Brasil en español

Endurecen protocolos de seguridad de candidatos en Brasil tras atentado en Argentina

Los protocolos de seguridad existentes se aplicarán de forma más estricta después de que en Buenos Aires un hombre apuntara a la cabeza de la vicepresidenta argentina

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, a la izquierda, conduce una motocicleta frente a sus partidarios en un mitin durante el Día de la Independencia de Bahía en Salvador, estado de Bahía, Brasil, el sábado 2 de julio de 2022.
Por Simone Preissler Iglesias
02 de septiembre, 2022 | 06:05 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El atentado la noche del jueves en Buenos Aires contra la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha conmocionado las campañas de los principales candidatos a la presidencia de Brasil cuando faltan unas cuantas semanas para las elecciones de octubre,

Personas familiarizadas con los equipos de seguridad del presidente Jair Bolsonaro y el exmandatario Luiz Inacio Lula da Silva dijeron que los protocolos actuales se aplicarán más estrictamente después de que un hombre apuntara a la cabeza de la expresidenta argentina y a centímetros de distancia apretara el gatillo de un arma cargada que no se disparó.

Este tipo de violencia política es poco frecuente en Argentina, pero en Brasil es mucho más común. El propio Bolsonaro fue apuñalado cuando hacía campaña en 2018, y desde entonces el clima político se ha tensado en el país.

PUBLICIDAD

El presidente tiene a dos de sus guardias de seguridad cargando constantemente un maletín plegable de Kevlar para evitar ataques a corta distancia, al tiempo que a Lula se le ha aconsejado no abrazar a sus seguidores, dijeron las personas, que solicitaron el anonimato por tratarse de información confidencial.

Si bien ninguno de los dos candidatos rehúye las manifestaciones públicas y rara vez plantea preocupaciones de seguridad, detrás del escenario hay cientos de policías federales, personal militar y seguridad privada alrededor de los candidatos. Tan solo la Policía federal, similar a un FBI en Brasil, tiene alrededor de 400 agentes trabajando en la protección de los candidatos presidenciales.

Lula contrató un equipo de seguridad privada que trabajaba junto con unos 40 agentes de la policía federal responsables de su seguridad, además del personal asignado regularmente a los expresidentes, dijo una persona. Alrededor de un tercio de los 15 asientos del avión alquilado por su partido para la campaña están ocupados por agentes de seguridad, según dos personas.

PUBLICIDAD
Luiz Inacio Lula da Silva, Brazil's former president, during a campaign event at Vale do Anhangabau in Sao Paulo, Brazil, on Saturday, Aug. 20, 2022. Datafolha election poll released on Thursday showed incumbent President Jair Bolsonaro narrowing the gap to front-runner Lula to 15 percentage points from 18 points in July and 21 points in May.dfd

El líder de izquierda generalmente se resiste a usar un chaleco antibalas y suele pedir excepciones a la regla de no abrazar, pero el ataque a la vicepresidenta de Argentina podría hacerle cambiar de opinión, dijo la persona.

Bolsonaro, por otro lado, usa frecuentemente un chaleco antibalas cuando hace campaña al aire libre. También se le aconsejó que evitara comer y beber en los eventos en medio de preocupaciones de que podría ser envenenado, según un miembro de su personal que pidió no ser identificado por tratarse de información privada. Durante el primer debate televisivo el 28 de agosto, un agente probó un sándwich antes de que Bolsonaro se lo comiera, agregó la persona.

Incidentes anteriores

En 2018, menos de un mes antes de las elecciones, el entonces candidato Bolsonaro fue apuñalado en el abdomen en un evento de campaña en el estado de Minas Gerais, por lo que tuvo que ser sometido a múltiples cirugías y hospitalizaciones desde entonces. A principios de ese mismo año, el autobús en el que Lula viajaba por los estados del sur recibió varios disparos. Ambos casos fueron considerados incidentes graves pero aislados.

Este año, cuatro episodios preocuparon especialmente al equipo de seguridad de Lula. En mayo, un hombre irrumpió en la fiesta de bodas del expresidente en São Paulo. Unas semanas más tarde, otro hombre irrumpió en una conferencia de prensa en la que Lula y su compañero de fórmula, Geraldo Alckmin, lanzaron sus lineamientos gubernamentales.

Los incidentes más graves se produjeron cuando un dron arrojó un líquido sobre los partidarios de Lula reunidos en un mitin en Minas Gerais en junio y luego, al mes siguiente, cuando un hombre arrojó un pequeño explosivo en otro evento en Río de Janeiro. En ambos casos, el expresidente aún no había llegado al lugar.

Miembros de la campaña de Lula dijeron que, en todos esos casos, los sospechosos fueron rápidamente arrestados y remitidos a las autoridades. Ni la Policía federal ni la oficina de seguridad institucional, que es responsable de la protección de Bolsonaro, respondieron a las reiteradas solicitudes de entrevistas.

PUBLICIDAD

-Con la asistencia de Daniel Carvalho.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD