Tecnología

Startup implanta electrodos en cráneo de un paciente para tratar la depresión

Inner Cosmos es una de las crecientes empresas que trabajan en dispositivos médicos que utilizan electrodos implantados para interactuar con el cerebro humano

Hello World - El mapeo del cerebro humano SHORT
Por Sarah McBride
23 de septiembre, 2022 | 06:47 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Este verano, médicos de San Luis utilizaron una nueva tecnología que busca aliviar la depresión severa en pacientes por medio de electrodos implantados en el cráneo que envían pequeños impulsos eléctricos al cerebro.

Detrás de la cirugía estuvo la startup Inner Cosmos que forma parte de un grupo cada vez más numeroso de empresas tecnológicas que trabajan en dispositivos implantados en el cerebro. El ensayo, el primero de este tipo que utiliza implantes en el hueso del cráneo para tratar la depresión, representa un paso adelante en los esfuerzos de los científicos por tratar los trastornos del estado de ánimo con hardware. También es una señal de progreso para los implantes que se colocan dentro del propio cráneo.

“Cada vez que se implanta una tecnología en un paciente es un hito importante”, afirma Benjamin Rapoport, neurocirujano residente en Nueva York que trabaja con otra empresa del sector.

PUBLICIDAD

Existen otras empresas de alto perfil relacionadas con el cerebro que se centran en ayudar a las personas a enfrentarse a la parálisis.

El multimillonario Elon Musk afirma que su empresa Neuralink ha permitido a monos jugar videojuegos con la mente. Y Synchron Inc. ha iniciado recientemente su primer ensayo en humanos en los Estados Unidos, con el que espera que una persona pueda enviar mensajes de correo electrónico y de texto utilizando sólo sus pensamientos, como han hecho los anteriores pacientes de Synchron en Australia.

A diferencia de estas empresas, Inner Cosmos se centra por ahora en los estados de ánimo. También utiliza un tipo de cirugía diferente, que permite implantar el dispositivo dentro del hueso del cráneo. Es menos invasiva que la técnica prevista por Neuralink, que ha recaudado más de US$360 millones, y pretende colocar los electrodos a mayor profundidad dentro del cerebro.

PUBLICIDAD

Cuanto más sencilla sea la operación, más gente estará dispuesta a utilizarla, dijo el CEO de Inner Cosmos, Meron Gribetz. Esto es útil para el objetivo de la empresa de crear una nueva herramienta de mercado masivo para la depresión resistente al tratamiento, que se calcula que afecta a 2,8 millones de adultos en EE.UU. “Queremos ayudar al mayor número de pacientes”, afirma Gribetz.

A medida que se desarrolla la tecnología en torno a los implantes cerebrales, más empresas han buscado métodos para incrustar un dispositivo que no requiera perforar el propio cerebro. “El hecho de que penetre o no en el tejido cerebral es una división profunda” en lo que respecta a la cirugía de neuromodulación de nueva generación, dijo Rapoport, cofundador de la empresa de interfaz cerebro-ordenador Precision Neuroscience Corp. Antes de Precision Neuroscience, Rapoport fue miembro fundador de Neuralink. Ahora, su empresa se centra en la colocación de electrodos justo dentro del cráneo, en la parte superior del cerebro, mediante un dispositivo más fino que la cinta adhesiva.

En Los Ángeles, una empresa llamada Kernel se ha alejado de los implantes cerebrales más profundos, y ahora está construyendo un casco con electrodos que logra objetivos similares, pero que no requiere ninguna cirugía. Y Synchron, con sede en Nueva York y que ha recaudado más de US$60 millones de , evita la cirugía cerebral enviando los electrodos al cerebro a través de los vasos sanguíneos, en un stent.

También hay startups que trabajan para incrustar dispositivos en el cráneo, de forma similar a Inner Cosmos. Una empresa australiana llamada Epiminder, entre otras, crea un pequeño hueco en el hueso cerca del cerebro para su dispositivo, cuyo objetivo es tratar la epilepsia.

La idea general no es exactamente nueva: los electrodos implantados tienen un historial de años en el tratamiento de la epilepsia y el Parkinson. Lo que destaca de Inner Cosmos es su capacidad para captar lo que los científicos llaman potenciales de campo locales de alta resolución (potenciales eléctricos localizados de la superficie del cerebro que superan la aleatoriedad de las grabaciones de neuronas individuales) sin penetrar en el propio cerebro. Si funciona, la técnica podría llegar a tratar una gama mucho más amplia de trastornos cognitivos.

Inner Cosmos dijo que la operación fue bien en su primer paciente. Una vez al día, durante unos 15 minutos, el implante enviará pulsos a la corteza prefrontal dorsal izquierda de la persona, mientras se mide la actividad neuronal para calibrar y ajustar la cantidad correcta de estimulación. El ensayo durará un año, y es posible que se añadan uno o dos pacientes más. Los neurocientíficos han debatido sobre la parte del cerebro a la que hay que dirigirse para conseguir los mejores resultados en los tratamientos de la depresión. La zona a la que se dirige Inner Cosmos es similar a la de otra técnica, conocida como estimulación magnética transcraneal, que no requiere cirugía pero que tarda más en aplicarse que el dispositivo Inner Cosmos.

PUBLICIDAD

“Estamos iterando y reduciendo cosas todo el tiempo”, dijo el CEO Gribetz. El dispositivo que recibió el paciente de San Luis tiene más piezas y es más grande de lo que será el producto final de Inner Cosmos.

Los dispositivos cerebrales que no se introducen en la cabeza de las personas tienen sus contrapartidas. El neurocirujano de la Universidad de Stanford Jaimie Henderson, consultor de Neuralink, trabaja con datos neuronales desde lo más profundo del cerebro, y su investigación ha logrado que un hombre paralizado pueda teclear con sus pensamientos. Al permanecer dentro o fuera del cráneo, según Henderson, los dispositivos no reciben el mismo nivel de datos detallados que podrían obtener utilizando técnicas más agresivas que penetren en el tejido cerebral. “En lugar de una representación detallada de lo que ocurre a nivel de cada neurona”, dijo, “la información que captan es una media de la actividad eléctrica dentro de una determinada zona del cerebro”.

Jesse Wheeler, director de tecnología de Inner Cosmos, dijo que eso puede hacer que los datos sean más útiles para la empresa. Wheeler cree que el barrido más amplio de información es menos propenso a las distorsiones que podrían provenir de las neuronas individuales.

PUBLICIDAD

La mayoría de los científicos de este campo creen que, dado que el cerebro afecta a tantas áreas de la salud, hay espacio para un espectro de estrategias quirúrgicas. “Nuestro punto de vista no es que el ganador se lleve todo”, afirma Michael Mager, CEO de Precision Neuroscience.

“No cabe duda de que hay más empresas que intentan hacer cosas cada vez menos invasivas, porque eso siempre facilita la adopción de un producto y acorta el camino hacia el mercado”, dijo Max Hodak, antiguo director de operaciones de Neuralink, que ahora dirige su propia empresa de informática cerebral basada en la óptica, Science Inc. “Pero creo que, a largo plazo, los productos más sorprendentes requerirán un implante”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD