los planes para la tribuna oeste como “una muestra inmediata de buena voluntad hacia los aficionados”.

Un representante del Chelsea declinó hacer comentarios, mientras que un portavoz de Boehly no pudo ser localizado inmediatamente para hacer comentarios.

El coste de ver el fútbol de la Premier League inglesa está subiendo para la mayoría de los aficionados, lo que hace que los presupuestos de decenas de miles de hinchas que ya están lidiando con la crisis del coste de la vida en el Reino Unido se vean afectados. De los 20 equipos que compiten en la competición de élite inglesa la próxima temporada, más de la mitad han aumentado el precio de su abono más caro para 19 partidos.

PUBLICIDAD