BIVA requerirá de otros cinco a 10 años para crecer el mercado: analistas

Para los analistas aún hay oportunidades que aprovechar para favorecer al mercado local

El contexto de la llegada de BIVA al mercado mexicano fue complicado
25 de julio, 2023 | 04:00 AM

Ciudad de México — A cinco años de su llegada, la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) al mercado bursátil mexicano aún no ha completado su potencial, aseguran analistas consultados por Bloomberg Línea.

VER +
BIVA busca mejorar la relación con Casas de Bolsa con revisión a mejor ejecución: María Ariza

“Es probable que en el mediano plazo, por lo menos en un plazo de entre cinco y 10 años, México pudiera tener -si se aprovecha de forma correcta el nearshoring- un crecimiento en el mercado bursátil y BIVA estaría bien colocado”, dijo el director de Inversiones en Invala Family Office, Amín Vera.

El estratega, que compartió filas con la actual CEO, María Ariza, en su paso por la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap), reconoció que BIVA disminuyó los costos y procesos para poder salir al mercado.

El economista en Jefe en Rankia Latinoamérica, Humberto Calzada, coincidió en que la relocalización de las cadenas de producción en el norte del país será un elemento que brindará un ‘avance sustancial’ en el mercado.

PUBLICIDAD

“El tema del nearshoring es bastante interesante. Definitivamente seguiremos viendo mayores proyectos en el país para el crecimiento y desarrollo, pero si éstas empresas se acompañan de las bolsas de valores para salir al mercado, creo que los siguientes cinco años veremos un avance sustancial”.

BIVA tendrá como tarea la difusión del tema del financiamiento bursátil, de acuerdo con el estratega.

A cinco años del primer timbrazo de BIVA, el número de cuentas de inversión ha crecido debido a la digitalización tras la pandemia de Covid-19. Previo a la llegada de BIVA, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) reportó un total de 255.475 cuentas de inversionistas mexicanos.

PUBLICIDAD

La cifra subió 271% durante 2020 hasta los 947.850 contratos. La cifra actualmente supera los cinco millones de inversionistas donde el 92,2% del total es abarcado por la casa de bolsa GBM, de acuerdo con datos del regulador mexicano.

VER +
Cuentas de inversión en México en camino a los cinco millones

BIVA generó que las cuotas de listado disminuyeran, de acuerdo con Vera. Un elemento que lo respalda es el dinamismo que mostró el centro accionario en la emisión de deuda corporativa.

“Bajaron los costos por la competencia (...) no solo es más barato sino que el papeleo es menor. Para una empresa es más fácil listarse en BIVA que en BMV”, dijo.

El vicepresidente y director de Inversiones en Franklin Templeton, Luis Gonzali, coincidió que la llegada de BIVA generó que el mercado tuviera más opciones para listarse y buscar mejor ejecución y condiciones para llegar a bolsa.

“Si bien ha habido pocas emisiones, creo que podríamos ver cosas muy atractivas por la nueva Ley del Mercado de Valores”, mencionó.

BIVA, en conjunto con otros actores del sector, impulsaron una nueva reforma que busca disminuir los costos y procesos para la salida al mercado de capitales y deuda bursátil.

En el inicio, BIVA abarcaba apenas el 0,48% del total del mercado local mexicano. Tras cinco años de iniciar, ahora cuenta con el 20% del pastel del mercado mexicano. La cifra ha sido impulsada por la entrada en vigor de la reforma de Mejor Ejecución, mejor conocida como piso parejo, que busca que ambas bolsas puedan ser beneficiadas enviando las órdenes de compra por un mejor precio.

PUBLICIDAD

El contexto de la llegada de BIVA al mercado mexicano fue complicado. En el historial, el nuevo centro vivió el cambio de administración que detonó la desconfianza entre inversionistas con la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), la pandemia de Covid-19 y las afectaciones que generó el confinamiento como las interrupciones en la cadena de suministro.

A lo anterior se agrega el problema estructural del mercado accionario mexicano ante las bajas valuaciones y poca liquidez ante menores inversionistas locales.

Vera recordó que previo a la entrada de BIVA, empresas como Sigma Alimentos y Viva Aerobus buscaban debutar en el mercado de capitales local; sin embargo, las valuaciones no resultaron atractivas y ambos procesos fueron detenidos.

El lado negativo

Un analista que pidió el anonimato dijo que el objetivo de BIVA de traer más empresas al mercado no se ha logrado y, aunque destacó que las reformas impulsadas por la bolsa liderada por María Ariza, ha generado controversia ya que el objetivo es aumentar el mercado y no generar una guerra de precios.

PUBLICIDAD

Vera refirió que también generó la canibalización de las empresas. “BIVA llegó en su momento con la promesa de ‘vamos a colocar más’ (...) hubieron emisoras que se pasaron de la Bolsa Mexicana de Valores a la nueva bolsa”.

Explicó que la falta de Ofertas Públicas Iniciales no se resolverá con la llegada de BIVA o de más bolsas sino por los problemas estructurales que presenta el mercado accionario mexicano.

Por su parte, el CEO de la Bolsa Mexicana de Valores, José-Oriol Bosch, dijo que la preocupación no debería ser tener bolsas sino que el mercado local se haga más pequeño. Además, mencionó que es momento para reflexionar los primeros cinco años de su llegada.

VER +
AMLO minimiza cambios de Fitch y Moody’s a nota de Pemex
VER +
Especuladores del peso mexicano en Chicago recortan posiciones por la apreciación