Economía

Biden prepara su candidatura para 2024, a pesar de las dudas en su propio partido

Sus aliados dicen que la determinación de Biden ha crecido en medio de las revelaciones sobre Trump y su papel en la insurrección del 6 de enero de 2021

Biden señala con frecuencia las encuestas que lo muestran derrotando a Trump cara a cara en un enfrentamiento en 2024.
Por Justin Sink y Josh Wingrove
11 de agosto, 2022 | 09:30 PM

Bloomberg — El presidente Joe Biden está haciendo planes para lanzar su candidatura a un nuevo periodo en la Casa Blanca después de las elecciones legislativas que se harán en noviembre, según varios de sus asesores y aliados, lo que además ocasionaría una posible revancha en 2024 con el ex presidente Donald Trump.

La decisión del mandatario de 79 años de buscar la reelección cada vez es más fuerte, a pesar de que las encuestas muestran que la mayoría de los demócratas preferirían un candidato distinto. Las personas cercanas a Biden aseguran que está animado por las recientes victorias en el Congreso, las buenas noticias económicas y de política exterior. Además, dicen que está comprometido a negar nuevamente el regreso de Trump al Despacho Oval.

“El presidente ha dicho que está planeando presentarse de nuevo”, dijo Anita Dunn, una antigua asesora que recientemente regresó a la Casa Blanca. “La gente debería tomarle la palabra”.

PUBLICIDAD

Tres congresistas del Partido Demócrata han dicho recientemente que Biden debe darle paso a un sucesor más joven, mientras que varios más se han negado rotundamente a respaldar su reelección. El índice de aprobación de Biden es de sólo un 40%, según un análisis de encuestas de FiveThirtyEight.

Pero sus aliados dicen que la determinación de Biden ha crecido en medio de las revelaciones sobre Trump y su papel en la insurrección del 6 de enero de 2021, así como el continuo abrazo del ex presidente con los republicanos.

Esta semana, agentes del FBI registraron la finca de Trump en Mar-a-Lago, en Florida, como parte de una investigación sobre si retiró documentos clasificados de la Casa Blanca, y Trump fue depuesto por el fiscal general de Nueva York por las denuncias de que sus empresas engañaron a los prestamistas.

PUBLICIDAD

Biden señala con frecuencia las encuestas que lo muestran derrotando a Trump cara a cara en un enfrentamiento en 2024, y cree que ganó la nominación demócrata en 2020 porque representaba la mejor oportunidad para sacar al ex presidente del poder.

Pero en una posible revancha, Biden sería el titular, defendiendo su historial tanto en la economía como en el extranjero mientras se defiende de Trump y de su todavía formidable y energizada base de seguidores.

Biden también podría no enfrentarse a Trump, en caso de que el ex presidente, que tiene 76 años, opte por no presentarse o pierda un desafío en las primarias por parte de un republicano más joven y en ascenso.

Durante una reunión con activistas del Partido Demócrata a principios de este mes, Biden dijo que le preocupaba que el riesgo para la democracia “no ha disminuido; en todo caso, ha aumentado”. Biden añadió que no podía pensar en nada más importante que asegurarse de que el partido estuviera en condiciones de ganar tanto las elecciones de mitad de mandato “como las de 2024″.

“Pensó que era la única persona que podía vencer a Donald Trump cuando éste se presentó a la reelección, y tenía razón”, dijo Cedric Richmond, un ex congresista y asesor de la Casa Blanca que se ha trasladado al Comité Nacional Demócrata para ayudar a coordinar los esfuerzos políticos.

“Está claro que es nuestro mejor candidato”, añadió, desestimando las preocupaciones entre los demócratas sobre la edad o la popularidad de Biden como algo “molesto y que distrae”.

PUBLICIDAD

Dudas demócratas

Un anuncio real llegaría en los meses posteriores a las elecciones de mitad de período, pero los aliados dicen que la coordinación acelerada con el DNC, que ha volcado recursos en los cruciales estados indecisos antes de noviembre, es la indicación pública más segura de que Biden está tramando una segunda candidatura.

Fortalecer el DNC ha sido una prioridad clave para el presidente. El comité ha recaudado más de US$245 millones en lo que va del ciclo electoral, un récord de mitad de mandato para el partido.

El presidente considera que el refuerzo de los recursos del DNC en las principales elecciones de mitad de mandato, incluidas las competitivas elecciones al Senado en Pensilvania, Arizona y Nevada, es una forma de apoyar a los candidatos demócratas que podrían ayudar a su programa y de crear organizaciones a nivel estatal en las que se apoyaría durante una campaña de reelección, según un asesor de Biden que pidió el anonimato para hablar de la planificación.

PUBLICIDAD

Biden también ha intensificado el contacto con donantes clave que ayudaron a su candidatura en 2020, y planea más eventos políticos y más contacto con los partidarios de base. El asesor señaló que muchos de los estados con carreras clave en 2022 serían importantes en las elecciones de 2024 y que las inversiones allí ayudarían a la candidatura presidencial de Biden.

Biden también ha tratado de reforzar los lazos con los sindicatos, que son un electorado personal clave. Los grupos de acción política afines han incrementado el gasto en los estados disputados, con el grupo pro-Biden Future Forward USA invirtiendo millones de dólares en anuncios y otro grupo de apoyo, Building Back Together, tratando de destacar sus logros políticos.

PUBLICIDAD

Biden, recientemente recuperado de Covid-19, tiene previsto un programa de viajes nacionales más agresivo y más actos de campaña, como los ayuntamientos.

La estrategia está diseñada principalmente para promover los logros legislativos de Biden de cara a noviembre. Pero también tiene como objetivo abordar sutilmente las preocupaciones sobre la edad de Biden que se ciernen sobre su presidencia y que han provocado especulaciones sobre si podría montar otra campaña.

El representante de Minnesota Dean Phillips respondió “no” en una entrevista radiofónica el mes pasado cuando se le preguntó si apoyaría a Biden en 2024. Otra representante de Minnesota, Angie Craig, respaldó a Phillips en una entrevista con la organización de noticias MinnPost y dijo que el país necesita una “nueva generación” de líderes demócratas.

PUBLICIDAD

Otros demócratas destacados, como el senador Joe Manchin de Virginia Occidental y la representante Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, han declinado respaldar la reelección de Biden. El fin de semana pasado, la columnista del New York Times, Maureen Dowd, imploró a Biden que “se vaya con un buen sabor de boca”.

Los asesores del Congreso y los aliados demócratas dicen que para muchos legisladores, el equívoco público es simplemente una forma de crear distancia con la Casa Blanca en un entorno político especialmente difícil y no representa una ruptura real entre Biden y su partido.

Aun así, tres cuartas partes de los demócratas encuestados por CNN el mes pasado dijeron que querían un candidato diferente en 2024, y una cuarta parte de los votantes demócratas dijeron que no creían que Biden pudiera volver a ganar.

PUBLICIDAD

Victorias políticas

Biden y sus ayudantes han tenido cuidado de advertir las respuestas sobre si se presentará de nuevo diciendo que la decisión no es definitiva y que podría depender de su salud. Pero la cautela no tiene su origen en la preocupación por la capacidad del presidente para ejercer un segundo mandato a sus 80 años.

Por el contrario, según sus colaboradores, les preocupa que declararse públicamente antes de las elecciones de mitad de mandato pueda desencadenar restricciones legales a la recaudación de fondos. Como candidato declarado, el DNC también podría ser responsable de una mayor parte del coste de los viajes presidenciales a ciertos eventos.

Las perspectivas tanto para el partido de Biden en noviembre como para su propia reelección han mejorado últimamente gracias a una serie de victorias políticas. Firmó la primera ley de seguridad de las armas en décadas, así como una medida que autoriza miles de millones de dólares en subvenciones para la fabricación de semiconductores en Estados Unidos.

Un paquete de US$437.000 millones para frenar el cambio climático, reducir los precios de los medicamentos con receta y aumentar los impuestos a las empresas se dirige a la mesa de Biden.

A finales del mes pasado, ordenó un ataque con drones que mató al líder de Al Qaeda, Ayman Al-Zawahiri. Los datos recientes sobre inflación y empleo sugieren que el crecimiento económico sigue siendo fuerte y que los precios de la gasolina y los alimentos se están moderando.

Los aliados de Biden esperan que estos avances den sus frutos políticos, y señalan que los líderes en ejercicio en todo el mundo son impopulares debido a la lucha mundial contra la inflación post-pandémica y la guerra en Ucrania. Pero dicen que el presidente prevalecerá cuando se le pondere frente a un republicano como Trump

“Si dice que piensa presentarse, se presenta”, dijo Richmond. “Y si se presenta, gana”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD