Startups

Los bancos quieren la deuda de las startups, pero los inversionistas desconfían

Itaú tiene US$ 57 millones para invertir en deuda de riesgo para nuevas empresas en etapa inicial, pero para General Atlantic, asumir deuda requiere precaución

En esta estructura separada de deuda de riesgo, Itaú tiene BRL 300 millones para asignar a startups hasta fines de este año, con la idea de invertir en boletos más pequeños de empresas en una etapa anterior.
17 de septiembre, 2022 | 02:21 PM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg Línea — En América Latina, las rondas desde Serie C en adelante han experimentado un importante ajuste a la baja en la primera mitad de este año en comparación con el mismo período del año pasado, según LAVCA (Asociación Latinoamericana de Inversiones de Capital Privado). En detrimento de las rondas de capital, algunas startups se están financiando a través de deuda, con líneas de crédito, o la llamada venture debt, un modelo de financiación que no diluye la participación en el capital.

En Brasil, Itaú BBA dijo en una entrevista con Bloomberg Línea que ha construido un libro de deuda de riesgo con financiamiento propio del balance del banco.

En esta estructura de deuda de riesgo separada, Itaú tiene R$ 300 millones (casi US$57 millones) para asignar a nuevas empresas a fines de este año, con la idea de invertir en pequeñas cantidades de empresas en etapa inicial. “Ya hicimos varias autorizaciones y en dos o tres semanas tendremos otra transacción para anunciar”, dijo Fábio Villa, director comercial de Itaú BBA.

PUBLICIDAD

En los últimos días, Goldman Sachs (GS) proporcionó una línea de crédito de $140 millones a la fintech chilena Xepelin y la fintech de pagos mexicana Clip obtuvo una línea de crédito renovable no garantizada a tres años por $50 millones con Morgan Stanley (MS), J.P.Morgan (JPM) y HSBC (HSBC), mientras que Goldman Sachs proporcionó una línea de crédito garantizada de $150 millones a la firma mexicana de gestión de préstamos y gastos Clara. El banco estadounidense también prestó $ 233 millones a Mercado Libre (MELI) en julio, participó en la línea de crédito de $ 650 millones de Nubank (NU) a principios de este año y proporcionó $ 160 millones a Konfio de México el año pasado.

Con cartera propia del banco, Itaú dijo que tiene una cartera de crédito de R$ 5 mil millones para empresas de tecnología. “Hacemos de todo desde crédito revolvente, pero buena parte de estos créditos son líneas de estructuración, generalmente entre una capitalización y otra, y en esa etapa de vida temprana hacia arriba”, explicó Villa.

“Es una línea alternativa complementaria, somos bastante activos. Para la empresa que tiene una tesis comprobada, tiene un gran mercado direccionable, hacemos nuestra apuesta y usamos mucho nuestro balance”, dijo. El banco ya financió operaciones de CloudWalk, MeuTudo, Listo, desde la originación del crédito hasta la distribución en el mercado de renta fija.

PUBLICIDAD

Aun así, las rondas de capital para startups en etapa inicial y semilla se mantuvieron sólidas en América Latina en los primeros seis meses de este año, con un crecimiento interanual del 113% y 48%, respectivamente, en comparación con la primera mitad de 2021, según a datos de LAVCA (Asociación para la Inversión de Capital Privado en América Latina).

Por eso, Rodrigo Catunda, líder de General Atlantic en Brasil, dijo que no aconseja a las startups que utilicen la deuda de riesgo como una estrategia agresiva.

“Si miro una empresa con deuda de riesgo y quiere juntar capital conmigo para pagar una deuda, voy a tener un poco de miedo”, dijo, durante la Cumbre de Bloomberg Línea celebrada el miércoles (14) en São Pablo.

Cuando la startup aumenta la deuda de riesgo y el mercado corrige, puede funcionar, según Catunda. Pero dice que la crisis puede durar más de lo que imagina el empresario. “Es un instrumento más defensivo cuando la empresa realmente necesita asumir una deuda costosa porque no tiene capital disponible. Hay momentos y momentos. Es algo arriesgado, requiere mucha prudencia y hay que estar muy alineado con los accionistas”.

General Atlantic dijo ‘no’ a la inversión en Nubank

En un evento reciente de la Asociación Brasileña de Capital Privado y Capital de Riesgo (ABVCAP), Santiago Fossatti, socio de Kaszek, dijo que el mayor error de la firma de capital de riesgo fue no invertir en dLocal (DLO), una startup uruguaya de pagos transfronterizos.

“Nuestro mayor error fue no invertir en una empresa que funcionó, un caso claro fue dLocal, ¿qué tontos fuimos al no entender el potencial que tenía esa empresa? Eso es lo que nos quita el sueño, dejar pasar las buenas empresas”, dijo.

PUBLICIDAD

dLocal, con un modelo de negocios similar a Stripe, tiene a Ebanx de Brasil como uno de sus principales competidores en el procesamiento de pagos en América Latina. La fintech hizo su salida a bolsa en Nasdaq en junio de 2021, con una valoración de 6.000 millones de dólares. Hoy en día, la empresa tiene una capitalización de mercado de 7.900 millones de dólares.

En este caso, General Atlantic no se equivocó. Hoy, la firma de capital de crecimiento global es el mayor accionista de dLocal, con el 35,60% de las acciones en circulación.

Pero el mayor arrepentimiento de GA es no haber invertido en la inversión de Kaszek, Nubank.

PUBLICIDAD

“Incluso estábamos descontentos porque David [Vélez, CEO de Nubank] trabajó con nosotros, fue una inversión natural. Pero cada vez que llegábamos a las rondas volvíamos con un gran problema: la valoración”, dijo Catunda, durante el evento. “Muchas veces pecamos de ser conservadores en la valoración y a veces nos equivocamos en oportunidades como esta”.

Le puede interesar:

Acciones caen en EE.UU. arrastradas por las grandes tecnológicas

PUBLICIDAD