Fitch proyecta un 2024 espinoso para la deuda de LatAm y resalta fortaleza de Brasil

Todd Martínez, director senior en el grupo de soberanos de Fitch Ratings, habló con Bloomberg Línea en el evento BRAVO de la Sociedad de las Américas / Consejo de las Américas (AS/COA) en Miami

Fitch Ratings logo
24 de octubre, 2023 | 03:00 AM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg Línea — Miami fue el escenario del evento anual “BRAVO” de la Sociedad de las Américas / Consejo de las Américas (AS/COA) el viernes último, donde Todd Martínez, director senior en el grupo de soberanos de Fitch Ratings, dijo a Bloomberg Línea que el 2024 será un año “complicado” para el mercado de deuda de la región. El analista, responsable del análisis y calificación de créditos soberanos en América Latina, también planteó interrogantes sobre la “fiebre del nearshoring” en México, ya que los datos de Inversión Extranjera Directa aún no han superado los promedios históricos.

Después de haber asustado inicialmente a los mercados, Gabriel Boric en Chile y Gustavo Petro en Colombia, Fitch ahora ve una baja probabilidad de que sus gobiernos provoquen cambios en la calificación soberana de sus países.

VER +
Nearshoring en México necesita estrategia integral más allá de incentivos fiscales

En Brasil, la administración de Lula seguirá beneficiándose de una fuerte demanda interna, a pesar de una significativa desaceleración en la actividad económica el próximo año. Además, Martínez señaló: “También hay muchas oportunidades en la transición hacia la energía verde a nivel mundial, en la que Brasil tiene un papel importante que desempeñar”.

“Vemos aspectos positivos en la agenda microeconómica de Lula en algunos frentes”, agregó el analista.

PUBLICIDAD
VER +
Las elecciones dan a los inversores una nueva razón para comprar en los mercados emergentes

La siguiente conversación fue editada por motivos de longitud y claridad.

Ha pasado un año y medio desde que Gabriel Boric asumió el cargo en Chile, uno de los destacados de América Latina en cuanto a su mercado de renta fija. ¿Cuáles son sus conclusiones sobre cómo su gobierno ha afectado la calificación soberana de Chile y cómo ve la perspectiva de posibles reformas radicales en términos de riesgo?

Hemos mantenido la calificación de Chile en A- con una perspectiva estable desde hace varios años, por lo que desde que Boric asumió el cargo hemos mantenido esta calificación, y creo que eso refleja el hecho de que, aunque es un presidente de izquierda que ha prometido una reorientación de políticas, no hemos visto ningún cambio importante en las políticas macroeconómicas ni en las microeconómicas. Nombró a un equipo de ministros bastante sensato, Mario Marcel, y el Ministerio de Finanzas, por ejemplo, ha permitido que el Banco Central continúe haciendo su trabajo y siga una política monetaria práctica, sin interferir en la política de tipo de cambio.

Sí hemos visto la posición fiscal fluctuar ampliamente, pero eso es en gran medida un reflejo del ciclo económico y del precio del cobre; no es realmente un reflejo de políticas diferentes bajo Boric. En cuanto a las políticas microeconómicas, ha planteado algunas reformas ambiciosas que le gustaría llevar a cabo, pero se enfrenta a una recepción bastante fría en el Congreso en muchas de ellas. Y al menos en el proceso de reforma constitucional que lleva un tiempo, no esperamos que resulte en cambios importantes. Lo que hemos visto en Chile es el statu quo, lo cual es una buena noticia ya que descarta escenarios muy negativos para nosotros. Pero, por otro lado, el statu quo de estancamiento legislativo y descontento social que no se aborda es un statu quo bastante subóptimo. Dificulta la visualización de reformas que realmente podrían ayudar a Chile a lograr un crecimiento más alto. Significa un período de incertidumbre y descontento social que puede seguir afectando la confianza.

PUBLICIDAD
VER +
Actividad económica de Brasil cae por primera vez desde mayo
¿Atribuiría la caída inicial de la moneda más a las tendencias macroeconómicas, a la dinámica del precio del cobre, que a la agenda de Boric?

Las fluctuaciones en el tipo de cambio, hasta cierto punto, pueden no solo reflejar factores externos, sino también preocupaciones políticas internas. Desde nuestro punto de vista, no ha habido cambios significativos en las políticas que consideramos que justificarían modificaciones en la calificación. Pero este tipo de cambio podría estar reflejando algunas preocupaciones del mercado en ese sentido. Una gran depreciación del peso chileno hace algunos años, recuperación, pero ahora otra depreciación nuevamente. Creo que la última depreciación se debe principalmente a factores externos, preocupaciones en torno a China y los precios del cobre, mientras que existe la comprensión de lo que hemos escuchado de que Boric es un presidente que no podrá llevar a cabo algunas reformas que preocupan al mercado. No vemos grandes cambios en el modelo económico de Chile.

Ha habido un cambio similar en el panorama político en Colombia, pero el peso colombiano se ha recuperado enérgicamente este año. ¿Cuál es su opinión sobre la administración Petro de cara a 2024?

Es una historia similar a la de Chile, y lo que es único en Colombia es que cuando Petro asumió el cargo, el país no había tenido un presidente de izquierda como él antes. Por lo tanto, en retrospectiva, creo que es bastante comprensible por qué hubo una reacción tan pronunciada en el mercado de divisas, por ejemplo, pero es similar a Chile. Desde que asumió el cargo, hemos visto que ha seguido una política macroeconómica bastante pragmática. Ha habido reformas fiscales y reducción de subsidios que han ayudado a poner los números fiscales en la dirección correcta. Ha hecho algo de ruido sobre la política monetaria y cambiaria, pero no ha seguido con intervenciones concretas. En cuanto a las políticas microeconómicas, tiene algunas reformas ambiciosas, pero ha perdido su coalición de trabajo en el Congreso que probablemente será necesaria para llevarlas a buen puerto. Así que creo que una vez más el mercado espera ruido continuo, pero no desviaciones importantes en las políticas bajo Petro, y eso ha llevado a una especie de rally de alivio en el peso colombiano después de la venta masiva cuando asumió el cargo.

La economía brasileña está funcionando bien este año, pero todavía enfrenta un entorno de tasas de interés altas. Se espera una desaceleración del crecimiento el próximo año.

Nuestras proyecciones apuntan a un crecimiento del 3,2% este año, lo cual representa una revisión al alza significativa en comparación con lo que esperábamos anteriormente. Esperamos una desaceleración al 1,3% el próximo año. Por un lado, esta es una desaceleración bastante significativa, pero quisiera destacar que se debe en gran medida a la expectativa de una cosecha agrícola normal después de la cosecha récord de este año. Por lo tanto, excluyendo este sector y centrándonos en la demanda interna, realmente tenemos un crecimiento sólido este año y el próximo, ya que la política fiscal se vuelve menos favorable, pero la política monetaria se relaja y se vuelve más favorable. Por otro lado, Brasil enfrenta muchos desafíos fiscales. Lula comenzó su mandato con un gran aumento del gasto y promete reducir el déficit con el tiempo mediante el aumento de impuestos y la obtención de ganancias administrativas en la recaudación de impuestos. Está teniendo dificultades para aprobar muchas de estas medidas en el Congreso, lo que representa un riesgo. Si Brasil no puede mostrar que los números fiscales se están moviendo en la dirección correcta, esto podría tener un impacto negativo en la confianza, los mercados financieros, la política monetaria y, por lo tanto, en las perspectivas de crecimiento. Por otro lado, a pesar de que Lula promete un retorno a un modelo de crecimiento más dirigido por el Estado que no funcionó tan bien en el pasado, una de sus reformas emblemáticas es una reforma fiscal que va en la dirección correcta para abordar uno de los mayores cuellos de botella del país. También existe una gran oportunidad en la transición hacia la energía verde a nivel mundial, en la cual Brasil tiene un papel importante que desempeñar. Vemos un potencial positivo en la agenda microeconómica de Lula en algunos aspectos.

¿Cree que México comenzará a capitalizar la tendencia del nearshoring con mayor fuerza el próximo año, marcado por las elecciones presidenciales?

Este es el tema más candente en este momento y es algo en lo que estamos pensando mucho. Debo decir que hemos analizado muchos datos y, debo decir, que es difícil ver la historia del nearshoring en todos los datos. Los datos de Inversión Extranjera Directa (IED) en México, al menos hasta el segundo trimestre de este año, no son más altos que el promedio histórico, y el componente de IED de nueva creación, es decir, nuevas inversiones de capital en tierras, parques y equipos, no muestra este auge del nearshoring. Por otro lado, los números de inversión parecen bastante buenos. Se están moviendo en la dirección correcta.

Anecdóticamente, se escucha mucho sobre parques industriales muy ocupados. Hasta cierto punto, en un escenario de políticas pasivas, sin que el gobierno haga nada, habrá ciertos beneficios del nearshoring, pero podrían ser mucho mayores en un escenario de políticas activas, donde se realicen esfuerzos para atraer esa inversión y abordar algunos de los obstáculos que mantienen a algunos inversionistas cautelosos. Creo que el principal obstáculo es el acceso a la electricidad. Este es un gobierno que no tiene una política energética muy propicia para la inversión privada en electricidad, especialmente en la electricidad renovable.

Esto es algo que muchos de estos posibles inversores de nearshoring desean ver. Quieren confianza en el acceso a electricidad asequible y también en la electricidad verde, ya que muchas empresas están sujetas a sus propios requisitos de ESG que pueden requerir que obtengan energía de fuentes verdes. En la actualidad, la política mexicana no es particularmente propicia para eso. Veo un enfoque más en los incentivos fiscales, que es un anuncio reciente que México ha realizado, en lugar de en este problema más importante.

Entonces, ¿el escenario base sería más de lo mismo a partir de 2024, porque se espera que el partido en el poder gane las elecciones?

Sí, absolutamente. Nunca tenemos bases sólidas sobre quién ganará una elección. Examinamos todos los escenarios y decidimos cuánto riesgo vemos en cualquiera de ellos. Pero al menos en México, sin importar quién gane la presidencia, ya sea la oposición o el candidato del partido en el poder, creo que es probable que veamos una amplia continuidad en las políticas, y creo que escuchamos cierto optimismo por parte del sector privado de que incluso si es el candidato de Morena, podría haber una política energética algo más pragmática, una que sea más propicia para la inversión privada en electricidad y electricidad verde.

PUBLICIDAD
Pasando al mercado de deuda en su conjunto en América Latina. ¿Qué podemos esperar en 2024 en términos de tasas y emisiones?

Será complicado. Por un lado, tenemos el bono del Tesoro de EE. UU. a 10 años al 5%. Esto significa que los países tendrán que pagar un costo mucho mayor para emitir de lo que solían hacer. Esto no es exclusivo de América Latina, es un desafío que enfrenta todo el mundo. También esperamos que la mayoría de los países tengan que pedir prestado más, porque el año pasado las cifras fiscales se veían muy bien, pero creemos que hemos llegado a un punto de inflexión, donde el año pasado la inflación ayudaba a los ingresos, pero afectaba el gasto de manera más lenta, porque tiene que pasar a través de mecanismos de indexación y presupuestos, que tienen más rezago.

Este año estamos viendo lo contrario. Los ingresos están disminuyendo a medida que la inflación se modera, pero el gasto refleja todas esas presiones de una inflación pasada más alta. Por lo tanto, los déficits están aumentando en casi todas partes. Esto incluye a México, Brasil y Chile. No incluye a Colombia, hay algunas excepciones. Y eso significa que, al ingresar al próximo año, los países estarán en una posición en la que probablemente tengan que pedir prestado más y a tasas algo más caras. Creo que esto pondrá más énfasis en que los países quizás confíen más en sus mercados internos, donde las tasas esperamos que disminuyan en la mayoría de los lugares.