Finanzas personales

Traders creen que el margen del BCE para subir tasas se reduce antes de empezar

Las apuestas bajistas sobre el euro se acercan a los niveles vistos cuando se produjo la pandemia en 2020

La sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania, el lunes 23 de mayo de 2022. Aunque los responsables de la política monetaria del BCE se han unido cada vez más en torno a la perspectiva de una primera subida en su reunión del 21 de julio en las últimas semanas, apenas han mencionado la posibilidad de un movimiento más agresivo de medio punto como el de la Reserva Federal de Estados Unidos este mes.
Por Alice Gledhill
16 de julio, 2022 | 09:10 PM

Los inversores temen que al Banco Central Europeo se le acabe el recorrido para subir los tipos de interés antes de empezar.

Para combatir la inflación más rápida desde la introducción del euro, los funcionarios planean iniciar un ciclo “sostenido” de subidas el jueves con un aumento de un cuarto de punto, el primero desde 2011, a medida que los años de estímulo llegan finalmente a su fin.

Pero mientras los operadores asimilan un posible corte de los suministros energéticos rusos a Europa, una nueva tormenta política en Italia y una economía que se tambalea al borde de la recesión, las expectativas de hasta dónde puede llegar el BCE ya están disminuyendo. Las apuestas bajistas sobre el euro se acercan a los niveles vistos cuando se produjo la pandemia en 2020.

PUBLICIDAD
Las proyecciones de los mercados monetarios han recortado las apuestas de endurecimiento del BCE desde que se aceleraron en juniodfd

Según Nomura Holdings Inc. y BCA Research Inc., el impacto de una interrupción de los flujos de gas y un ritmo aún más lento de endurecimiento corre el riesgo de arrastrar a la moneda común a un mínimo de 0,9 dólares. En ese escenario, los estrategas de UBS Group AG ven que los rendimientos de los bonos a 10 años se recuperan hasta el 0% a finales de año desde el 1,1% actual, poniendo fin a su breve incursión en territorio positivo.

El movimiento de tipos previsto por el BCE para la próxima semana sólo llevaría la tasa de depósito a menos 0,25%. Para Dominic Bunning, estratega senior de divisas de HSBC Holdings Plc, los responsables de la política monetaria podrían tener dificultades para lograr un avance significativo en los próximos meses.

Se podría pensar que tal vez puedan llegar al 0,5% a principios del año que viene, pero la ventana se está cerrando muy rápido”, dijo. “Europa se está desacelerando independientemente de lo que haga el BCE”.

PUBLICIDAD

Los operadores están valorando 155 puntos básicos de endurecimiento para finales de año, desde un máximo de más de 190 puntos básicos a mediados de junio.

Las perspectivas del euro a medio plazo siguen siendo firmemente bajistas al superarse la paridad con el dólardfd

Aunque algunas personas dentro del BCE han pedido que se empiece con una medida más contundente de medio punto, se considera poco probable, ya que contradiría las directrices y podría perjudicar la credibilidad. Una subida de esa magnitud sigue siendo el caso base para septiembre, y la atención de los operadores se centra en lo que vendrá después.

La clave para que el BCE pueda proceder será un nuevo instrumento para eliminar los temores injustificados en los mercados de bonos del Estado a medida que aumenten los costes de los préstamos. El mes pasado se intensificaron los trabajos sobre el “backstop”, que se espera que se presente en la reunión de la semana que viene, después de que un salto en los rendimientos de la endeudada Italia evocara los recuerdos de la crisis de la deuda soberana de la zona del euro.

Lo que el mercado quiere es una afirmación concreta de la herramienta”, dijo Gareth Hill, gestor de carteras de Royal London Asset Management. “Si el BCE no da suficientes detalles, podría haber miedo”.

El margen para la decepción es alto, y la oferta de dimisión del primer ministro italiano Mario Draghi hace que el sentimiento sea aún más sensible. El diferencial entre la deuda a 10 años del país y la de Alemania es ahora de unos 215 puntos básicos, el más alto en un mes.

La falta de presentación de una herramienta “completa y creíble” ampliaría esa brecha, dijeron los estrategas de Commerzbank AG en un informe a los clientes. Consideran que el diferencial volverá a alcanzar el máximo de este año, los 240 puntos básicos.

PUBLICIDAD
El BCE no ha subido los tipos en más de una décadadfd

Los inversores están igualmente preocupados por las perspectivas energéticas. La suerte económica del continente depende de que se reanude el suministro de gas natural desde Rusia tras el mantenimiento de un gasoducto clave que debe finalizar el jueves.

Las previsiones de crecimiento de la eurozona ya se están recortando. La región se enfrenta ahora a una expansión “significativamente más lenta” y a un choque del coste de la vida mayor y más duradero que hace tan sólo dos meses, dijo la Comisión Europea esta semana.

El euro refleja este sombrío panorama, y su caída complica la lucha del BCE contra una inflación que ya es más de cuatro veces superior al objetivo del 2%. El Gobernador del Banco de Francia, Francois Villeroy de Galhau, dijo que los responsables de la política monetaria están pendientes de la caída por su efecto en los precios.

PUBLICIDAD

El panorama general supone una mezcla tóxica para el BCE, que a pesar de embarcarse en las subidas de tipos cuatro meses después que la Reserva Federal, puede acabar parando antes, según Alex Brazier, subdirector del Instituto de Inversión de Blackrock.

“Esperamos que el choque energético pese sobre la demanda en la zona euro, mucho más que en Estados Unidos”, dijo a Bloomberg TV. “El BCE pivotará en algún momento y dejará de lado su determinación de subir los tipos este año para acabar conviviendo con un poco más de inflación”.

La próxima semana

  • La decisión de política monetaria del BCE del jueves domina el calendariom con la primera subida desde 2011 que se espera sea de un cuarto de punto. Y los mercados monetarios también apuestan por una probabilidad del 20% de una subida de medio punto
  • También se espera que se revelen los detalles de una nueva herramienta antifragmentación para hacer frente a cualquier repercusión del aumento de los costes de los préstamos. Obsérvese la nueva hora de publicación prevista de las 13:15 horas de Londres, seguida de la conferencia de prensa de la presidenta Christine Lagarde 30 minutos después
  • Se espera que las ventas de bonos de Alemania, Francia, España y Bélgica sumen unos 24.000 millones de euros (24.200 millones de dólares), según Commerzbank AG. El Reino Unido venderá 5.500 millones de libras (6.500 millones de dólares) en bonos con vencimiento en 2025 y 2039.
  • Las cifras del PMI manufacturero y de servicios de la zona euro, Alemania y Reino Unido correspondientes a julio ofrecerán las últimas pistas sobre las respectivas economías. El Reino Unido también publicará las cifras de inflación y ventas minoristas de junio
PUBLICIDAD