Negocios

Evergrande recibirá reembolso de US$818 millones tras cancelar contrato de estadio

Los fondos serán depositados en la cuenta de garantía del estadio y se usarán para pagar deudas relacionadas con el proyecto

Centro de Evergrande
Por Daniel Taub
04 de agosto, 2022 | 05:30 PM

Bloomberg — Tras cancelar un contrato para construir un estadio de fútbol en Guangzhou, China Evergrande Group (EGRNF), el desarrollador inmobiliario con más deudas del mundo, dijo que recibirá de la ciudad un reembolso de $5.520 millones de yuanes (US$818 millones).

Evergrande dijo en la presentación regulatoria el jueves, que los fondos del reembolso del estadio de fútbol de Guangzhou serán depositados en la cuenta de garantía del proyecto y se usarán para pagar deudas relacionadas con éste. También dijo que prevé registrar un pérdida récord de unos $1.255 millones yuanes -el valor total en libros del terreno, los edificios y otras mejoras menos el reembolso- en relación con el proyecto.

En abril de 2020, Evergrande firmó un contrato para el uso de la tierra de Guangzhou, designada para instalaciones deportivas y uso industrial. El estadio fue adquirido por un organismo gubernamental con miras a venderlo mientras el atribulado desarrollador busca reducir los pasivos, ‎según informó Reuters en noviembre. Evergrande también estaba considerando vender el Guangzhou Football Club, dijo el servicio de noticias en ese momento. El documento del jueves no mencionó al club.

PUBLICIDAD

Evergrande ya había comenzado la construcción del estadio de al menos 80.000 asientos y el contrato del terreno le permitía 40 años de uso para fines comerciales y deportivos y 50 años para otros fines comerciales.

La pérdida del proyecto se suma a una miríada de problemas para Evergrande. El desarrollador no entregó un “plan de reestructuración preliminar” que había prometido a finales de julio, lo que alimenta los riesgos de que los inversores se vuelvan más impacientes justo cuando se extiende una crisis de deuda más amplia en la industria inmobiliaria de la nación. En cambio, el asediado gigante inmobiliario presentó lo que llamó “principios preliminares de reestructuración” para su deuda en el extranjero.

Con unos US$20.000 millones en bonos entre pasivos totales de cerca de US$300.000 millones en juego, cualquier reestructuración podría ser una de las más grandes de la historia de China.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD