Actualidad

Estadounidenses ultra ricos hacen a Katy Knox, de BofA, algunas preguntas inusuales

La directora de banca privada de Bank of America supervisa un grupo que gestiona clientes dispuestos a invertir al menos US$3 millones. El negocio está en auge, dice.

Hamptons
Por Katherine Doherty
23 de enero, 2022 | 12:01 PM

Bloomberg — Estos son tiempos extraños incluso para los estadounidenses más ricos: una pandemia sacudió al mundo y, sin embargo, todo aumentó de valor. Ahora muchos están llamando a sus administradores de patrimonio, haciendo más preguntas, con frecuencia inusuales.

¿Puede una tercera o cuarta vivienda ser una buena inversión? ¿Debo agregar criptomonedas a mi cartera de inversiones? ¿Cómo aprovecho mi colección de arte? ¿Es hora de vender el negocio familiar y mudarse a Florida, o tal vez simplemente mudarse a Florida? ¿Pueden los nietos unirse a la próxima llamada de planificación patrimonial en Zoom?

Como directora de la banca privada de Bank of America Corp. (BAC), Katy Knox lo ha escuchado todo, y más, mientras supervisa a más de 4.000 empleados que ayudan a los clientes dispuestos a invertir al menos US$3 millones, y a menudo mucho más. La veterana de la banca, con 35 años de experiencia, se hizo cargo de la división en 2018, liderando el negocio a través de un período de cambio de marca de lo que antes era U.S. Trust a Bank of America Private Bank. Algunos clientes tienen más de US$1.000 millones para invertir.

PUBLICIDAD

La experiencia actual de Knox muestra una industria en medio de cambios rápidos. La competencia entre los asesores patrimoniales, particularmente para las personas con un patrimonio neto muy alto, es alta. Y los activos están creciendo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, de repente, hay muchos más millonarios que buscan asesoramiento en las empresas financieras. Los terremotos económicos provocados por el Covid-19 han sido duros para gran parte de la sociedad pero, en general, buenos para las personas que comenzaron con cantidades significativas de efectivo y activos, o negocios que se beneficiaron de la pandemia. Los precios de las acciones, los bienes raíces y las bellas artes se dispararon. Sectores como el tecnológico florecieron.

El banco privado de BofA tiene ahora presencia local en 40 mercados de Estados Unidos, frente a los 25 que tenía desde que Knox se hizo cargo. Este año pretende aumentar ese número a 50, es decir, duplicarlo en un periodo de cuatro años.

PUBLICIDAD

Pero con ese crecimiento, y la pandemia, han surgido muchas consultas que hace unos años habrían sido poco comunes. Uno de los temas principales: el cambio de residencia, o la compra de una segunda, tercera o incluso cuarta vivienda como futura inversión.

“Es el mercado más popular que he visto”, dijo Knox en una entrevista desde el piso 50 de su oficina con vista al Bryant Park de la ciudad de Nueva York. Una de cada cinco propiedades compradas por clientes del banco privado o de la división de Merrill Lynch es ahora una casa extra, frente a cada siete antes de la pandemia.

Muchos clientes empiezan por cambiar de residencia. Algunos abandonaron las ciudades durante los primeros brotes de Covid-19 y se “enamoraron” de los lugares más acogedores en los que se refugiaron, como el valle del Hudson y los Hamptons, dijo Knox.

Viviendas en Florida

Pero también están interesados en lugares más cálidos, como Palm Beach, Naples y Miami en Florida. Además del clima, el estado tiene otra característica atractiva: impuestos más bajos, que es otro tema candente de conversación en el banco. Los ricos han pasado el último año presionando a sus asesores para obtener información sobre los gravámenes adicionales que los demócratas que controlan la Casa Blanca y el Congreso podrían obtener de las personas con altos ingresos.

“Hubo muchos escenarios hipotéticos” que se discutieron a principios de la pandemia, principalmente en torno al impuesto sobre las ganancias de capital, dijo Knox. El nuevo año presenta la posibilidad de que se produzcan más cambios.

Los clientes están buscando oportunidades para mitigar los posibles cambios fiscales, incluyendo los ingresos y la gestión de las distribuciones de fideicomisos, dijo.

PUBLICIDAD

En cuanto a la próxima frontera, las criptomonedas están generando interés entre los ricos, especialmente entre aquellos que buscan diversificar sus inversiones.

“Nuestros clientes tienden a sentir curiosidad por todo el ecosistema que se está desarrollando, desde las monedas hasta las diversas aplicaciones de la tecnología blockchain”, dijo Knox. “Se trata claramente de un área de rápido desarrollo de los mercados de capitales y los clientes quieren entender si deben invertir, y las diferentes formas de obtener exposición”.

La filantropía también despegó durante la pandemia y sigue al alza en toda la banca privada, dice Knox. “Muchos clientes están optando por hacer donaciones en vida para ver el impacto y poder involucrarse directamente con las organizaciones o personas a las que apoyan”, dijo.

PUBLICIDAD

La experiencia de más de tres décadas de Knox en el banco le da una perspectiva única para compartir con los clientes. Se ha convertido en una de las mujeres más destacadas de Bank of America, ocupando un puesto en el equipo directivo y reportando directamente al Consejero Delegado Brian Moynihan.

Su papel se ampliará en el nuevo año, con responsabilidades añadidas de dirigir un equipo de especialistas en fideicomisos, así como líderes en la unidad de estrategia bancaria y de préstamos.

PUBLICIDAD

Juegos de la NFL, Art Basel

Su liderazgo a lo largo de los años ha afectado a todas las unidades de la empresa en la banca comercial, corporativa y minorista. En su puesto actual, Knox suele recibir a los clientes, ya sea en una cena, en una visita privada al Museo Rubell en Art Basel, en Miami, o en el palco privado del propietario de los New England Patriots, Robert Kraft, en un partido de fútbol americano de la NFL. Cuando la pandemia de Covid-19 estaba en su peor momento, y los eventos en persona se redujeron, los clientes optaron por el vídeo o las llamadas telefónicas con sus familiares.

Knox también ha visto un cambio en la forma en que las personas piensan sobre su riqueza y el legado que dejarán atrás. Ellos “quieren vivir su legado ahora mismo. No significa que no estén planeando para su familia. Significa que han aumentado sus donaciones, su pasión por las organizaciones y el impacto que pueden tener”, dijo.

Los clientes también están pensando en la próxima generación. En la banca privada, los clientes han contribuido un 25 % más a cuentas fiduciarias en los últimos 12 meses que en los dos años anteriores, según Knox. También están invirtiendo en arte, construyendo colecciones que pueden usar como garantía.

PUBLICIDAD

El impulso no parece frenarse. El negocio ha añadido más de 3.400 nuevos clientes desde principios de 2020, y el crecimiento está superando los niveles anteriores a la pandemia. También se están añadiendo asesores a la altura de la necesidad. Lo que empezó con 300 profesionales en 2015 ha llegado a 500 y se espera que crezca hasta más de 600 en los próximos años.

La banca privada representó US$625.000 millones de un total de US$4,3 billones en saldos de clientes en la gestión de patrimonios de Bank of America durante el último trimestre de 2021. La unidad registró un saldo de activos bajo gestión de US$360.000 millones, un 15% más que en el mismo periodo del año anterior.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

Los ultrarricos apuestan cada vez más por las criptomonedas

Economía multimillonaria está en auge, y aviones privados escasean

Uno de los auges inmobiliarios más calientes es impulsado por el alza de temperaturas

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

Convierta a Bloomberg Línea en su fuente de noticias

PUBLICIDAD