Brasil en español

Equipo de Lula sopesa un plan de gastos más conservador para Brasil

El plan eliminaría unos 130.000 millones de reales (US$24.400 millones) del techo de gasto

El real y la bolsa de referencia de Brasil ampliaron las ganancias en medio del informe sobre los planes de Lula.
Por Martha Beck
14 de noviembre, 2022 | 09:29 PM

Bloomberg — El equipo de transición del presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, sopesará una alternativa más conservadora para financiar los gastos sociales del próximo año, mientras los inversores esperan ansiosos los detalles del gasto, según dos personas con conocimiento del asunto.

El plan prevé retirar unos 130.000 millones de reales (US$24.400 millones) del tope de gasto público del próximo año, 45.000 millones de reales (US$8.400 millones) menos que la propuesta que se está discutiendo en el Congreso, dijeron las personas, que pidieron el anonimato porque las conversaciones no son públicas. Esa excepción sólo se produciría en 2023, después de lo cual la administración aplicaría una nueva norma para sustituir el tope, demostrando un compromiso con la responsabilidad fiscal, dijeron.

Lula necesita miles de millones de dólares de financiación adicional para cumplir sus principales promesas de campaña, incluida la ampliación de la ayuda social a las familias pobres. Para lograr ese objetivo, el Congreso tendrá que aprobar una enmienda constitucional que permita a su administración eludir el pilar fiscal más importante de Brasil: una norma que limita el crecimiento del gasto público a la tasa de inflación del año anterior. Las perspectivas de un mayor gasto asustan a los inversores y pesan sobre los activos locales.

PUBLICIDAD

El real y la bolsa de referencia de Brasil ampliaron las ganancias en medio del informe sobre los planes de Lula. La bolsa Ibovespa subió un 1,7% en las operaciones de la tarde, mientras que la moneda se fortaleció un 0,8% a 5,2835 por dólar.

Mala señal

El presidente entrante eligió a sus aliados políticos para dirigir las conversaciones con el Congreso sobre el aumento del gasto. Su plan inicial es eliminar 175.000 millones de reales (US$32.800 millones) de la regla de límite de gasto de Brasil para 2023, y posiblemente también para años posteriores.

Pero algunos miembros del equipo de transición creen que esa propuesta envía una mala señal a los mercados financieros que están cada vez más preocupados por las perspectivas fiscales de Brasil, dijeron las personas.

PUBLICIDAD

Economistas clave dentro del equipo, incluyendo el expresidente del banco central Persio Arida e incluso miembros de izquierda como Guilherme Mello y el exministro de Finanzas Nelson Barbosa, han advertido a Lula sobre la necesidad de establecer reglas fiscales creíbles para el futuro, dijeron las personas.

En juego están las populares mensualidades de 600 reales que se reducirán a 400 el próximo año porque el Congreso y el actual presidente Jair Bolsonaro no reservaron suficientes fondos en el presupuesto de 2023.

El jefe de gabinete de Bolsonaro, Ciro Nogueira, dijo durante el fin de semana que la ruptura del techo de gastos sólo debe servir para garantizar la estabilidad del primer año de gobierno de Lula, según un comunicado. “Todos los demás temas de la agenda del nuevo gobierno merecen ser conocidos primero, así como su política económica, y luego discutidos dentro de la legitimidad del congreso recién elegido”.

Los comentarios que apuntan a una mayor contención fiscal están ayudando a los mercados a recuperarse después de una caída que hizo que las acciones brasileñas registraran su mayor descenso semanal desde junio, ya que los inversores estaban preocupados por los planes económicos de Lula. El equipo de transición pretende establecer un borrador final del proyecto de ley de enmiendas para el 16 de noviembre, que podría votarse antes del 17 de diciembre.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD