EE.UU.: un suave aterrizaje de la economía dependerá de cómo la FED tolere la inflación

La gran pregunta a la que se enfrentan los responsables políticos y los mercados financieros es qué viene ahora; mucho dependerá de cuánta inflación esté dispuesta a aceptar la FED

Un comprador empuja un carrito fuera de un local de BJ's Wholesale Club en el barrio de Queens de Nueva York, Estados Unidos, el viernes 19 de mayo de 2023.
Por Rich Miller
23 de julio, 2023 | 05:49 PM

Bloomberg — Las crecientes esperanzas de un aterrizaje suave de la economía estadounidense dependen probablemente de la disposición de la Reserva Federal a tolerar una inflación notablemente superior a la que preferiría.

VER +
La Fed prepara otra subida de tipos en una semana crucial para los bancos centrales

Tras tomarse una pausa en el endurecimiento del crédito el mes pasado, el presidente de la Fed, Jerome Powell, y sus colegas parecen decididos a subir las tasas de interés un cuarto de punto porcentual esta semana. El objetivo: ralentizar la economía lo suficiente como para reducir la inflación a su objetivo del 2% con el tiempo, sin estrellar a EE. UU. en una recesión - un proverbial aterrizaje suave.

La gran pregunta que se plantean los responsables políticos y los mercados financieros es qué va a pasar ahora. El expresidente de la Reserva Federal Ben Bernanke ha declarado que la subida de tasas de esta semana puede ser la última del banco central en una campaña de restricción del crédito que ya ha supuesto una subida de tasas de cinco puntos porcentuales.

Pero mucho dependerá de cuánta inflación esté dispuesta a aceptar la Reserva Federal y durante cuánto tiempo.

PUBLICIDAD

En ausencia de una recesión, el mercado de trabajo parece que seguirá ajustado, con una demanda de trabajadores que seguirá superando a la oferta. Esto mantendrá elevados los salarios, presionando a las empresas a subir los precios para cubrir sus costes laborales añadidos.

“Va a ser difícil conseguir una compresión de la demanda suficiente sin una recesión para eliminar la presión sobre los precios del sistema”, afirmó Bruce Kasman, economista jefe de JPMorgan Chase & Co. “No creo que la inflación vaya a caer por debajo del 3% de forma sostenida” en caso contrario.

VER +
Suba de la Bolsa en 2023 enfrenta prueba de la Fed

En consecuencia, el riesgo es que la Reserva Federal tenga que volver a subir las tasas después de la subida de esta semana, especialmente si EE.UU. no entra en recesión a finales de este año, dijo Kasman, aunque la opinión oficial de JPMorgan es que la subida de julio será la última del banco central.

PUBLICIDAD

“En realidad, no hay pruebas de que la Reserva Federal haya hecho lo suficiente para mantenerse al margen”, dijo Lindsey Piegza, economista jefe de Stifel Financial Corp., que considera que el banco central acabará subiendo los tipos al 6%, desde el rango actual del 5% al 5,25%.

Caminos divergentes

Destacados economistas que ya advirtieron a la Reserva Federal sobre la inflación, difieren ahora sobre cómo debe proceder.

El asesor económico de Allianz SE, Mohamed El-Erian, sostiene que el banco central estadounidense debería vivir con una inflación en torno al 3% y no someter a la economía a una dura prueba para reducir la subida de precios a su objetivo del 2%.

El ex Secretario del Tesoro Lawrence Summers afirma que conformarse ahora con un objetivo superior al 3% es una mala idea y que se corre el riesgo de sentar las bases para un crecimiento de los precios aún mayor en el próximo ciclo económico.

La tasa de inflación ha descendido significativamente desde sus máximos del año pasado. En gran medida, ello refleja la desaparición de las presiones sobre los precios derivadas de la pandemia del virus Covid-19 y de la invasión rusa de Ucrania, quizá de forma más destacada en el mercado del petróleo.

Reducir la inflación en la llamada última milla a una tasa anual del 2% probablemente resulte más difícil porque reside en el sector servicios, donde los precios tienden a ser más rígidos y donde los salarios representan una mayor parte de los costes de funcionamiento de una empresa.

El índice de precios de los gastos de consumo personal, el indicador de inflación favorito de la Reserva Federal, subió un 3,8% en mayo con respecto al año anterior. El índice de precios PCE subyacente -que excluye los costes de alimentación y energía y que los funcionarios de la Reserva Federal consideran más representativo de las tendencias subyacentes- subió un 4,6%.

PUBLICIDAD
La inflación en EE.UU. disminuye, el gasto se estanca y la economía pierde fuelle.

“Recorrer la última milla es difícil”, dijo el ex funcionario de la Fed Vincent Reinhart, ahora economista jefe de Dreyfus y Mellon. “A medida que la recesión sea más probable, la Fed abandonará su búsqueda de la estabilidad de precios”.

Powell insiste en que la Fed está comprometida con su objetivo de inflación del 2%, aunque ha admitido que podría llevar algún tiempo alcanzarlo, quizá no hasta 2025. También ha reconocido que probablemente será necesario un mercado laboral más suave para lograr ese objetivo. Pero apuesta por que pueda lograrse sin un aumento significativo del desempleo y una recesión.

Kasman afirmó que la inflación mensual podría seguir siendo moderada en los próximos meses debido al abaratamiento de las importaciones procedentes de China, la descongestión de las cadenas de suministro mundiales y la reducción de los aumentos de los alquileres. Pero afirmó que cualquier alivio será probablemente efímero debido a la persistencia de un mercado laboral tenso y a la mayor disposición de las empresas a subir los precios.

El-Erian, que es columnista de opinión en Bloomberg, dijo que la Reserva Federal probablemente se enfrente a una disyuntiva en el cuarto trimestre: seguir adelante con los esfuerzos para reducir la inflación hasta el objetivo y arriesgarse a romper algo en los mercados financieros o en la economía, o reconocer que llegar al 2% no será fácil y prepararse para revisar ese objetivo más adelante.

PUBLICIDAD

Considerar el 3%

En su opinión, la confluencia de factores, como la reestructuración de las cadenas de suministro mundiales y los costes de la transición a una emisión neta cero de gases de efecto invernadero, sugieren que la Reserva Federal debería aspirar a una inflación del 3%, no del 2%.

“Si se está reduciendo la inflación de nueve a tres, probablemente no se pierda credibilidad diciendo que nos detendremos en tres en lugar de dos”, dijo el Presidente del Instituto Peterson de Economía Internacional, Adam Posen, que también ha pedido un objetivo más alto.

PUBLICIDAD

Summers, colaborador remunerado de Bloomberg Television, advirtió sin embargo de que conformarse ahora con una tasa de inflación más alta podría acarrear problemas más adelante, cuando las fuerzas subyacentes de la economía empujen los precios al alza.

“Cualquiera que sea el objetivo que fijen, es probable que sea el punto más bajo del ciclo, no la media del ciclo”, dijo. “Lo más probable es que durante una recuperación aumente la inflación”.

“Las posibilidades de un aterrizaje suave con una inflación por debajo del 3% son mayores de lo que eran, pero aún están muy lejos del 50%”, añadió.

Lea más en www.bloomberg.com