PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Startups

Nomad, que permite a los brasileños manejar cuentas en dólares, recauda US$32 millones

Apenas seis meses después de su último levantamiento de fondos, el neobanco recibió una nueva inversión y apunta a llegar a 1 millón de usuarios

Lucas Vargas, CEO, Eduardo Haber y Patrick Sigrist, cofundadores de la fintech Nomad
16 de mayo, 2022 | 11:19 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Nomad, una fintech de cuentas bancarias estadounidense enfocada en los brasileños, anunció este lunes que recaudó US$32 millones (R$160 millones) en una extensión de una ronda liderada por el fondo de capital de riesgo estadounidense Stripes, acompañado por Monashees, Spark Capital, Propel , Globo Ventures y Resumen. Con la ronda, la empresa está valorada en US$200 millones.

Detrás de Nomad está el cofundador de iFood, Patrick Sigrist. Él dice que la idea de fintech surgió cuando vivía en Silicon Valley. “Al vivir en el extranjero surgió esta necesidad. Las cuentas aquí en Brasil están dominadas por los bancos, que tienen el 90% del mercado, y no están interesados en darte acceso al mundo financiero global. Pero viviendo en el exterior es difícil hacer un pago, enviar dinero”, dijo, en entrevista con Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

Cuando volvió a Brasil, Sigrist fue uno de los primeros inversores en el neobanco brasileño Neon (ahora un unicornio tras la participación de BBVA) y se acercó al mercado fintech. El socio de Sigrist, Lucas Vargas, CEO y cofundador de Nomad, también tiene un historial de emprendimiento. Cuando estaba haciendo su maestría en Estados Unidos, intentó lanzar un “American Groupon”, que no funcionó muy bien. Terminó uniéndose a Groupon en Brasil y también ocupó cargos ejecutivos en Zap Imóveis y OLX.

Nomad nació en 2020 con la propuesta de ser “un banco” que permitiera a los brasileños tener una cuenta en dólares. Vargas y Sigrist usaron su propio capital para lanzar la compañía y luego recaudaron dos rondas por un total de alrededor de $7.5 millones con ángeles y capitalistas de riesgo.

PUBLICIDAD

Con 260 personas en el equipo, la empresa demanda capital. “Para nosotros, no fue difícil recaudar fondos. Todavía hay mucho dinero en manos de los fondos, y ese dinero debe asignarse de alguna manera. Lo que está cambiando es el requisito de que las empresas que no son rentables sean rentables”, dijo Sigrist.

Él cree que la economía de Nomad está bien posicionada en este sentido porque la empresa opera con un producto financiero denominado en dólares. “Es algo que tiene un alto margen, que tiene buenos clientes y eso se suma a la tracción que teníamos”, dijo.

Para Vargas, los últimos tres meses de Nomad fueron inversamente proporcionales al clima de mercado, con gran aceleración en el número de clientes. Al finalizar el primer año de operación, de octubre a noviembre de 2021, la empresa alcanzó las 100.000 cuentas. De noviembre a abril de este año, la startup ya alcanzó las 300.000 cuentas, triplicando su base de clientes en seis meses. El enfoque de la compañía está en las personas y el objetivo es llegar a 1 millón de usuarios que utilizan la aplicación.

“Cuando lanzamos inicialmente en medio de la pandemia, lo que fue un desafío se convirtió en una oportunidad. Hubo una adopción muy grande por parte de quienes estaban en Brasil aún sin viajar que usaban la tarjeta para hacer compras internacionales y tenían el beneficio de IOF y ahorro de fletes”.

PUBLICIDAD

Como la tarjeta no es brasileña, el impuesto a las transacciones en el extranjero es menor. La fintech cobra un 1% sobre la transacción, y su remuneración proviene, además del spread, de las comisiones de intercambio que se cobran al utilizar la tarjeta de débito. Otro público objetivo de la startup son los viajeros internacionales y los profesionales brasileños que reciben salarios en dólares de empresas extranjeras.

Al igual que los otros bancos digitales que surgieron a raíz de Nubank, Nomad ofrece una cuenta digital sin cargo y una tarjeta de débito. La empresa aún no ofrece crédito, pero eso está en los planes.

PUBLICIDAD

La cuenta estadounidense está asegurada por la FDIC (Corporación Federal de Seguros de Depósitos). “Si nos declaramos en bancarrota, lo que no sucederá, la cuenta de nuestro cliente estará garantizada hasta en US$ 250.000″, explica Vargas.

Si en Brasil ha crecido el mercado fintech para pagos domésticos, lo mismo ocurre con las startups con cuentas y pagos transfronterizos. XP lanzó una cuenta de inversión en dólares, compitiendo con Avenue Securities. Wise, la británica Revolut y Remessa Online, comprada por Ebanx, también ofrecen una cuenta en dólares y otras monedas. Pero, para Sigrist, el diferencial de Nomad es que la empresa conoce el mercado brasileño.

Fintech lanzó recientemente una actualización de la plataforma que facilita la compra de acciones individuales y ETF en el extranjero. “En la época de iFood también teníamos cuatro competidores mucho más grandes del exterior, con mucho más dinero que nosotros y que intentaron entrar a Brasil. Creo que es muy importante conocer el mercado. Tenemos varios concursos de diferentes formas. No queremos ser el mejor banco de inversión de Brasil. Pero, en el exterior, proponemos ser la mejor solución posible en divisas para cualquier brasileño”.

PUBLICIDAD