Economía

Miembros de la Fed prometen dureza para mantener credibilidad ante la inflación

Las grandes alzas de tasas aumentan las credenciales del banco central en lo referido a la búsqueda de aplacar la inflación, dijo el titular la la Fed de San Luis, James Bullard

James Bullard, presidente y CEO del Banco de la Reserva Federal de San Luis, gesticula mientras habla en la Conferencia de Política Monetaria y Financiera 2019 en la sede europea de Bloomberg en Londres, Reino Unido, el martes 15 de octubre de 2019.
Por Steve Matthews
04 de agosto, 2022 | 06:52 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Distintos miembros de la Reserva Federal prometieron esta semana que el banco central continuará una lucha agresiva para enfriar una inflación que está en el punto más alto de cuatro décadas, incluso si las tasas más altas causan el riesgo de que EE.UU. entre en recesión.

El presidente del Banco de la Reserva Federal de San Luis, James Bullard, dijo que está a favor de una estrategia de “adelantar” las subidas de tasas, y que quiere terminar el año en un rango de 3,75% a 4%. Su homólogo de Richmond, Thomas Barkin, dijo que el banco central estaba comprometido a reducir la inflación y que podría producirse una recesión.

PUBLICIDAD

“Todavía nos queda camino por recorrer para llegar a una política monetaria restrictiva”, dijo Bullard en una entrevista en la CNBC. “He argumentado ahora, con cifras de inflación más altas de la primavera (boreal), que deberíamos llegar al 3,75% al 4% este año. La cuestión de si queremos hacerlo en una reunión concreta o en otra es una gran pregunta. A mí me gusta el front-loading (adelantamiento de las subidas). Creo que mejora nuestras credenciales de lucha contra la inflación”.

Los miembros de la Fed que hablaron esta semana enfatizaron que la inflación, en máximos de 40 años, aún tiene que desacelerarse, y se opusieron a la percepción de que el banco central estaba pivotando hacia una fase menos agresiva. El presidente del banco central, Jerome Powell, citó la semana pasada las previsiones del Comité Federal de Mercado Abierto de que la Fed subiría las tasas al 3,4% a finales de año y al 3,8% en 2023.

PUBLICIDAD

“Tendremos que ver pruebas convincentes de la inflación general y otras medidas de la inflación subyacente bajando de forma convincente antes de que podamos sentir que estamos haciendo lo suficiente”, dijo Bullard.

Posteriormente, añadió que la Fed probablemente tendrá que mantener las tasas “más altas durante más tiempo” para ver una desaceleración generalizada del crecimiento de los precios.

Los mercados prevén recortes de las tasas de interés a partir del primer semestre de 2023 y algunos inversores interpretaron los comentarios de Powell en la conferencia de prensa de la semana pasada como una señal de que la Fed podría ser menos agresiva en breve.

La Fed subió las tasas de interés en 75 puntos básicos por segunda vez consecutiva y Powell dijo que sería posible otro aumento de esa magnitud en septiembre. No dio ninguna orientación específica hacia el futuro y dijo que las futuras subidas dependerán de los datos y se decidirán reunión por reunión.

PUBLICIDAD

“Hay un camino hasta tener la inflación bajo control”, dijo Barkin en su discurso por separado, ante la Asociación del Valle de Shenandoah en Virginia. “Pero podría producirse una recesión en el proceso. Si se produce una, debemos mantener la perspectiva: Nadie canceló el ciclo económico”.

Barkin no fue específico a la hora de describir su trayectoria deseada para las tasas de interés, pero dijo que es poco probable que la inflación baje de forma rápida o previsible.

PUBLICIDAD

Crecimiento del empleo

“Puede que nos ayuden o no los acontecimientos mundiales y las cadenas de suministro, pero tenemos las herramientas, y tenemos la credibilidad con los hogares, las empresas y los mercados necesaria para obtener ese resultado a lo largo del tiempo y lo haremos”, dijo.

Tanto Bullard como Barkin dijeron estar de acuerdo con la opinión de Powell de que EE.UU. no está en recesión, citando el fuerte crecimiento del empleo como algo más convincente que los dos trimestres negativos del producto interior bruto que algunos ven como señal de una recesión. Bullard dijo que espera un crecimiento en la segunda mitad del año.

“Los temores de recesión son un poco incoherentes con una economía que añade casi 400.000 puestos de trabajo al mes y con el desempleo cerca de su mínimo histórico en el 3,6%”, dijo Barkin.

PUBLICIDAD