La crisis inmobiliaria en EE UU llega a la televisión y afecta incluso a series como ‘Selling sunset’

En Los Ángeles, la segunda ciudad más grande de EE.UU., el mercado inmobiliario se enfrenta a tipos de interés más altos y al nuevo impuesto sobre las ventas de viviendas de lujo

Selling Sunset, serie de Netflix
Por Caelyn Pender
13 de agosto, 2023 | 12:26 PM

Bloomberg — Las tasas de interés más altas y un nuevo impuesto sobre las ventas de casas de lujo en Los Ángeles están pesando incluso los agentes de bienes raíces de celebridades que muestran sus listados de millones de dólares en la televisión.

Mauricio Umansky, consejero delegado de The Agency y estrella de la serie de Netflix (NFLX) “Buying Beverly Hills”, dijo que el volumen de transacciones de su empresa, aunque por encima de la media, ha bajado alrededor de un 25%. Afirmó que el mercado inmobiliario está “en recesión”.

Jason Oppenheim, presidente de Oppenheim Group y protagonista de otras dos series de Netflix, “Selling Sunset” y “Selling the OC”, también espera vender menos viviendas este año. “Es en estos tiempos difíciles cuando los agentes sobresalen”, dijo.

La segunda ciudad más grande de Estados Unidos, que sirve de barómetro del mercado inmobiliario estadounidense, se enfrenta a unos tipos de interés más altos que hacen menos asequibles las viviendas y a un nuevo impuesto que entró en vigor en abril.

PUBLICIDAD

La ciudad impone un impuesto del 4% a las propiedades vendidas por más de 5 millones de dólares y del 5,5% a las que superan los 10 millones, y el dinero se destina a financiar viviendas asequibles.

Mientras tanto, las huelgas de guionistas y actores de Hollywood han perturbado la producción televisiva y cinematográfica, ejerciendo una mayor presión sobre el mercado.

En el primer semestre del año, las ventas de viviendas por encima de 10 millones de dólares en el área metropolitana de Los Ángeles cayeron un 44%, según la empresa de corretaje Compass. El volumen total descendió un 40%, hasta 3.200 millones de dólares.

PUBLICIDAD

El mercado de Los Ángeles sigue a la cabeza de EE.UU. en ventas de viviendas por encima de 10 millones de dólares, con 160 propiedades negociadas en el primer semestre de 2023.

Las ventas de viviendas para ricos también cayeron. En Brentwood, donde el precio medio de la vivienda en junio era de 3,1 millones de dólares, la venta de propiedades cayó un 63%, según el broker Douglas Elliman. En Beverly Hills, que como ciudad independiente no está sujeta al impuesto de mansiones de Los Ángeles, el número de propiedades vendidas cayó un 43%.

Programas de TV ayudan al mercado

A diferencia de los guionistas y actores de Hollywood, que están en huelga para reclamar mejores sueldos y prestaciones, las estrellas de la telerrealidad como Umansky y Oppenheim pueden seguir trabajando en sus programas.

La ralentización del mercado puede incluso traducirse en mejores índices de audiencia.

“Ponemos de relieve las dificultades y la parte muy real de lo que es pasar por una transacción”, dijo Alexia Umansky, que aparece en el programa de su padre Mauricio. “No siempre es fácil”.

En un mercado cada vez más ajustado -donde la falta de oferta dificulta la búsqueda de inmuebles-, los agentes televisivos afirman que su notoriedad les ayuda a atraer negocio. Según la Asociación de Agentes Inmobiliarios de California, el número de inmuebles en venta ha bajado un 29% respecto al año anterior.

“Gracias al programa, podemos vender la propiedad de alguien de forma mucho más amplia y global”, afirma Oppenheim.

PUBLICIDAD

Sin embargo, no todos los agentes inmobiliarios de alto standing creen que la exposición televisiva merezca la pena. La pareja Branden y Rayni Williams, que han comprado y vendido casas para Bruce Willis y Jennifer López, dijeron que los clientes con los que trabajan suelen dar prioridad a la privacidad a la hora de vender viviendas, algo que no favorecen los programas de televisión.

“No tenemos tiempo para fingir”, dijo Branden. “Estamos demasiado ocupados haciendo negocios reales”.

Aaron Kirman, que apareció en “Listing Impossible” de la CNBC durante una temporada, dijo que el tiempo que tardaba en filmar las transacciones le costaba millones de dólares porque no podía encajar a los clientes potenciales en su agenda.

Umansky, de la Agencia, está de acuerdo en que se necesita tiempo extra para promocionar una casa en televisión, desde preparar la iluminación hasta coordinarse con los equipos. En un día de rodaje, por ejemplo, puede enseñar hasta 10 casas. “La realidad es que tengo dos trabajos”, afirma.

-- Con la ayuda de John Gittelsohn