PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Talibanes llegan a Kabul y dicen que comienzan negociaciones para transición pacífica

Las fuerzas militantes controlan ahora todos los pasos fronterizos de Afganistán, dejando al aeropuerto de la capital como única vía de salida.

Un hombre a la vera del río Kabul.
Por Eltaf Najafizada y Justin Sink
15 de agosto, 2021 | 08:20 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Los talibanes ordenaron a sus combatientes que permanecieran en las afueras de la capital afgana mientras inician conversaciones para una transición pacífica del poder, consolidando su renovado control sobre el país dos décadas después de que Estados Unidos los expulsara del poder.

Los combatientes del grupo militante entraron el domingo en las afueras de Kabul mientras Estados Unidos y otras naciones se apresuraban a evacuar a sus ciudadanos, lo que supone la culminación de una ofensiva de tres semanas en la que los talibanes se hicieron con la mayor parte del territorio del país. Las fuerzas talibanes controlan ahora todos los pasos fronterizos de Afganistán, dejando al aeropuerto de Kabul como única vía de salida, según The Associated Press (AP). AP añadió que las fuerzas afganas entregaron la base aérea de Bagram, que Estados Unidos entregó a Afganistán el mes pasado después de casi 20 años.

PUBLICIDAD

“El Emirato Islámico ordena a todas sus fuerzas que se queden a las puertas de Kabul, que no intenten entrar en la ciudad”, dijeron los talibanes en un comunicado el domingo, en referencia al nombre formal del grupo. “Se están llevando a cabo negociaciones para garantizar que el proceso de transición se complete de forma segura, sin poner en peligro la vida, la propiedad y el honor de nadie”.

No quedó claro cómo se desarrollarían exactamente las conversaciones. La AP informó de que los negociadores talibanes se dirigían al palacio presidencial de Kabul para preparar el traspaso de poder. Sin embargo, Bismillah Mohammadi, ministro de Defensa en funciones de Afganistán, dijo el domingo que “el presidente ha extendido toda la autoridad a una delegación que se dirige a Doha mañana para mantener conversaciones con los talibanes”.

PUBLICIDAD

El grupo militante ha tratado de asegurar al país y al mundo que actuará con responsabilidad mientras se prepara para retomar el poder tras el rápido colapso del ejército afgano, entrenado por Estados Unidos, después de que el presidente Joe Biden ordenara la retirada de las tropas estadounidenses para el 31 de agosto. Países como Estados Unidos, Canadá, Alemania y el Reino Unido se han movilizado para retirar a sus diplomáticos a medida que empeora la situación de seguridad, aunque Rusia tiene previsto quedarse.

Ver más: Las claves para entender el avance de los talibanes en Afganistán

El domingo, la oficina del presidente afgano Ashraf Ghani dijo en las redes sociales que las fuerzas nacionales tienen Kabul “bajo control y no hay necesidad de que la gente se preocupe”. Pero algunos funcionarios afganos clave sugirieron que era cuestión de tiempo que los talibanes tomaran el poder.

“Hasta el traspaso de poderes, la seguridad de Kabul es nuestra responsabilidad”, dijo Abdul Sattar Mirzakwal, ministro del Interior en funciones de Afganistán, en un mensaje de vídeo publicado en la página de Facebook del ministerio.

PUBLICIDAD

Biden impulsó el sábado el despliegue de tropas estadounidenses en un intento de garantizar una “retirada ordenada y segura”. La autorización añade unos 1.000 efectivos estadounidenses al despliegue de 3.000 marines y soldados anunciado esta semana y a los 1.000 efectivos que ya están en el aeropuerto y la embajada, según un funcionario de Defensa. Helicópteros aterrizaron en el complejo de la embajada estadounidense en Kabul a primera hora del domingo, informó la AP.

Biden, que está pasando el fin de semana en Camp David, volvió a defender su decisión de retirar las tropas de Afganistán después de 20 años, en la que fue la guerra más larga de Estados Unidos.

PUBLICIDAD

“He sido el cuarto presidente que ha presidido mientras había presencia de tropas estadounidenses en Afganistán: dos republicanos y dos demócratas”, dijo Biden. “No pasaría, y no pasaré, esta guerra a un quinto”.

“Observando con horror”

Miles de afganos han huido a Kabul ante el avance de los talibanes, y la crisis amenaza con exceder las fronteras del país y enviar oleadas de refugiados a lugares tan lejanos como Europa. Esto hace que las grandes potencias que han entablado conversaciones con los talibanes y han abogado por una “solución política” que incluya al grupo, como China y Rusia, estén muy atentas. El vecino Irán dijo el domingo que dará refugio temporal a los afganos que huyen de los talibanes.

PUBLICIDAD

La rápida caída de las ciudades afganas en manos de los talibanes ha conmocionado a muchos funcionarios estadounidenses y ha aumentado las críticas bipartidistas a la estrategia de salida de Biden. Estados Unidos se ha visto sorprendido (y frustrado) por la incapacidad o falta de voluntad del ejército afgano para contraatacar.

Los adversarios de Estados Unidos, entre ellos Rusia y China, han aprovechado la situación para criticar a Estados Unidos. “El mundo observa con horror los resultados del último experimento histórico de Washington”, dijo la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, en un mensaje de Telegram el domingo. Rusia dijo que no está planeando evacuar su embajada en Kabul, y la agencia Tass citó a un portavoz talibán diciendo que el grupo tiene buenas relaciones con Moscú.

PUBLICIDAD

“Luchar por sí mismos”

Biden se ha enfrentado a crecientes críticas de grupos de derechos humanos y de algunos miembros de su propio partido, ya que, según informes, los talibanes ya están volviendo a atacar a las mujeres y a cometer otros abusos que recuerdan a su anterior gobierno. Su administración ha argumentado que el ejército afgano debe tomar las riendas mientras Estados Unidos proporciona apoyo militar y financiero.

“Tienen que luchar por sí mismos, luchar por su nación”, dijo Biden a periodistas la semana pasada.

PUBLICIDAD

Durante el gobierno talibán, que se extendió entre 1996 y 2001, las mujeres tenían prohibido trabajar, asistir a la escuela secundaria o aparecer en público sin un burka, una prenda que cubre todo el cuerpo, la cabeza y la cara de quien lo usa. En las últimas semanas, los combatientes talibanes de las zonas del norte dijeron a algunas empleadas de las sucursales del Banco Internacional de Afganistán, el mayor prestamista del país por sus activos, que se marcharan y volvieran a casa, según un empleado del banco que pidió no ser identificado.

“Nuestro hogar común”

A última hora del sábado, los talibanes emitieron un extenso comunicado para tranquilizar a los afganos y a la comunidad internacional. Negaba informaciones de que habían matado a prisioneros y obligado a aldeanos a entregar a sus hijas para que se casaran con soldados talibanes, al tiempo que añadía que el grupo respetaría la propiedad pública, volvería a asignar puestos a los burócratas y a los militares, y daría amnistía a cualquiera que “haya ayudado a los invasores.”

Los talibanes también afirmaron que evitarían confiscar la propiedad privada y crearían “un entorno seguro y propicio” para los negocios. También dijeron que los países vecinos deberían tener confianza: “Aseguramos a todos nuestros vecinos que no les crearemos ningún problema”.

“Nadie debe abandonar su área y su país”, decía el comunicado de los talibanes, refiriéndose a las zonas que habían tomado. “Vivirán una vida normal; nuestra nación y nuestro país necesitan servicios, y Afganistán es nuestro hogar conjunto que construiremos y en el que serviremos juntos”.

-- Con asistencia de Larry Liebert, Rainer Buergin y Max Zimmerman.

PUBLICIDAD