EE.UU.

Republicanos cierran filas en torno a Trump luego de que el FBI registrara Mar-a-Lago

Desde el Comité Nacional Republicano hasta los potenciales rivales de las primarias presidenciales de 2024 hicieron eco de que el registro estaba motivado políticamente

Trump speaks during the America First Policy Institute's America First Agenda Summit in Washington, D.C., on July 26. Photographer: Al Drago/Bloomberg
Por Mark Niquette y Gregory Korte
09 de agosto, 2022 | 09:36 PM

Bloomberg — Un día después de que los agentes federales registraran la casa de Donald Trump en Mar-a-Lago como parte de una investigación cada vez más amplia, hubo pocas señales de que los republicanos estuvieran dispuestos a distanciarse del ex presidente.

En cambio, todos, desde el Comité Nacional Republicano hasta los potenciales rivales de las primarias presidenciales de 2024, como el gobernador de Florida, Ron DeSantis, se hicieron eco de la afirmación de Trump de que el registro del Departamento de Justicia estaba motivado políticamente, arrojándolo como un mártir político.

El apoyo es una prueba más del control duradero de Trump en el Partido Republicano. En los últimos días, una encuesta realizada entre sus partidarios más fervientes mostró que sigue siendo el presunto favorito para las primarias presidenciales republicanas de 2024. Trump ha dejado entrever en numerosas ocasiones su intención de volver a presentarse.

PUBLICIDAD

Así que la cuestión es realmente el momento y lo perjudicial que será para las elecciones de mitad de mandato. A menos de 100 días de esas críticas elecciones de noviembre, los republicanos necesitan a la entusiasta base de Trump para tener una oportunidad de cambiar el control del Congreso.

Si la investigación no produce pruebas de lo que la opinión pública percibe como una infracción grave, podría ayudar a los candidatos respaldados por Trump en noviembre y darle un impulso en 2024.

“Es un arma de doble filo, y todo va a oscilar en función de si esta redada produce o no algo de sustancia real”, dijo Brad Coker, de Mason-Dixon Polling & Strategy en Florida. “Si no lo hace, va a quedar muy, muy mal el hecho de allanar básicamente la casa de un ex presidente por algo que podría equivaler a un montón de nada”.

PUBLICIDAD

Antes del registro del FBI, Coker dijo que vio pruebas de encuestas privadas en múltiples estados de que la popularidad de Trump había caído después de que la comisión de la Cámara de Representantes que investiga el ataque del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos mostrara a un presidente errático y desesperado por mantenerse en el poder.

¿DeSantis 2024?

Esas perjudiciales audiencias televisadas habían suscitado la idea de que los republicanos buscarían cada vez más un candidato para 2024 en otra parte. DeSantis, por ejemplo, comenzó a subir en las encuestas. Es una estrella en ascenso y un antiguo acólito de Trump, sin el equipaje tóxico.

Este pasado fin de semana, una encuesta presidencial entre los asistentes a la Conferencia de Acción Política Conservadora en Dallas mostró a Trump como la clara opción con un 99% de aprobación y la elección del 69% de los asistentes, seguido por DeSantis con un 24%.

El veterano estratega demócrata James Carville, que asesoró al expresidente Bill Clinton, duda que el Departamento de Justicia hubiera actuado a menos que estuviera claramente justificado.

“Si yo fuera republicano, no hablaría muy definitivamente de ello”, dijo Carville. “Mi opinión es que esto es serio. No puedo imaginar que esto no haya sido revisado ampliamente por las más altas autoridades.”

El senador Chuck Grassley, el principal republicano del Comité Judicial, arremetió contra la falta de una explicación pública sobre el registro y dijo que había hablado con el director del FBI, Christopher Wray, el martes para compartir sus preocupaciones.

PUBLICIDAD

“Si el FBI no es extraordinariamente transparente sobre su justificación de las acciones de ayer y se compromete a erradicar el sesgo político que ha infectado sus investigaciones más delicadas, habrán sellado su propio destino”, dijo Grassley en un comunicado difundido por su oficina.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, también pidió una explicación inmediata en un nuevo comunicado el martes por la noche.

Cerrando filas

Los partidarios de Trump en el Partido Republicano, entre ellos el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, calificaron la búsqueda del FBI de motivada políticamente, buscando presentar al ex presidente como la víctima de los opositores empeñados en impedir que vuelva al poder.

PUBLICIDAD

Algunos republicanos se oponen a que Trump anuncie su nominación antes de noviembre por temor a que energice a los demócratas y distraiga la atención de la disparada inflación y otros temas que los republicanos quiere usar contra los demócratas.

Pero tras el registro, algunos asesores de Trump, entre ellos Steve Bannon, pidieron al ex presidente que se lance ya. Los potenciales candidatos presidenciales de los republicanos, entre ellos DeSantis, la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, y el senador estadounidense de Texas, Ted Cruz, se unieron a él.

PUBLICIDAD

DeSantis lo calificó como “otra escalada en el armamento de las agencias federales contra los opositores políticos del Régimen.”

De hecho, Trump está inmerso en varias investigaciones estatales y federales. En febrero, la Administración Nacional de Archivos y Registros confirmó que había recuperado 15 cajas de documentos presidenciales de la residencia de Trump en Mar-a-Lago.

En una encuesta de USA Today realizada poco después, el 56% de los votantes estaba de acuerdo en que era “un asunto serio de gobierno que merece una investigación más profunda”. Sólo el 31% estaba más de acuerdo con la afirmación de que era “un asunto alimentado sobre todo por el partidismo que no merece más investigación”.

PUBLICIDAD

Pero los resultados de la encuesta fueron altamente partidistas, con un 88% de demócratas y sólo un 27% de republicanos preocupados por el manejo de los registros de Trump. Los independientes se pusieron más del lado de los demócratas, 55% a 32%.

Queda por ver cómo se desarrollará todo esto en las competitivas elecciones al Senado, que los demócratas necesitan ganar para controlar la cámara alta y en las que Trump ha elegido personalmente a los candidatos que favorece. El apoyo a Trump era del 44% en Pensilvania y del 43% en Georgia, según las encuestas de Fox News del mes pasado, casi idénticas a la baja aprobación del presidente Joe Biden en esos estados.

Los candidatos al Senado apoyados por Trump, JD Vance en Ohio, Mehmet Oz en Pensilvania y Blake Masters en Arizona, tuitearon que la búsqueda estaba motivada políticamente, y Herschel Walker en Georgia dijo en una declaración proporcionada por su campaña que los oponentes de Trump están “armando el FBI” en un momento de aumento de precios.

PUBLICIDAD

Frank Luntz, un estratega republicano, dijo que la naturaleza sin precedentes de la redada en la casa de un ex presidente se extiende más allá de la política a la democracia estadounidense.

“Obviamente, necesitamos que se rindan cuentas. Y obviamente, si algo se hizo ilegalmente, los estadounidenses necesitan saberlo”, dijo. “Pero invadir la casa de un ex presidente, si no tienes pruebas irrefutables, vas a pagar un precio enorme y esto va a destruir al FBI”.

-- Con la ayuda de Steven T. Dennis.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD