Cómo afrontan los poderosos sindicatos la pérdida de empleos en la transición a los VE

Los sindicatos en Asia, al igual que en América, se enfrentan no solo a pérdidas de puestos de trabajo, sino a problemas de seguridad que ponen en peligro la vida de sus miembros

La amenaza que supone para el empleo la transición hacia el vehículo eléctrico no es sólo un tema candente en EE.UU., sino también en países como Japón y Corea del Sur.
Por Gabrielle Coppola - Heejin Kim
07 de julio, 2024 | 05:10 PM

Bloomberg — El peligro que representa para el empleo la transformación de los vehículos eléctricos no se limita a ser un tema polémico en EE.UU., con una campaña electoral en ebullición.

Los responsables de Toyota Motor Corp. (TM) en Japón, que emplea a unos 70.000 trabajadores en su país, se plantean cómo repercutirá la transformación tecnológica de la empresa automovilística no solamente en sus empleados, sino en la extensa cadena de suministro de la industria automotriz nacional y en los miles de empleos que genera.

Next generation fuel-cell electric sport utility vehicle (SUV) provides electricity to external equipment during an unveiling event in Seoul, South Korea. Photographer: SeongJoon Cho/Bloomberg

Por su parte, Hyundai Motor Co. y Kia Corp. en Corea del Sur están adoptando medidas de cara a la “electrificación”, lo que suscita una preocupación similar en el movimiento sindical de esa nación, muy dinámico y bien organizado.

Lea más: Hyundai Motor gastará más en híbridos ante la caída en la demanda de vehículos eléctricos

PUBLICIDAD

Hyperdrive se sentó en Seúl la última semana con responsables del Sindicato Coreano de Trabajadores Metalúrgicos, que agrupa a unos 180.000 trabajadores del sector, 70.000 de los cuales trabajan en Hyundai y Kia, los dos mayores fabricantes de la nación.

El sindicato, formado en 2001, está negociando un nuevo contrato anual para los trabajadores de montaje de vehículos de Hyundai y ha amenazado con ir a la huelga por desacuerdos sobre futuros planes de contratación y el reparto del botín de los beneficios récord de Hyundai en 2023. Las acciones de Hyundai cayeron un 3% el lunes, recortando las ganancias de este año al 40,5%.

El conflicto tiene claros ecos de la polémica huelga de seis semanas entre el sindicato United Auto Workers (Trabajadores del automóvil unidos) y los tres fabricantes de automóviles de Detroit el pasado otoño.

PUBLICIDAD

La semana pasada fue también la de la muerte de al menos 23 personas, en su mayoría trabajadores inmigrantes de China, en un incendio provocado por explosiones en una planta de baterías de litio al sur de Seúl.

El incendio, en una fábrica propiedad de Aricell, que fabrica productos para aplicaciones industriales y militares, fue el peor accidente en una planta de baterías de la historia del país. En respuesta, el gobierno ha formado un grupo de trabajo para mejorar las medidas de seguridad contra incendios en toda la industria.

Preguntamos a los responsables del sindicato, entre ellos el secretario de política Kim Sang Min y el director ejecutivo de internacional, Hyewon Chong, cómo están afrontando retos como la pérdida de puestos de trabajo debido a la electrificación y la automatización, así como los riesgos de seguridad a medida que se expande la producción de baterías para vehículos eléctricos.

La conversación, que fue tanto en coreano como en inglés, ha sido editada para mayor extensión y claridad.

Lea más: BYD, líder de autos eléctricos en Brasil, quiere avanzar en híbridos y lanza sedán para desafiar a Toyota

¿Cómo ve el incendio de baterías en Aricell? Las baterías de iones de litio son un componente clave de los VE, y los fallecidos eran en su mayoría trabajadores inmigrantes contratados por una empresa externa

Tenemos que revisar los sistemas de gestión de la seguridad a la luz de los increíbles riesgos. Si una empresa va a traer a trabajadores temporales subcontratados, tiene que contar con un sistema de gestión de la seguridad para estas personas.

Aricell es una filial de S-Connect y había una empresa de contratación externa para los trabajadores de la fábrica. Este tipo de sistema impide que los trabajadores se relacionen entre sí y ayuda a los empresarios a controlarlos más fácilmente. Estamos intentando responder a esta tendencia.

PUBLICIDAD

Hyundai está impulsando la electrificación, construyendo plantas de vehículos eléctricos en Corea del Sur y EE.UU., y una nueva instalación fuertemente automatizada en Singapur. ¿Qué significa esto para sus miembros?

La visita a la planta de Hyundai en Singapur nos hizo darnos cuenta de que será difícil mantener nuestros puestos de trabajo.

Así que estamos intentando exigir a las empresas que creen nuevos puestos de trabajo relacionados con las industrias ecológicas. Es algo en lo que realmente pensamos profundamente y estudiamos qué tipo de demandas marcarán realmente la diferencia. Tenemos que confesar que no tenemos una varita mágica.

Tratar esto sólo a nivel de fábrica sería insuficiente para abordar lo que está pasando en la sociedad. Si limitamos nuestras miras al interior de los muros de la fábrica, parece que se están reduciendo puestos de trabajo. Por otro lado, también hay trabajadores que van a construir robots.

¿Qué aspecto tiene eso en la práctica?

En 2021 firmamos un acuerdo sobre transformación industrial con los empresarios coreanos de la industria metalúrgica. Este año nos centramos en las cadenas de suministro, un plan llamado “transición justa”, en el que los fabricantes de automóviles asumen la responsabilidad general de conseguir la neutralidad de carbono en sus cadenas de suministro.

PUBLICIDAD

Tenemos que desarrollar agrupaciones y estrategias para diferentes regiones para diferentes subsectores. Hay que hacer un marco de consulta para que la comunidad local y las empresas y los sindicatos puedan encontrar estrategias para reorientar su producción económica hacia algo que sea necesario, algo que mantenga el empleo de forma sostenible.

Lea más: Proveedor de Tesla y Kia moverá manufactura de Carolina del Sur a Monterrey

PUBLICIDAD

La población activa de Corea del Sur está disminuyendo a medida que se jubilan los baby boomers de la posguerra y las empresas contratan cada vez más a trabajadores inmigrantes. ¿Cómo se comunican con esta nueva generación?

Publicamos boletines informativos en varios idiomas para darles la información que necesitan saber, como por ejemplo cómo calcular los salarios base coreanos.

Eliminar la discriminación contra los trabajadores inmigrantes es uno de los tres temas principales que pensamos negociar con las empresas este año. También intentamos ayudarles a estandarizar sus acuerdos laborales, ya que los trabajadores inmigrantes a veces necesitan cláusulas especiales, como la forma de mejorar sus condiciones de vida en los alojamientos.

¿Y la Gen-Z está interesada en afiliarse al sindicato? En uno de sus boletines, un miembro del sindicato dijo que los jóvenes de hoy en día tienen “una menor disposición para la lucha” contra la patronal

Los Gen-Z y los millennials siguen representando una parte muy pequeña de la población de los sindicatos metalúrgicos y la edad media de los trabajadores sindicados está aumentando.

PUBLICIDAD

Por tanto, es cierto que la tendencia demográfica hace que los más jóvenes alcen menos la voz que las generaciones mayores. Existen opiniones, un tanto prejuiciosas, de que las generaciones más jóvenes no tienen mucho interés en los conflictos laborales y tienden a centrarse en sus propios intereses.

Pero vemos algunos sindicatos recién creados por trabajadores más jóvenes y están mostrando acciones que antes no veíamos, como forcejear con los porteros de las plantas. Están intentando hacer algo diferente a la generación anterior.

Lea más en Bloomberg.com