Negocios

China Evergrande no presenta el plan de reestructuración que prometió

Los inversores esperaban que aportara claridad sobre planes de venta de activos y de ampliación de vencimientos de su deuda, lo que no ocurrió

Edificios de departamentos sin terminar en el sitio de construcción de un desarrollo de China Evergrande Group en Pekín, China, el jueves 6 de enero de 2022.
29 de julio, 2022 | 06:59 PM

Bloomberg — China Evergrande Group, el desarrollador inmobiliario más endeudado del mundo en el centro de una crisis de deuda más amplia en la industria inmobiliaria china, prometió durante meses entregar un “plan de reestructuración preliminar” a finales de julio.

Sin embargo, cuando el asediado gigante inmobiliario realizó una presentación en Hong Kong a última hora de la noche del último día hábil del mes, presentó en su lugar lo que denominó “principios preliminares de reestructuración”.

Aunque el constructor dijo que trataría de anunciar un plan de reestructuración específico dentro de 2022, no hizo ninguna referencia a la propuesta preliminar prometida anteriormente, que los inversores habían esperado que aportara claridad sobre los planes de venta de activos y de ampliación de los vencimientos de deuda.

PUBLICIDAD

El fracaso de Evergrande en su plan preliminar podría alimentar la preocupación sobre el futuro de una empresa cuyo destino tiene implicaciones más amplias para el sistema financiero chino de US$50 billones y para millones de propietarios de viviendas. Otros constructores se han sumado a un récord de impagos desde el año pasado, tras medidas enérgicas del gobierno contra el apalancamiento excesivo y la especulación con la vivienda. La falta de liquidez ha llevado a los desarrolladores a paralizar proyectos y a dejar sin pagar las cuotas. Boicots sin precedentes a hipotecas y préstamos han estallado por parte de compradores y proveedores de viviendas enfadados.

Imperio Evergrandedfd

El tamaño de los pasivos de Evergrande, de unos US$300.000 millones, ha hecho que los inversionistas mundiales se preocupen de que cualquier colapso pueda provocar un contagio financiero y frenar el crecimiento de la segunda economía mundial, que depende del mercado inmobiliario para una cuarta parte del producto interior bruto.

“Toda la pirámide se está derrumbando ahora”, dijo Anne Stevenson-Yang, cofundadora de J Capital Research Ltd. “Lo que es diferente es que las cosas son peores ahora debido a la crisis de Evergrande de hace un año, que está extendiendo sus tentáculos por toda la economía china”.

PUBLICIDAD

El recién nombrado consejero delegado, Shawn Siu, dijo que Evergrande se centrará en completar los proyectos de construcción y no sacrificará el interés de los inversores en tierra, según una entrevista con 21st Century Business Herald. Cuando se le preguntó por qué el plan de reestructuración no cumplía las expectativas del mercado, Siu dijo que la empresa se encontró con asuntos complicados y difíciles, y pidió más paciencia.

Si Evergrande no cumple con el calendario establecido anteriormente, esto sería “negativo para la confianza general de los inversores, y hace que el proceso comience con el pie izquierdo, ya que mermaría aún más la credibilidad de Evergrande”, declaró a principios de esta semana Jean-Louis Nakamura, director de inversiones para la región de Asia-Pacífico de Lombard Odier, a Bloomberg News.

La noticia llega apenas unos días después de que una reorganización de la gestión provocara nuevas incertidumbres. El grupo dijo la semana pasada que el exCEO Xia Haijun se vio obligado a dimitir en medio de una investigación de la empresa sobre cómo se utilizaron $13.400 millones de yuanes (US$2.000 millones) de depósitos como garantía para que terceros obtuvieran préstamos bancarios, que algunos prestatarios no pudieron devolver. El director financiero Pan Darong también tuvo que dimitir.

“El retraso no es precisamente una sorpresa para el mercado, dado que recientemente se produjo un acontecimiento negativo en Evergrande con la dimisión del consejero delegado y del director financiero”, dijo Zerlina Zeng, analista de crédito senior de CreditSights.

La propia empresa dijo en junio que estaba impulsando activamente la reestructuración y que esperaba anunciar el plan preliminar a finales de julio.

La constructora conmocionó a los mercados cuando incumplió el pago de bonos en dólares a finales del año pasado. También se enfrenta a un juicio de liquidación y a la resistencia de los acreedores, lo que podría empujarla a su primer impago en tierra.

PUBLICIDAD

Evergrande dijo en la presentación del viernes que podría ofrecer algunos activos fuera de China para pagar a los acreedores, incluyendo acciones de su vehículo eléctrico y servicios de gestión de propiedades. La reestructuración incluirá los pagarés de la empresa en el extranjero, las obligaciones de deuda de sus filiales y las obligaciones de recompra de su plataforma de ventas en línea no cotizada FCB Group, dijo.

La constructora dijo que “el principio de trato justo a los acreedores se reflejará en la propuesta de reestructuración”.

El gobierno del presidente chino, Xi Jinping, está tratando de encontrar un equilibrio entre la reducción del endeudamiento de las empresas privadas con capacidad de adquisición y apalancamiento, al tiempo que limita las consecuencias económicas. Xi está tratando de frenar el aumento de los préstamos y la clase multimillonaria como parte de su campaña de “prosperidad común” para reducir la enorme brecha de riqueza. Esto ha provocado una oleada récord de impagos de bonos en dólares por parte de los promotores.

PUBLICIDAD

En un ejemplo de cómo todo esto está cayendo en cascada, un grupo de pequeñas empresas y proveedores que dijeron que dejarían de pagar sus propias deudas culparon a Evergrande de dejarles sin recursos.

China está estudiando un plan para confiscar terrenos no urbanizados de empresas inmobiliarias en dificultades, utilizándolos para ayudar a financiar la finalización de proyectos de vivienda paralizados que han provocado boicots hipotecarios en todo el país, según personas familiarizadas con el asunto.

La propuesta, que aún se está debatiendo y podría cambiar, aprovecharía las leyes chinas que permiten a los gobiernos locales recuperar el control de los terrenos vendidos a empresas inmobiliarias si siguen sin desarrollarse después de dos años, sin compensación. Esto daría a las autoridades más libertad de acción para destinar fondos a las viviendas no terminadas, en posible detrimento de los acreedores, que perderían sus derechos sobre algunos de los activos más valiosos de los promotores.

PUBLICIDAD