Europa

Comercios en España se enfrentarán a topes de temperatura del aire acondicionado

La decisión forma parte de un esfuerzo más amplio para ahorrar energía en medio de la ola de calor europea y los menores flujos de gas provenientes de Rusia

Unidades de aire acondicionado bajo una línea de lavado en la fachada de un edificio residencial durante una ola de calor en Sevilla, España, el miércoles 15 de junio. 2022.
Por Thomas Gualtieri y Alonso Soto
09 de agosto, 2022 | 07:01 AM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Huir del calor sofocante que azota a gran parte de España ahora es un poco más difícil, luego de que el gobierno del país declarara la semana pasada que no se permitirá a los negocios hacer funcionar su aire acondicionado por debajo de los 27 grados Celsius.

La decisión forma parte de un esfuerzo más amplio para ahorrar energía mientras Europa se enfrenta a un calor récord y se esfuerza por reducir su dependencia del gas proveniente de Rusia.

La medida entrará en vigor el 9 de agosto y se extenderá hasta noviembre de 2023. Durante ese periodo, los edificios comerciales tendrán que mantener el aire acondicionado en verano por encima de los 27 grados, lo mismo que con la política vigente en los edificios públicos, y la calefacción en invierno por debajo de los 19 grados Celsius.

PUBLICIDAD

Las nuevas normas se aplican a los teatros, cines, museos, restaurantes y centros comerciales, mientras que las guarderías, hospitales, escuelas y universidades están exentas. También lo están gimnasios, peluquerías y lavanderías.

Más allá de la temperatura, las nuevas normas también obligan a apagar las luces de los escaparates después de las 10 de la noche y a no iluminar los monumentos por la noche.

El decreto ya está provocando la ira de algunos comercios y políticos. Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la región más rica de España, Madrid, y figura destacada del Partido Popular, ha amenazado con impugnar la normativa en los tribunales, argumentando que la oscuridad alimentará la inseguridad económica y ahuyentará a los turistas.

PUBLICIDAD
El presidente español, Pedro Sánchezdfd

La vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera, responsable de la política energética, dijo que todas las autoridades tienen que cumplir las normas, pero señaló que podría haber cierta flexibilidad para proteger la salud de los trabajadores.

España es uno de los muchos países de la Unión Europea que está buscando formas de reducir el uso de energía como parte de un acuerdo destinado a reducir el consumo de gas ruso del bloque. El país mediterráneo, que depende menos de Rusia que algunos de sus compañeros de la UE, consiguió una exención para reducir su consumo en un 7%, menos de la mitad del 15% acordado por la unión el mes pasado.

Mientras tanto, la demanda de aparatos de aire acondicionado y ventiladores se ha disparado tras una serie de olas de calor que han hecho que las temperaturas superen los 35 grados en amplias zonas de España, incluida Madrid. El calor extremo llevó incluso a algunos supermercados a limitar la venta de hielo.

Para contribuir al ahorro de energía, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió la semana pasada incluso a los ministros y trabajadores de la administración pública que se deshicieran de sus corbatas para refrescarse. Mientras pronunciaba su discurso, Sánchez predicaba con el ejemplo.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD