PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

La inflación irrumpe en las fiestas, achicando menúes y arruinando tradiciones

Instantáneas de cinco países ponen de manifiesto algunas de las formas en que los precios desbocados de los alimentos afectarán las festividades de fin de año

Este año, más familias rumanas comprarán salchichas para comer en Navidad en vez de un cerdo entero.
20 de diciembre, 2021 | 08:10 am
Tiempo de lectura: 9 minutos

Bloomberg — Pasteles de frutas. Latkes. Ponche de huevo. Tamales. A medida que las familias de todo el mundo vuelven a planificar las celebraciones navideñas, se encuentran con una dura realidad: los alimentos tradicionales, especialmente los que se venden por un tiempo limitado aún en un año normal, se han vuelto significativamente más costosos en 2021, si es que siquiera están disponibles.

“En lugar de los pavos o bistecs, podría considerar algo menos costoso en ese lado de la mesa”, dijo Curt Covington, director senior de crédito institucional en AgAmerica Lending, que presta dinero a los agricultores. Pero no se puede escapar de los aumentos: Todo en la mesa de las fiestas “va a ser más caro”.

PUBLICIDAD
Los precios de los alimentos suben para casi todos los gruposdfd

A continuación se presentan instantáneas de cinco países -Brasil, China, Reino Unido, Rumanía y Estados Unidos- que ponen de manifiesto algunas de las formas en que los precios desbocados de los alimentos afectarán las festividades de fin de año. Puede que los hogares anhelen la vuelta a la normalidad, pero con unas cadenas de suministro que ceden bajo el peso de la escasez generalizada de mano de obra y la continua tensión causada por Covid-19, alimentar a las familias en estas fiestas será cualquier cosa menos normal.

Brasil: El pescado del Amazonas sustituye a las importaciones caras

Fátima Santos describe la cena de Nochebuena de su familia en 2021 en una palabra: magra. Ni el bacalao ni el pavo -los tradicionales centros de mesa en muchos hogares brasileños para las fiestas- serán parte este año, dijo esta peluquera desempleada de 41 años mientras buscaba ofertas en los estantes de un supermercado de Río de Janeiro. “El huevo es el nuevo filete en nuestra casa. Hasta el arroz y las alubias son súper caros”, dice. No es una especialidad de temporada, pero el plato básico podría adornar más mesas navideñas como la suya, a medida que los precios de la carne son cada vez más difíciles de digerir.

Una pescadería en Brasildfd

Aunque el país es uno de los mayores productores agrícolas del mundo, el aumento de la demanda en el extranjero y la debilidad de la moneda local están haciendo que las exportaciones sean más rentables, dejando menos alimentos cultivados en Brasil para los locales. Al mismo tiempo, el clima extremo de este año -la peor sequía en un siglo seguida de una helada sin precedentes- dañó gravemente las cosechas del país, avivando la inflación. La Fundación Getulio Vargas calcula que los precios de la carne de vaca han subido un 15% en el último año, mientras que el coste del pollo se ha disparado más de un 24%.

PUBLICIDAD

La cadena de supermercados Zona Sul ha intentado abastecer sus estantes con más productos locales para que las familias puedan evitar lo peor de la inflación. El tradicional bacalao noruego sigue estando disponible en las semanas previas a la Navidad, pero la tienda también está promocionando el pirarucú amazónico a mitad de precio. Con las importaciones de vino espumoso retrasadas por la escasez de contenedores, la cadena está descontando las alternativas regionales. “A medida que el poder adquisitivo disminuye, la gente busca marcas secundarias”, afirma el director ejecutivo de la cadena, Pietrangelo Leta.

Priscila Santos debió aumentar los precios de sus postres navideños más de 10%.dfd

Priscila Santana, cocinera profesional, suele vender rabanadas -un postre parecido a las tostadas francesas- durante las fiestas. Pero este año ha tenido que subir los precios más de un 10% por el aumento de los costes del pan, la leche y los huevos, además de la gasolina necesaria para llegar a la tienda. A pesar de haber empezado a vender varias semanas antes este año y de aceptar tanto tarjetas de crédito como tickets de comida emitidos por empresas, sigue viendo una menor demanda. “Espero vender un 20% menos este año. Algunos de mis clientes han tenido que renunciar a las rabanadas para comprar su almuerzo”.

China: La acumulación de reservas dispara los costes

En el país más poblado del mundo hay comida de sobra, insiste el Ministerio de Comercio. Pero eso no ha impedido a los hogares chinos abastecerse -y en algunos casos, acaparar- tras un confuso aviso del gobierno a principios de noviembre que animaba a la gente a reponer lo esencial antes del invierno, avivando el temor a las restricciones de viaje, los brotes de virus, el clima extremo o algo peor.

Normalmente una familia sólo necesita almacenar un saco de harina, pero ahora están comprando dos o incluso tres sacos. Por supuesto que los precios aumentarán”, dijo un comerciante que lleva casi 30 años vendiendo fideos, envoltorios de dumplings y tortitas chinas. Hablando desde detrás de su puesto en un mercado de Pekín, pidió ser identificado sólo por su apellido, Zhou. “Cuantas más familias acaparen harina, más subirán los precios”.

Los sacos de harina de 25 kilos que compra a su proveedor son un 30% más caros que hace un mes, y ahora cuestan más de 90 yuanes (US$14). Pero Zhou ha subido su propio precio de venta en menos de un 20%, incluso cuando se acerca el solsticio de invierno -Dongzhi-, que impulsa la demanda de manjares tradicionales como las albóndigas y los fideos. “Mis costes han subido, pero no puedo aumentar los precios o perderé clientes”, dijo.

Reino Unido: Las granjas de pavos pagan por mano de obra

PUBLICIDAD

“No hay ningún producto que utilicemos en esta granja cuyo precio no haya subido”, dijo Becky Howe, agricultora de tercera generación, mientras observaba a los trabajadores guiar una bandada de pavos a un establo abierto en el último día de sacrificio en la granja de pavos John Howe, a las afueras de Kent. Eso incluye el coste del acero utilizado para construir los establos, la paja cortada para la cama, el pienso de maíz, el gas, los cartones de embalaje e incluso la cera para la línea de desplume automatizada. La granja no preveía semejante presión inflacionista cuando aumentó el tamaño de la manada de este año en un 25% y, por primera vez, empezó a criar también gansos.

En la granja familiar de Becky Howe, la falta de mano de obre es el principal desafío.dfd

El mayor dolor de cabeza ha sido encontrar suficientes trabajadores durante noviembre y diciembre, la época de mayor actividad de la granja. La mayoría de sus empleados son extranjeros que llegan al país con permisos de visado temporales; la granja ha aumentado los salarios este año para retener al personal. Ha subido el precio de sus pavos un 8%, pero sus propios costes han subido más. “La suba de precios no lo ha cubierto todo y hemos tenido que absorber todo lo que hemos podido”, dijo Howe. “No queremos pasar demasiado a los consumidores y asustarlos de manera que que no compre nuestros pavos”.

Preocupados por el aumento de los precios -además de la escasez de camioneros en el Reino Unido, que no hará más que agravar la situación-, los vendedores dicen que algunas familias de Londres empezaron a comprar sus pavos de Navidad ya en octubre de este año. La demanda de aves más pequeñas es especialmente alta, ya que el temor a los virus atenúa el optimismo de que las familias extensas vuelvan a reunirse este año tras un 2020 de bloqueo.

PUBLICIDAD

Rumanía: El precio del cerdo, por las nubes

En el campo rumano, la celebración ortodoxa de San Ignacio, que tiene lugar el 20 de diciembre, sigue un guión tradicional desde hace siglos: Comprar un cerdo a un granjero de confianza, degollarlo, quemar la piel y limpiar el cadáver con ayuda de amigos y familiares al amanecer. Todas las partes del animal, desde las patas hasta la grasa y los intestinos, se transforman en docenas de platos para alimentar a la gran familia de una casa en Navidad, Año Nuevo y todas las comidas intermedias.

PUBLICIDAD

Al menos, esa era la costumbre. Este año, cada vez más familias se limitan a comprar salchichas en el supermercado al volver del trabajo y se dan por satisfechas, dice Adi Rusu, un agricultor de 40 años de la aldea de Posta Calnau. La familia de Rusu lleva 40 años criando cerdos, pero con los costes de los piensos y la electricidad por las nubes, los riesgos de un brote de peste porcina mortal y los clientes optando cada vez más por opciones más sencillas, su familia se plantea si merece la pena. A los vecinos les resulta difícil justificar el pago de hasta 1.500 lei rumanos (unos US$340) por un cerdo local, lo que supone un aumento del 50% en los últimos cuatro o cinco años. Al mismo tiempo, las restricciones de viaje por el Covid-19, que mantienen a muchos rumanos trabajando en el extranjero, hacen que se reduzcan los tamaños de las cenas y que haya poco incentivo para cocinar suficiente cerdo para comer durante al menos siete días seguidos.

“Cada vez es más obvio que no podemos comer tres veces más que en una semana normal en Navidad”, dijo Marioara Mihalcea, director de la empresa cárnica M&R en Iasi. “Sabes que siempre puedes encontrar carne fresca en los estantes”.

Rusu sólo tenía seis cerdos en oferta este año, aproximadamente una quinta parte de lo que normalmente vendería, después de que muchos de los lechones murieran al nacer, pero decidió que complementar con más lechones de granjas comerciales para obtener un beneficio de sólo 400 lei (unos US$90) por cada uno no tenía sentido económico este año. Los clientes potenciales “no compran a nadie; van al supermercado”, dice Rusu, que aprendió la cría de animales de su padre. “Los que saben prepararlo van desapareciendo poco a poco, y los jóvenes no están interesados en aprender”.

PUBLICIDAD

En EE.UU., la temporada de galletas se resiente

Los estadounidenses, que consumen más mantequilla que nunca, se darán cuenta de que les cuesta más que un talle de pantalón en estas fiestas. La mantequilla, antaño denostada por sus grasas saturadas, ha vuelto a ser popular a medida que los compradores adoptan dietas ricas en grasas, lo que ha llevado el consumo per cápita a 6,3 libras en 2020, el más alto en los datos que se remontan a la presidencia de Ford. El consumo de mantequilla suele alcanzar su punto máximo en el cuarto trimestre gracias a todas las galletas navideñas, el puré de patatas y otras tradiciones llenas de sabor que adornan la mesa. También se está disparando su precio.

Los precios al por mayor de la mantequilla de grado AA han subido un 40% desde el año pasado, hasta más de 2 dólares la libra. Hay mucha leche para fabricarla, pero el envasado y el transporte han sido un reto en medio de la escasez generalizada de mano de obra y materiales. Grassland Dairy Products, de Greenwood (Wisconsin), subió recientemente sus precios para los supermercados por primera vez en cuatro años. Su presidente, Trevor Wuethrich, citó el aumento de los gastos de cartón, los problemas de transporte y su propia decisión de aumentar los salarios por hora en septiembre para retener a los empleados capacitados.

Dina Cimarusti está pagando 40 centavos de dólar más que lo habitual por cada libra de manteca.dfd

Algunos hogares se decantan por los aceites vegetales para untar, como la margarina, para reducir costes, aunque estos también están subiendo de precio. Dina Cimarusti, propietaria de la recién inaugurada panadería Sugar Moon de Chicago, pagó a principios de diciembre 40 centavos más de lo habitual por la mantequilla. Para ella, sustituirla no es una opción: Es un ingrediente importante para muchos de sus pasteles caseros, como bollos, galletas y pasteles.

PUBLICIDAD

“No se trata sólo de la mantequilla”, dice. “Incluso los precios de mis productos han subido mucho desde que abrí”, dice Cimarusti, de 36 años, cuya tienda se inauguró en septiembre. “A menos que suba mis precios, es evidente que estoy perdiendo dinero”. Por ahora, se mantiene firme. “Iba a esperar a que pasara”, dijo, vestida con un delantal verde y pantalones vaqueros, pesando bloques de mantequilla de medio kilo antes de verterlos en una gran batidora de acero para hacer galletas de melaza. “Sólo intento que sea asequible”.

Le puede interesar:

Alta inflación aún no tiene fecha de término: AMLO

¿La otra cara de la inflación? Empieza a reducir la carga de la deuda mundial

¿Cambio en los planes del BanRepública? Inflación pone presión en Colombia

PUBLICIDAD