ESG

Enjauladas y sin salida, las mujeres sufren el lado oscuro de la minería

Las mujeres no están a salvo y los trabajadores locales en general se enfrentan a un racismo flagrante y normalizado

Pilbara, Australia
Por Felix Njini , Thomas Biesheuvel y James Thornhill
13 de febrero, 2022 | 05:11 PM

Bloomberg — Noxolo Bobotyane, un veterano de más de una década en los campos de oro de Sudáfrica, ha visto de primera mano cómo las mujeres son acosadas sexualmente al comenzar sus turnos cada día. Atrapado en una jaula de metal con otros mineros mientras descienden profundamente debajo de la superficie de la tierra, literalmente no hay salida.

“La distancia a la que estamos parados cuando estamos dentro de la jaula, es que estamos tan cerca el uno del otro”, dijo Bobotyane, quien es un delegado sindical. “Un hombre te tocará cuando estés parado frente a él y no puedas ir a ninguna parte, solo estás parado frente a él. Así que espera a que baje la jaula”.

Desde los pozos ultraprofundos de Sudáfrica hasta los vastos pozos de mineral de hierro de Australia Occidental, el mensaje de las minas del mundo es abrumador. Las mujeres no están a salvo. Los trabajadores locales en general se enfrentan a un racismo flagrante y normalizado, a menudo por parte de sus gerentes expatriados. Y una cultura predominantemente machista en los campamentos remotos significa que la intimidación es una parte normal del trabajo.

PUBLICIDAD

La cultura tóxica de la minería no es un secreto. Pero un informe explosivo esta semana de Rio Tinto Group (RIO) ha puesto al descubierto la escala y la gravedad del problema. Las compañías mineras más grandes del mundo ya están bajo un fuerte escrutinio de los inversionistas por su contribución a las emisiones globales; ahora las inquietantes revelaciones amenazan con abrir un nuevo frente importante de presión de los inversionistas.

“Los altos cargos y las juntas directivas de la industria minera también deberían considerar cuidadosamente si deben tomar medidas similares”, dijo Debby Blakey, directora ejecutiva de Health Employees Superannuation Trust Australia (HESTA), que administra A$68.000 millones (US$48,575 milones) en ahorros para la jubilación de 900 000 trabajadores, más de los cuales el 80% son mujeres.

HESTA escribirá a las empresas mineras para comprender cómo están considerando estos problemas y buscará comprometerse con la alta gerencia y las juntas sobre cómo están supervisando la cultura de la empresa”, dijo Blakey.

PUBLICIDAD

Esta semana, los inversionistas dieron la bienvenida a la transparencia de Rio Tinto al publicar su investigación, pero dijeron que presionarán a la compañía y a otros sobre el tema. Varios dijeron que es probable que presionen por divulgaciones similares de otros grandes productores.

Los altos ejecutivos de las grandes empresas mineras dijeron que esperan que el escrutinio sobre el tema pueda volverse comparable a las reacciones violentas sobre los desastres ambientales o las muertes de trabajadores que desencadenaron cambios en toda la industria en el pasado.

Rio Tinto dijo a principios de esta semana que implementará todas las recomendaciones del informe, que fue realizado para la empresa por la excomisionada australiana contra la discriminación sexual, Elizabeth Broderick. BHP Group (BHP), la minera más grande, dijo en un comunicado que cuenta con una amplia capacitación, sistemas y procesos para seguir mejorando la seguridad física y psicológica de sus empleados. La compañía también dijo que en los últimos dos años había aumentado significativamente su trabajo para abordar la violencia doméstica y de género.

La investigación de Rio Tinto encontró que más de una cuarta parte de las trabajadoras habían sufrido acoso sexual y casi la mitad de todo el personal había sido víctima de acoso. Un total de 21 mujeres denunciaron una violación o un intento de violación o agresión sexual en las instalaciones de la empresa durante los últimos cinco años.

Una persona dijo que había una lista no oficial de líderes individuales con los que las empleadas deberían evitar tener reuniones temprano en la mañana o tarde en la noche, según el informe. Algunos de esos líderes siguen trabajando para Rio Tinto, dijo.

Pero el tema va más allá de Rio Tinto.

PUBLICIDAD

“El informe de Rio Tinto solo es impactante para aquellos que no han tenido la experiencia de trabajar o vivir en el sector”, dijo Patricia Procopio, presidenta de Women in Mining Brasi l, quien ha estado en la minería por más de 30 años. “Esta es la realidad para muchos de nosotros”.

El acoso sexual en las jaulas, o ascensores, ha sido un problema durante años en Sudáfrica, dijo Hanlie van Vuuren, directora de salud y seguridad del sindicato Solidarity.

Dos trabajadoras de la mina, Boitumelo y Mpho, quienes pidieron que se las mencionara solo por sus nombres, también describieron acoso en jaulas durante las entrevistas de Bloomberg esta semana. Ambos dijeron que las trabajadoras no se sienten bienvenidas en las minas y son objeto de atención para proporcionarles favores sexuales.

PUBLICIDAD

Las revelaciones condenatorias llegan en un momento crucial para una industria asociada durante mucho tiempo con ser sucia y peligrosa. El mundo moderno depende totalmente de los materiales que produce y la transición energética es imposible sin ellos.

Pero los inversionistas exigen cada vez más de las mineras en temas ambientales como las emisiones. Y Río mismo se vio obligado a enfrentar deficiencias de gobernanza hace dos años después de que destruyó antiguos sitios aborígenes en Australia, lo que provocó una reacción violenta de los inversores y, finalmente, reemplazó a su principal liderazgo.

PUBLICIDAD

Claramente, la minería no es la única que tiene que enfrentar el acoso sexual o el racismo generalizados. Pero la forma en que opera la industria puede ser particularmente favorable para los delincuentes.

Muchos sitios, incluidas las minas de mineral de hierro de Rio en el área de Pilbara en Australia Occidental, son tan remotos que los trabajadores operan sobre la base de un “vuelo de entrada y salida”, alternando de dos a cuatro semanas en la mina y luego obteniendo una cantidad similar de tiempo libre para ir a casa o de vacaciones. Los trabajadores viven en un alojamiento estilo campamento que difumina la línea entre el trabajo y la vida social.

El año pasado, BHP dijo que había despedido a 48 trabajadores en sus sitios en Australia Occidental desde 2019 después de verificar las denuncias de acoso. Los casos surgieron después de que el parlamento de Australia Occidental anunciara en julio una investigación sobre el acoso sexual en la minería tras una serie de denuncias.

PUBLICIDAD

La industria también tiene una larga historia de racismo, a menudo ejemplificado por expatriados blancos, especialmente de puntos críticos de minería como Sudáfrica, Australia y Canadá, que manejan trabajadores indígenas. El informe de Rio contiene relatos de racismo normalizado, desde insultos casuales hasta la falta de progresión y promoción.

“El racismo ocurre aquí todos los días, todas las semanas, y no es solo una persona”, dijo una cuenta en el informe. “Es continuo, afecta tu trabajo, daña a la gente”, dijo otro.

Las mujeres representan cerca del 20% de la fuerza laboral total de Rio Tinto. 
Fuente: documentos de la compañíadfd

Hasta el momento, ninguno de los principales rivales de Rio ha dado indicios de que planeen hacer lo mismo con investigaciones externas tan detalladas y publicar los hallazgos. Rio y las otras empresas señalan que cuentan con programas contra el acoso y programas especializados de denuncia.

PUBLICIDAD

Cualquier tasa de acoso sexual y sexismo cotidiano es inaceptable. Estamos comprometidos a hacer que las empresas en las que invertimos rindan cuentas sobre estos asuntos”, dijo Camille Simeon, directora de inversiones del administrador de activos Abrdn. “Esperamos que los hallazgos de este informe motiven a otras juntas a tomar acción”.

El Consejo Australiano de Inversionistas de Superannuation ha dicho que los inversionistas monitorearán el progreso de Rio para abordar las recomendaciones del informe. Argo Investments dijo que claramente prestará más atención al progreso en la mejora de estos problemas a través de cambios en los informes.

“Acabamos de ver una y otra vez a estas empresas que tienen políticas y procedimientos establecidos, que en la superficie parece que estos problemas se están gestionando”, dijo Kate Turner, especialista en inversión responsable de First Sentier Investors. “Pero luego, cuando cavas debajo de la superficie y tienes informes como estos, obtienes una respuesta completamente diferente”.

Algunos inversionistas y ejecutivos esta semana, que pidieron no ser identificados discutiendo en deliberaciones privadas, establecieron paralelismos con el colapso de la represa de desechos de 2019 que estimuló un cambio generalizado, especialmente una mayor transparencia, en toda la industria.

Si bien tanto los inversores como los equipos de administración consideran la mejor manera de abordar una cultura machista que se ha arraigado desde los primeros días de la minería industrial, las mujeres en primera línea continúan enfrentándose al acoso sexual como parte de su vida cotidiana.

“Está oscuro en la jaula, a veces un hombre simplemente te presiona con su virilidad, crees que alguien te orinó o se masturbó, simplemente sientes la humedad después de salir de la jaula”, dijo Mpho, la minera sudafricana.

“Cuando llegas a la superficie, dices ‘Gracias a Dios estoy a salvo’”.

Con la ayuda de Mariana Durao, Matthew Hill, Matthew Burgess, Alastair Marsh and Chris Miller.

Le puede interesar:

Grandes mineras de cobre están volviendo a mirar a la Argentina, según Rob McEwen

Brasileña Vale cerró los ojos ante acusaciones de corrupción, dice Steinmetz

Rio Tinto comprará proyecto de litio en Argentina por US$825M

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD