PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Negocios

‘Shang-Chi’, la primera película de superhéroes asiáticos de Marvel generó US$53 millones el viernes

La película se estrenó en un momento peligroso para la industria del cine por la pandemia y el impacto de la variante delta.

Esta es una de las cadenas donde se estrenó la película "Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings".
Por Christopher Palmeri y Kelly Gilblom
04 de septiembre, 2021 | 03:52 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La primera película de Marvel con un actor asiático como protagonista generó US$53 millones en la taquilla mundial hasta el viernes, según informó Walt Disney Co.

Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings ganó US$29,3 millones en la taquilla nacional, con otros US$23,4 millones en los mercados internacionales, dijo Disney. Esto la sitúa en la senda de los 60 millones de dólares durante el fin de semana de tres días, y en el rango de los 75 a 85 millones de dólares, incluyendo el día del trabajo.

PUBLICIDAD

La película se estrenó en un momento peligroso para la industria del cine. La reciente oleada de la variante delta del coronavirus ha dejado a los cines luchando por igualar las cifras de taquilla del año pasado. Esta misma semana, Paramount Pictures ha retrasado la fecha de estreno de su esperada secuela de Top Gun hasta el año que viene. Este tipo de películas suelen tener un presupuesto de producción superior a los 150 millones de dólares, y se gasta mucho más en su distribución y comercialización.

La película recibió el apoyo de la comunidad asiático-americana. En el cine AMC del barrio japonés de San Francisco, el Edward M. Lee Asian Pacific Democratic Club celebró el viernes una proyección de Shang-Chi.

También lee: Disney anuncia ingresos de US$125 millones en internet por “Black Widow”

PUBLICIDAD

El club quiere mostrar a Hollywood que las películas con reparto asiático son buenas inversiones, enviando ese mensaje ahora que la gente es reacia a ir a los cines y la asistencia podría ser escasa para la primera película de Marvel con un actor asiático como protagonista.

“Sabemos que tenemos que votar con nuestras carteras”, afirma Jay Cheng, miembro de la junta directiva del club.

Disney, por su parte, está apostando fuerte por la pantalla grande. Varias de las películas más esperadas de la compañía este año se estrenaron simultáneamente en los cines y en el servicio de streaming Disney+ de la compañía por un precio de 30 dólares. Otras fueron directamente al streaming. “Shang-Chi” se proyectará exclusivamente en los cines durante 45 días.

La compañía ha puesto en marcha su maquinaria de marketing, llegando a organizaciones benéficas, influencers y grupos profesionales asiático-americanos. Celebró un día de prensa separado para periodistas asiático-americanos, firmó un patrocinio con la empresa de agua con gas Sanzo, que puso los personajes de Shang-Chi en su popular sabor Lychee, y convirtió Run It, una de las canciones de la banda sonora, en el himno oficial del fútbol universitario en ESPN.

Estos esfuerzos podrían dar un impulso a las películas protagonizadas por asiáticos en Hollywood, que despegó con Crazy Rich Asians hace tres años y continuó con Parasite, de Corea del Sur, que ganó el premio a la mejor película en los Oscar del año pasado. Según Elaine Chang, profesora asociada de inglés y estudios teatrales en la Universidad de Guelph, Canadá, el hecho de que se produzca en un momento en el que aumentan los delitos de odio contra los asiáticos tiene una importancia especial.

“Incluso en el preestreno, estaba gritando”, dijo. “No puedo esperar”.

PUBLICIDAD

Shang-Chi está protagonizada por Simu Liu, más conocido por su trabajo en la comedia canadiense Kim’s Convenience, como el hijo de un jefe del crimen chino que se ve arrastrado de nuevo a los planes de su padre. El reparto incluye a la actriz asiático-americana Awkwafina, que también participó en Crazy Rich Asians, como su compañera. La estrella de las artes marciales de Hong Kong Tony Leung interpreta a su padre. Fue dirigida por Destin Daniel Cretton, un nativo de Hawái de ascendencia japonesa.

Los estadounidenses de origen asiático representaron alrededor del 7% de todos los espectadores frecuentes de cine en 2019, un porcentaje ligeramente mayor que su participación en la población general, según el grupo comercial Motion Picture Association. Solo un 3% de las películas más taquilleras estrenadas entre 2007 y 2019 contaban con un actor asiático en un papel principal o coprotagonista, según la Escuela de Comunicación y Periodismo Annenberg de la Universidad del Sur de California.

Las críticas de Shang-Chi han sido fuertes, obteniendo un 91% de aprobación de los críticos en el sitio de agregación Rotten Tomatoes. Se espera que genere US$52 millones durante los tres días del fin de semana del Día del Trabajo en el país, según predijo el investigador Boxoffice Pro antes del estreno de la película.

PUBLICIDAD

“La primera reacción del público a Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos ha sido abrumadoramente positiva”, dijo Disney en un comunicado el sábado, añadiendo que “los resultados del día de apertura muestran una recaudación muy grande”.

Aunque esto podría marcar un récord para las vacaciones, tradicionalmente lentas para la industria, probablemente palidecerá al lado de películas similares anteriores a la pandemia. Black Panther, la primera película de Marvel con un reparto mayoritariamente negro, recaudó 202 millones de dólares en su debut en 2018. Capitana Marvel, la primera dirigida por mujeres, generó US$153 millones un año después.

PUBLICIDAD

También lee: Disney, no hay que meterse con los superhéroes

Muchos de los mercados más difíciles de predecir están en Asia, donde algunos países han vuelto a cerrar los cines debido a la pandemia.

En China, donde los cines están abiertos, varias grandes películas de Hollywood aún no tienen fecha de estreno, incluida Shang-Chi. En el año del centenario de la fundación del partido comunista del país, las películas locales se llevan toda la atención, según Stanley Rosen, profesor de ciencias políticas de la USC.

PUBLICIDAD

La estrategia de estreno de Disney en las salas de cine y en el streaming ya le ha metido en un buen lío a nivel nacional. La estrella de Black Widow, Scarlett Johansson, demandó a la compañía en julio, diciendo que la decisión de poner su película en línea al mismo tiempo que en los cines le costó las bonificaciones de taquilla que habría ganado con un debut sólo en los cines. Después de que el director ejecutivo de Disney, Bob Chapek, se refiriera al estreno de 45 días en los cines de Shang-Chi como un “experimento interesante”, su actor principal replicó.

“No somos un experimento”, tuiteó Liu. “Somos los desvalidos; los subestimados. Somos los que rompen el techo”.

En el estreno de la película el 16 de agosto en Los Ángeles, el productor de Shang-Chi, Jonathan Schwartz, se paseó por la alfombra roja, decorada con utilería y trajes de la película, y respondió a las preguntas de la prensa.

“Creo que va a significar mucho para la representación, con la esperanza de inspirar a los miembros del público asiático-americano”, dijo. “También creo que va a ser simplemente una gran película de Marvel, introduciendo un nuevo superhéroe divertido en la mezcla”.

PUBLICIDAD