Colombia

¿Es creíble el plan fiscal de Colombia para 2023? Esto dicen los expertos

El Gobierno presentó su Marco Fiscal de Mediano Plazo, y entre otras, contempla que Ecopetrol le girará el próximo año alrededor de $24 billones

Bloomberg Línea
Por Daniel Guerrero
16 de junio, 2022 | 04:00 AM

Bogotá — Síguenos en las redes sociales de Bloomberg Línea Colombia: TwitterFacebook e Instagram

Una de las grandes urgencias que tiene la economía colombiana es la reducción del déficit fiscal, y para ello requiere aumentar sus ingresos o reducir sus gastos. O las dos cosas.

El Ministerio de Hacienda y Crédito Pública presentó su Marco Fiscal de Mediano Plazo en el que explica cómo será el manejo financiero de los próximos años.

PUBLICIDAD

Sobre el ajuste que propone el Gobierno, Daniel Velandia, director de Investigaciones Económicas de Credicorp Capital, asegura que “esto dependerá en buena parte de la postura que adopte el nuevo Gobierno”.

No obstante, explica que “hay unos supuestos fuertes de que los ingresos petroleros seguirán siendo altos por un par de años más, que se hace el ajuste efectivo del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FPEC) y que los programas de subsidios que se han incrementado de manera importante recientemente se recortan, lo que genera riesgos importantes”.

Sin embargo, Velandia insiste en que el ganador de la presidencia será definitivo para saber qué rumbo tomarán las finanzas nacionales. Velandia sostiene que “en general, nuestra principal preocupación es que los dos programas de gobierno de los dos candidatos apuntan a mayor gasto y tamaño del Estado”.

PUBLICIDAD

A pesar de ello insiste en que “todo dependerá de las propuestas definitivas del nuevo gobierno y de que haya conciencia de que nuevos gastos requieren nuevas fuentes de ingresos. Con todo, las presiones sobre las cuentas fiscales seguirán siendo altas”.

En el documento, el Gobierno explica que hay factores que podrían afectar negativamente el escenario fiscal de Colombia. Entre ellos destacó:

  • Una reducción del recaudo tributario por cuenta de un deterioro no anticipado en las condiciones macroeconómicas. En particular, una contracción del consumo privado debido al impacto de la normalización de la política monetaria por parte del Banco de la República en un esfuerzo por contener la inflación.
  • Una mayor utilización de TIDIS y devoluciones de efectivo para el pago de impuestos, lo que reduce el recaudo neto.
  • Una rápida corrección de los precios internacionales del crudo en 2022 que impliquen una caída en el ingreso nacional y un menor recaudo de cuotas de renta de empresas del sector, o menores dividendos del Grupo Ecopetrol.
  • Un incremento del gasto de intereses en caso tal de un mayor estrés en los mercados financieros que desemboque en aumentos de primas y spreads. Asimismo, en caso de una menor desaceleración de la inflación se generaría un mayor gasto por indexación de títulos en UVR.
  • Un aumento en el diferencial de compensación del FEPC causado en la vigencia 2022, debido a un incremento en el precio del crudo, los refinados, la TRM y/o en las cantidades vendidas de combustibles, frente a lo previsto, implicaría mayores presiones de gasto en 2023 para el GNC.
  • Una ralentización del PIB real, o un menor deflactor del PIB, que aumente el valor relativo de la deuda (efecto denominador).
  • Una depreciación del tipo de cambio que aumente el valor nominal de la deuda en pesos.

A pesar de los riesgos el balance del MFMP que hacen los expertos es positivo. Sergio Olarte, director de Investigaciones Económicas de Scotiabank Colpatria sostiene que “son buenas noticias lo que están pasando ahora. Un crecimiento muy por encima de lo que cualquier se estaba esperando. Eso hace que los ingresos sean mayores y que las necesidades de financiación sean menores. La deuda sobre PIB bajando por las razones correctas, es decir, no solo por un PIB mayor sino porque los mayores ingresos no se los están gastando y eso va a ayudar también a reducir la deuda externa”.

Sin embargo, Olarte alerta porque hay riesgo que no dependen totalmente del Gobierno. “Lo que me parece complicado son los supuestos hacia el futuro. Un petróleo de US$94 a futuro puede ser algo complicado si no se da con una producción que están elevando de 700 mil barriles diarios a 800 mil barriles diarios. Esa es una subida muy importante, ahí se está contando con unos ingresos adicionales que hay que ver si se dan. Además, hay una reducción de gasto muy importante que no es claro cómo se va a hacer reduciendo una cantidad de subsidios que no se sabe si el próximo Gobierno lo va a hacer”.

Finalmente, dice Olarte que “una cosa es entregar la posta, pero cuando llegue el próximo presidente se va a da cuenta que la cosa no es tan sencilla. Las grandes incógnitas son con los supuestos que son optimistas. No estamos de acuerdo con el mensaje del ministro de que no se necesita la reforma, nosotros creemos que sí se necesita una pero que sea de verdad que cambie gastos e ingresos y que modernice eso para que sea sostenible a largo plazo. Ahí están los retos del próximo presidente”.

PUBLICIDAD