Salud

Aumentan reportes de misteriosa enfermedad hepática en niños en EE.UU.

Se han reportado más de 160 casos de hepatitis pediátrica grave, o inflamación del hígado, en niños sin problemas de salud preexistentes en varios países

Un grupo de estudiantes se desplaza a la escuela en bicicleta en San Francisco, California, Estados Unidos, el viernes 14 de enero de 2022.
Por Madison Muller
27 de abril, 2022 | 03:44 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Al menos seis estados de Estados Unidos reportaron casos confirmados o sospechosos de un trastorno hepático grave e inexplicable en niños que también se ha detectado en otros países.

Funcionarios de Delaware confirmaron el caso en un niño, según un comunicado enviado por correo electrónico, que se suma a informes anteriores de Alabama, Carolina del Norte e Illinois. Funcionarios de salud en el estado de Nueva York y Wisconsin dijeron que están investigando informes de hepatitis pediátrica que coinciden con una descripción publicada la semana pasada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU..

PUBLICIDAD

Se han reportado más de 160 casos de hepatitis pediátrica grave, o inflamación del hígado, en niños sin problemas de salud preexistentes en alrededor de una docena de países, incluidos el Reino Unido, Canadá y Japón. El trastorno se ha visto principalmente en niños menores de 10 años y ha dejado a algunos en la necesidad de trasplantes de hígado. Los investigadores están estudiando los vínculos con la infección por adenovirus, una familia de patógenos que más comúnmente causan síntomas similares a los del resfriado, así como con el Covid-19.

Los investigadores todavía están recopilando reportes de la enfermedad, y es demasiado pronto para decir qué está provocando la serie de enfermedades, dijo en una entrevista Anthony Fauci, asesor médico jefe del presidente Joe Biden y director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

PUBLICIDAD

“Todavía es un misterio”, dijo Fauci. “Parece estar asociado con el adenovirus, pero no es seguro”.

Los informes de casos sospechosos en EE.UU. comenzaron a surgir la semana pasada después de que los CDC notificaran sobre nueve casos graves de hepatitis sin causa conocida en niños previamente sanos de uno a seis años en Alabama. Las pruebas de laboratorio determinaron que varios niños tenían adenovirus tipo 41, que más comúnmente causa gastroenteritis aguda pediátrica, a veces llamada gastroenteritis, que puede provocar náuseas, vómitos, diarrea y, a veces, síntomas más graves.

Carolina del Norte identificó casos en dos niños más el mes pasado, quienes se han recuperado desde entonces. Ninguno de los dos resultó estar infectado con adenovirus, dijeron las autoridades. Illinois dijo el lunes que había identificado tres casos de hepatitis pediátrica grave, uno de los cuales requirió un trasplante de hígado. Funcionarios de salud de Delaware dijeron el martes que habían identificado un caso en un niño menor de 5 años, que actualmente está hospitalizado y en tratamiento.

Descripción coincide

En el estado de Nueva York y Wisconsin, las autoridades sanitarias están investigando varios casos que parecen coincidir con la descripción de los CDC. Varios estados que respondieron a preguntas enviadas por correo electrónico dijeron que aún no han identificado algún caso que cumpla con los criterios y dijeron que están trabajando en estrecha colaboración con otros departamentos de salud en EE.UU. y monitoreando atentamente sus situaciones locales. El Departamento de Servicios de Salud de Wisconsin emitirá una alerta para alentar a los sistemas de salud a informar casos sospechosos, según un correo electrónico.

PUBLICIDAD

Debido a que los casos aparecen en grupos, es probable que sean causados por un organismo viral, según Tina Tan, médica especialista en enfermedades infecciosas pediátricas en el Hospital Infantil Lurie en Chicago y miembro de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América, pero los expertos todavía desconocen en gran medida qué virus podría ser.

“Lo más inusual de todo esto es que el adenovirus generalmente no causa hepatitis grave en niños sin problemas de salud subyacentes”, dijo Tan. Alrededor del 75% de los casos en todo el mundo se han relacionado con el adenovirus, dijo. Aunque varios de los niños también dieron positivo por Covid-19, Tan dijo que es poco probable que los casos de hepatitis sean causados por el SARS-CoV-2.

PUBLICIDAD

Ninguno de los casos ha sido atribuido a la familia de virus que se sabe causan hepatitis aguda. Los niños generalmente son vacunados contra la hepatitis A, mientras que las hepatitis B y C son menos comunes en los niños debido a la forma en que se adquieren las infecciones, a menudo a través de contacto sexual o al compartir agujas.

Un aspecto positivo de la pandemia, dijo Tan, es una mejor y más temprana comunicación por parte de los CDC, que ha pedido a los centros de salud que informen cualquier caso de hepatitis pediátrica sin origen conocido a los departamentos de salud estatales y que realicen pruebas de adenovirus.

Con la asistencia de Jeannie Baumann.

PUBLICIDAD