Actualidad

Los ejecutivos de Davos acumulan cada vez más razones para preocuparse

Las repercusiones económicas de la invasión rusa de su país vecino e indicios de que se prolongará más que lo esperado está al tope de la lista de preocupaciones

La reunión anual de Davos entre líderes políticos, altos ejecutivos y celebridades se lleva a cabo del 22 al 26 de mayo.
Por Philip Aldrick y Natalia Drozdiak
26 de mayo, 2022 | 08:36 AM

Bloomberg — Guerra en Ucrania, una inflación galopante y ahora una crisis alimentaria mundial en ciernes. Si los asistentes al Foro Económico Mundial de este año llegaron a Davos preocupados, se fueron con poco consuelo.

Mientras los invitados a la primera conferencia presencial del WEF (por sus siglas en inglés) en dos años se preparan para volver a casa, lo hacen cada vez más preocupados por las repercusiones económicas de la invasión rusa de su país vecino y por los indicios de que el conflicto se prolongará más de lo que imaginaban inicialmente.

Mientras que los políticos, ejecutivos e inversores declaran a gritos su apoyo a la resolución de Ucrania, los que tienen dinero que ganar y accionistas que apaciguar esperan y asumen en privado que al final se llegará a un acuerdo con el Presidente ruso Vladimir Putin. Pero si alguien quiere que Ucrania ceda territorio como parte de una negociación, eso es un terreno vedado para Kiev.

PUBLICIDAD

El riesgo de una recesión mundial -un tema repetido en las reuniones- fue sólo una de las razones para desear un alto el fuego cuando la guerra entra en su cuarto mes. Otra fue el aumento de la inflación, que está drenando el dinero de los bolsillos de los trabajadores, dejando menos para gastar en lo que fabrican las empresas. Y ahora está la creciente emergencia alimentaria que muchos no previeron, agravando un desastre humanitario en un mundo que aún está intentando superar la pandemia del Covid-19.

Uno de los delegados que habló abiertamente fue Ryan Peterson, CEO de Flexport, una empresa de software de logística comercial.

Afirmó que es necesario un acuerdo para abrir los puertos ucranianos a fin de evitar una “hambruna masiva” en el mundo en desarrollo, ya que actualmente el grano y los fertilizantes no pueden enviarse a través de la zona de guerra que es el Mar Negro.

PUBLICIDAD

“La solución simple es que alguien tiene que tratar con Putin, y ese alguien probablemente” es el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo. “La cuestión es cómo sacar la comida de allí”.

En medio de la condena por el bloqueo de los puertos del Mar Negro, Rusia dijo a última hora del miércoles que abriría corredores para permitir el paso. Pero es posible que los envíos no comiencen rápidamente debido a la preocupación de Ucrania por la seguridad.

Aunque el fin de la guerra garantizaría un repunte del crecimiento mundial al frenar la destrucción de la confianza y el comercio, la sensación de hundimiento para los titanes mundiales es que ahora mismo tienen poca o ninguna influencia.

Tanto la guerra como las crisis alimentaria y energética resultantes deben ser resueltas por los líderes políticos. Y este año hubo menos de los habituales en el viaje a la conferencia de los Alpes. Salir de fiesta en una estación de esquí con banqueros y ejecutivos millonarios puede no ser la imagen ideal durante una crisis del costo de vida que está profundizando las divisiones entre los que tienen y los que no tienen.

John Chipman, director general del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, dijo que los políticos estaban dando poca importancia a la comunidad empresarial.

“En este argumento geopolítico de nivel uno, triple A, los políticos los tratarán como bonos basura en cuanto a la calidad de su influencia”, dijo.

PUBLICIDAD

Emergencia mundial

La crisis alimentaria, uno de los temas dominantes, ha tomado por sorpresa a los líderes políticos y empresariales. En Davos, donde el WEF afirma estar “comprometido con la mejora del estado del mundo”, eso se hizo evidente en el hecho de que sólo se dedicó un panel a la emergencia internacional en ciernes.

Rusia y Ucrania suministran una cuarta parte del trigo mundial, y Bielorrusia, que también está sancionada, es el segundo mayor exportador de fertilizantes de potasa. La cosecha ucraniana está atascada en silos en el Mar Negro, las minas terrestres han hecho que partes del país sean inutilizables y, en un intento por aumentar la seguridad alimentaria, varios países tienen restricciones a la exportación de productos alimenticios.

La crisis alimentaria global podría empeorar a medida que los países restringen las exportacionesdfd

Beata Javorcik, economista jefe del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, describió la situación como una “tormenta perfecta”, y advirtió de una escasez de alimentos peor que entre 2008 y 2011, cuando las sequías y la recesión mundial hicieron subir los precios de los alimentos y provocaron disturbios en 14 países, desencadenando la Primavera Árabe.

PUBLICIDAD

“Esta guerra tiene el potencial de causar inestabilidad política en todo el mundo”, dijo. “¿Por qué nadie vio venir esto? Porque la gente no esperaba que la guerra durara tanto”. ¿Cuál es la posible solución? La pregunta es: ¿cómo sería un acuerdo de paz? Sólo ahora la gente se hace esta pregunta”.

En medio de las amenazas y el cansancio político, hay indicios de que la unidad política puede estar astillándose. El presidente francés Emmanuel Macron ha hablado de un acuerdo de paz que evite la “humillación” de Putin. Italia ha presentado un plan de paz de cuatro puntos a las Naciones Unidas. Pero Estados Unidos se mantiene firme, con un apoyo a la guerra que sigue recibiendo un apoyo público abrumador.

PUBLICIDAD

La palabra alto el fuego está en boca de todos. El problema es que ahora estamos entrando en una parte larga y difícil de la propia guerra”, dijo Lawrence Freedman, profesor de estudios bélicos en el King’s College de Londres. “Mi preocupación es que los estadounidenses pierdan interés. En algún momento Putin podría ofrecer un alto el fuego, y la gente aguzará el oído, pero es una trampa para los ucranianos”.

En Davos, la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, se ganó un aplauso por un discurso en el que pidió que se deje de hablar de apaciguamiento.

“No es el momento de hablar de salvar la cara de Rusia”, dijo a los asistentes.

PUBLICIDAD

En medio de la melancolía, algunos dijeron que la reunión del WEF sigue siendo beneficiosa, y que el simple hecho de reunirse en una sala ya sirve por sí solo.

“El riesgo de una crisis alimentaria ha subido en la agenda”, dijo Anne Richards, directora ejecutiva de Fidelity International. “Definitivamente se han visto algunos avances en esas conversaciones. Todavía no estamos fuera de peligro, pero creo que hemos avanzado mucho en lo que tenemos que hacer para asegurarnos de que los alimentos y la cadena alimentaria no se conviertan en armas en tiempos de guerra”.

PUBLICIDAD