Europa

Primera ministra sueca dimite tras confirmarse su derrota en recuento de votos

Se trató de una de las elecciones más reñidas de la historia del mayor país nórdico

Magdalena Andersson, líder de los socialdemócratas, en el centro, llega al acto de la noche electoral del partido en Estocolmo, Suecia, el domingo 11 de septiembre de 2022.
Por Niclas Rolander y Jonas Ekblom
14 de septiembre, 2022 | 03:32 PM
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Magdalena Andersson, primera ministra de Suecia, reconoció su derrota y anunció que presentará su dimisión luego de que el apoyo a un partido nacionalista ayudara que la oposición, de derecha, se imponga en las elecciones.

En diálogo con la prensa en Estocolmo, Andersson dijo que presentaría su dimisión a primera hora del jueves. Su anuncio se produjo cuando la autoridad electoral del país se disponía a anunciar los resultados del recuento completo de los votos de las elecciones del domingo, en las que Andersson y una coalición informal que la apoyaba fueron derrotados por un bloque de la oposición dirigido por el líder del Partido Moderado, Ulf Kristersson.

“Si la alternativa de Ulf Kristersson no se mantiene, estoy dispuesta a liderar”, dijo Andersson, añadiendo que no tiene planes de abandonar el liderazgo de los socialdemócratas. “Suecia estará a sólo uno o dos votos de una crisis de gobierno”, dijo.

PUBLICIDAD

Kristersson ha iniciado conversaciones con tres partidos que apoyaron su candidatura, entre ellos los Demócratas Suecos, contrarios a la inmigración, que se convirtieron en la segunda fuerza política del país, tras los socialdemócratas de Andersson, en las elecciones. Se dispone a liderar un gobierno con el apoyo de una mayoría estrecha en el parlamento. La mayoría de Andersson también era estrecha, y la política sueca ha atravesado períodos tumultuosos durante años.

“Ahora estoy iniciando el proceso para formar un nuevo y contundente gobierno para toda Suecia y todos los ciudadanos”, dijo Kristersson en un vídeo de Facebook. “Hay una gran frustración en la sociedad: miedo por la violencia, preocupación por la economía. El mundo es muy incierto y la polarización política es demasiado grande, incluso en Suecia.”

El principal obstáculo al que se enfrenta Kristersson en su intento de ocupar el puesto de Andersson es cuadrar las diferencias entre los Demócratas Suecos y los Liberales, mucho más pequeños, que pretenden mantener a los nacionalistas lo más lejos posible del poder.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD