Salud

Estudio revela que efectos del Covid-19 en el cerebro repercuten años después

Los resultados están basados en los registros de más de 1,25 millones de pacientes, desde niños hasta ancianos

Un residente recibe una prueba de hisopo Covid-19 durante una clínica móvil en la iglesia Saint Paul MB en Cleveland, Mississippi, Estados Unidos, el sábado 8 de enero de 2022.
Por Jason Gale
20 de agosto, 2022 | 08:07 AM

Bloomberg — Aquellas personas que se recuperan del Covid-19 siguen teniendo un mayor riesgo de padecer trastornos psicóticos, demencia y afecciones similares durante al menos dos años. Las conclusiones se desprenden de un amplio estudio que pone de manifiesto la creciente carga de enfermedades crónicas que ha dejado la pandemia.

Investigadores de la Universidad de Oxford descubrieron que, aunque la ansiedad y la depresión son más frecuentes después del Covid-19 que de otras infecciones respiratorias, el riesgo suele remitir dentro de los dos meses. En cambio, los déficits cognitivos conocidos coloquialmente como “niebla cerebral”, la epilepsia, las convulsiones y otros trastornos mentales y cerebrales a más largo plazo seguían siendo elevados 24 meses después de la enfermedad, según el estudio, publicado el miércoles en la revista Lancet Psychiatry.

Los resultados, basados en los registros de más de 1,25 millones de pacientes, se suman a la evidencia del potencial del virus para causar un profundo daño al sistema nervioso central y exacerbar la carga mundial causada por la demencia, cuyo costo se estima en US$1,3 billones en el año en que comenzó la pandemia. Los investigadores de Oxford demostraron en marzo que incluso un caso leve se asocia con un encogimiento del cerebro equivalente a una década de envejecimiento normal.

PUBLICIDAD

“Los resultados tienen importantes implicaciones para los pacientes y los servicios sanitarios, ya que sugieren que es probable que se produzcan nuevos casos de afecciones neurológicas relacionadas con la infección por Covid-19 durante un tiempo considerable después de que la pandemia haya remitido”, afirmó Paul Harrison, profesor de psiquiatría y autor principal del estudio, en un comunicado. El estudio pone de manifiesto la necesidad de investigar más para entender por qué ocurre esto, y qué se puede hacer para prevenir y tratar estas afecciones, dijo.

El estudio analizó los datos de 14 diagnósticos neurológicos y psiquiátricos de la red de registros sanitarios electrónicos TriNetX, que contiene información no identificada de aproximadamente 89 millones de pacientes, desde niños hasta ancianos. Los 1,28 millones de personas con un diagnóstico confirmado de Covid-19 durante el periodo de dos años del estudio se emparejaron con un número igual de pacientes con otra infección respiratoria que actuaron como grupo de control.

La probabilidad de la mayoría de los diagnósticos neurológicos y psiquiátricos tras Covid-19 fue menor en los niños que en los adultos. A diferencia de los adultos, no tenían un mayor riesgo de sufrir trastornos del estado de ánimo o de ansiedad, y cualquier déficit cognitivo que experimentaran solía ser transitorio.

PUBLICIDAD

“Preocupante”

“Es una buena noticia que el mayor riesgo de diagnósticos de depresión y ansiedad después de Covid-19 sea relativamente efímero y que no aumente el riesgo de estos diagnósticos en los niños”, dijo el coautor Max Taquet. “Sin embargo, es preocupante que algunas otras afecciones, como la demencia y las convulsiones, sigan diagnosticándose con mayor frecuencia después de la enfermedad, incluso dos años después”.

El hecho de que estos riesgos sigan siendo elevados durante tanto tiempo sugiere que los mecanismos subyacentes que los impulsan persisten mucho después de la infección aguda, señalaron los investigadores. Entre las posibles causas se encuentran el daño a las células que recubren los vasos sanguíneos, lo que da lugar a coágulos de sangre, y la filtración de la barrera hematoencefálica.

Los autores señalaron que la vacunación previa se asocia con una reducción o un cambio en los riesgos de la mayoría de los resultados neurológicos o psiquiátricos. Las tasas de estos problemas fueron similares tras la aparición de las variantes ómicron y delta, lo que sugiere que las infecciones por coronavirus pueden seguir provocando enfermedades neuropsiquiátricas incluso cuando causan una enfermedad menos grave.

El estudio es el primero que intenta examinar algunas de las consecuencias neurológicas y psiquiátricas dispares y persistentes de Covid-19 en un gran conjunto de datos, según escribieron Jonathan Rogers y Glyn Lewis, del University College de Londres, en un comentario adjunto.

“Destaca algunas características clínicas que merecen especialmente una mayor investigación”, afirmaron, y añadieron que se necesita más investigación para validar los resultados.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD