Economía

Cinco consejos de argentinos para los estadounidenses afectados por la inflación

Con una población poco acostumbrada a lidiar con altos niveles de inflación, los Estados Unidos podrían aprender algunas lecciones de los argentinos respecto de cómo lidiar con ella.

Los empleados pidieron aumentos de sueldo.
Por Patrick Gillespie y Ignacio Olivera Doll
13 de diciembre, 2021 | 11:50 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Para muchos estadounidenses, el repentino estallido de la inflación que ha sacudido la economía ha sido desorientador.

Los precios al consumidor se habían mantenido tan estables durante tanto tiempo en Estados Unidos que la población se encuentra un poco oxidada con las tácticas básicas de la era inflacionaria.

PUBLICIDAD

VER MÁS: INDEC: La industria y la construcción acumulan 11 meses de alzas interanuales

Entonces, para pedir un consejo, recurrimos a personas que se han convertido en expertas en el arte de sobrevivir a una inflación galopante: los argentinos. Camine por Buenos Aires y escuchará conversaciones entre personas de todas las edades, desde estudiantes universitarios hasta jubilados de 90 años, sobre los tipos de cambio de divisas, los precios disparados y las estrategias para hacerles frente.

PUBLICIDAD
Fotógrafo: Erica Canepa / Bloombergdfd

Por supuesto, la inflación del 50% que enfrentan en un año típico en Argentina, producto de décadas de mal manejo político que han destruido la confianza en el Banco Central, es mucho más alta que la tasa del 6,8% que están soportando los estadounidenses. Pero muchos de los principios que dan forma a los hábitos diarios de los trabajadores, consumidores y ahorristas argentinos todavía son ampliamente aplicables en los EE.UU. en la actualidad.

Aquí están los consejos que nos ofrecieron sobre qué hacer y qué no hacer durante el tiempo que dure la fiebre inflacionaria.

ADEMÁS: El control de precios, un remedio venenoso para la inflación de América Latina:

Gaste su sueldo de inmediato

En una economía de alta inflación, el dinero que se encuentra en el banco está perdiendo valor. Cada día, esos US$100 en depósito compran un poco menos. Como resultado, muchos argentinos gastan sus cheques de pago tan pronto como los reciben, llevándose comestibles para semanas en un solo viaje de compras, incluso si parte de ellos (exceso de carne, pollo, pescado) se quedará en el congelador durante meses.

PUBLICIDAD

La aplicación práctica de esta técnica en EE.UU., donde la inflación no es lo suficientemente alta como para justificar una carrera tan loca en el día de pago, es acelerar los planes para comprar artículos caros: electrodomésticos, bicicletas, muebles. Si tienes dinero para pagar ese sofá ahora, hágalo.

“No dejes tu dinero debajo del sofá”, dice Federico Pieri, de 30 años, quien trabaja en ventas en Buenos Aires. “Eso es lo peor que puedes hacer”.

PUBLICIDAD

Pedir prestado mucho dinero

Y no dude en pedir dinero prestado para financiar algunas de esas grandes compras. Si puede obtener un préstamo a una tasa inferior a la inflación, algo que hoy en día es posible para muchos estadounidenses, hágalo. La inflación facilitará la devolución del préstamo en los próximos meses y años.

Es como enseñan en los libros de texto económicos, dice Fernando Iglesias Molli, dueño de una cafetería: “Saca dinero a tasas muy bajas. Me endeudé para comprar el mejor equipo y crear oportunidades de negocio”.

PUBLICIDAD

Negociar un aumento de sueldo, o dos

Es importante recordar, dicen los argentinos, que esos viejos aumentos salariales del 2% que recibías cada año ya no son suficientes. Cualquier aumento en su cheque de pago que sea menor que la tasa de inflación del 6,8% es efectivamente un recorte salarial. Su salario real, como lo llaman los economistas, está disminuyendo.

Los sindicatos y las empresas argentinas negocian aumentos salariales anuales para los trabajadores que tienen en cuenta la inflación esperada. Cuando los precios suben más de lo previsto, esos acuerdos a menudo se rompen y las dos partes vuelven a la mesa de negociaciones para acordar nuevos términos. Es una herramienta poderosa en la que los trabajadores estadounidenses pueden inspirarse, aunque crearía angustia entre los encargados de la política monetaria que intentan evitar una espiral de precios y salarios.

PUBLICIDAD
Fotógrafo: Rachel Mummey / Bloombergdfd

Comprar bonos vinculados a la inflación

Hay pocas opciones buenas para los ahorradores en una economía de alta inflación. Uno de los trucos de ahorro favoritos de los argentinos, convertir los ahorros en pesos en dólares, no funciona en EE.UU., por supuesto. Las criptomonedas son otro de los favoritos, pero muchos estadounidenses ya las descubrieron hace mucho tiempo.

Luego está la deuda vinculada a la inflación. Los inversionistas en bonos argentinos están tan marcados por años de alza de los precios al consumidor que insisten en que el Gobierno le venda valores cuyo valor aumenta al mismo ritmo que el índice de precios al consumidor. Estos bonos representan casi el 50% del mercado de deuda local.

PUBLICIDAD

En EE.UU., representan menos del 10% del mercado general. Sin embargo, la demanda de ellos está aumentando, incluso entre los inversionistas, que han comenzado a apilarse en la versión minorista de los valores.

Trate de invertir en algo que al menos pueda correlacionarse con la inflación”, dice Pieri.

VER MÁS: Precios mayoristas suben menos que la inflación, pero se dispara el costo de la construcción

Comprar casas y coches

Otra cobertura ancestral contra la inflación son los bienes raíces, cuyo valor tiende a aumentar con el tiempo. Los automóviles también son una inversión de ahorro popular entre algunos argentinos. Esa opción puede parecer un poco extraña en un país como EE.UU., donde los automóviles tienden a depreciarse rápidamente en valor, pero la oferta de automóviles en todo el mundo ha cambiado recientemente esa dinámica.

Fotógrafo: Luke Sharrett / Bloombergdfd

“Compre cosas”, dice Marcos Lalanne, un abogado de 29 años. “Hay cosas que mantendrán su valor con la inflación”.

Y para aquellos estadounidenses realmente frustrados por el aumento de los precios, Lalanne ofrece un consejo más: “Vengan a Argentina a gastar sus dólares. Aquí sería muy rico”.

TE PUEDE INTERESAR:

PUBLICIDAD