Lula visita Bolivia buscando unificar a la izquierda tras el golpe fallido

La nación andina enfrenta una fuerte crisis de falta de dólares y de combustible, a lo que se suma una disputa entre Arce y el expresidente Evo Morales

Lula tiene planeado reunirse con el presidente Arce en Santa Cruz de La Sierra, siendo su primera visital oficial desde su regreso a la presidencia de Brasil.
Por Simone Iglesias
09 de julio, 2024 | 01:09 PM

Bloomberg — El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, continúa con su intento de unir al escindido movimiento socialista de Bolivia, una misión tan complicada que ni siquiera el fracasado golpe de Estado contra el presidente Luis Arce ha podido lograrlo.

Lula aterrizó en Bolivia a última hora del lunes con la intención de negociar la paz entre Arce y el expresidente Evo Morales, que aspira a enfrentarse a su protegido en las elecciones del 2025, lo que ha dividido a su partido, el Movimiento por el Socialismo, y ha afectado a la capacidad del gobierno para hacer frente a los problemas de la economía, que han hundido a la nación andina en una crisis.

Lea más: Escasez de dólares en Bolivia: expertos sugieren “reconfigurar el modelo económico” del país

Tan solo dos semanas después de que un intento de derrocar al gobierno por parte de un comandante del Ejército estuviera a punto de volver a unirlos, una tregua parece más distante que nunca: Morales, que en principio condenó la sublevación, hoy acusa a Arce de ser el autor de la misma.

PUBLICIDAD

Este conflicto, que está sacudiendo al partido gobernante de Bolivia durante la mayor parte de estos últimos veinte años, se produce en un contexto de escasez de dólares, que ha generado escasez de combustible y empujado al país al borde de una catástrofe financiera.

Con las secuelas de un intento de sublevación contra su propio gobierno el año pasado, Lula busca evitar nuevos conflictos en una nación con una historia turbulenta que ha experimentado casi doscientos golpes de Estado, revoluciones o intentos de derrocamiento desde su independencia hace ya 200 años.

A pesar de no referirse abiertamente a sus internas, la relación del presidente Arce y el expresidente Morales no atraviesa su mejor momento.

“Mi viaje a Santa Cruz de La Sierra es un voto de confianza en Bolivia para decir que ‘Brasil está ahí’”, declaró a la prensa el lunes en Paraguay tras una reunión del Mercosur, la unión comercial formada por Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia y la nación anfitriona.

PUBLICIDAD

Lula se reunirá con Arce en Santa Cruz de La Sierra este martes, durante la primera visita del brasileño a Bolivia desde que volvió al poder el año pasado. El ministro de Minas y Energía, Alexandre Silveira, también encabeza una delegación de grupos industriales que buscan poder comprar directamente gas natural boliviano, en lugar de pasar por la petrolera estatal brasileña.

Lula no tiene previsto reunirse con Morales, según el Ministerio de Asuntos Exteriores de Brasil. Pero “siempre que Evo quiera hablar conmigo, sólo tiene que llamarme”, dijo Lula sobre el líder con el que mantiene estrechos lazos desde que subieron al poder como parte del giro a la izquierda de América Latina hace dos décadas.

Lea más: Bolivia promulga adhesión al Mercosur: ¿qué compromisos y beneficios implica esta decisión?

Crisis cada vez más profunda

Arce, un economista educado en el Reino Unido, ascendió a la presidencia en 2020, un año después de que Morales fuera derrocado y exiliado en lo que sus partidarios consideraron un golpe de estado. Pero su popularidad se desmoronó cuando la escasez de dólares empujó a la economía boliviana, en otro tiempo una de las de mayor crecimiento de América Latina, a la crisis el año pasado.

El anuncio de Morales de que pensaba presentarse a las elecciones de 2025 provocó posteriormente una ruptura que ha privado al gobierno de Arce de su mayoría en el Congreso, obstaculizando aún más los esfuerzos por responder a los problemas financieros al evaporarse de nuevo las reservas del banco central.

Lea además: Los 4 retos para que Bolivia afronte la escasez de dólares con el uso de criptomonedas

Lula ha evitado tomar partido en la disputa, pintando en cambio la revuelta como parte de un movimiento antidemocrático más amplio en todo el mundo. Sin embargo, antes de su visita, también vinculó los problemas a los problemas económicos que la lucha en curso ha hecho más difícil de abordar para Bolivia.

PUBLICIDAD

"Los falsos demócratas intentan socavar las instituciones y ponerlas al servicio de intereses reaccionarios", dijo Lula durante su discurso del lunes ante el Mercosur. "Mientras nuestra región siga estando entre las más desiguales del mundo, la estabilidad política seguirá amenazada".

Lea más en Bloomberg.com