Chile

Fitch: Nueva Constitución impactaría el modelo de negocio del sistema de salud de Chile

La clasificadora de riesgo cree que lo aprobado por la Convención limitaría las operaciones de prestadores privados de salud

Una reunión de la Convención Constituyente en el antiguo Congreso Nacional de Chile en Santiago, Chile, el 11 de abril. 
23 de mayo, 2022 | 03:02 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Santiago — Fitch Ratings cree que el proyecto de Constitución escrito por la Convención de Chile podría limitar y reducir los niveles de operación y ocupación del segmento de prestadores privados de salud, y posiblemente eliminar sus negocios bajo el formato de Institución de Salud Previsional (Isapre) con el que operan actualmente, informó en un comunicado.

La agencia internacional de calificación de riesgo no observa un “impacto inmediato” en las clasificaciones de los emisores que clasifica en la industria de la salud en caso de aprobarse la nueva Constitución en el plebiscito de salida del 4 de septiembre.

Entre las normas que consideran relevantes para la evaluación, dado su efecto “potencial” en el desempeño financiero de la industria, destacan que las que acuerdan que el sistema estará integrado por prestadores de salud públicos y privados; el Estado deberá velar por el fortalecimiento y desarrollo de las instituciones públicas de salud; y las cotizaciones que pagan los empleadores o trabajadores independientes y que actualmente pueden ir al sistema de administración pública como el Fondo Nacional de Salud (Fonasa) o de administración privada, como las Isapres, solo podrán utilizarse para “aportar solidariamente al financiamiento” de un sistema nacional de salud que será público. “Es decir, ya no habrá libertad de elección entre una aseguradora de salud pública y una privada, pues estos fondos serán administrados por un organismo público”, concluye la agencia.

PUBLICIDAD

Según la agencia, lo aprobado por el Pleno de la Convención introduciría cambios relevantes en el sector salud, lo que tendría consecuencia en “distinta medida a los operadores de la industria y al mismo tiempo tendrá un gran impacto en la población, en particular, en los afiliados al sistema de Isapre”.

El análisis destaca que, no obstante, se descartó el requisito de que los prestadores privados tuvieran que ser sin fines de lucro para integrarse al sistema nacional de salud, lo que la agencia recalca: “Hubiera profundizado aún más un cambio en la industria, excluyendo la posibilidad de que las clínicas privadas dieran acceso a servicios de salud a cualquier afiliado que cotizara solo en el servicio público”.

Fitch clasifica cuatro operadores en la industria de la salud en Chile; dos de ellos operan bajo un modelo que integra el segmento de prestación de salud, así como el segmento asegurador: Banmédica y Bupa Chile, que son controladas por grandes grupos internacionales como UnitedHealth Group Incorporated y Bupa Finance Plc, respectivamente.

PUBLICIDAD

UNA ALTERNATIVA

“Como se puede desprender del actual texto de la nueva Constitución, desaparecerán las Isapres como operadores de seguros de salud ligados a las cotizaciones obligatorias de los trabajadores. En el nuevo sistema propuesto, dichas cotizaciones obligatorias de salud serán administradas exclusivamente por una entidad pública”, reiteró la agencia.

En ese sentido, apunta a que las compañías propietarias de las Isapres en Chile han estado desarrollando, paralelamente, un segmento de seguros de vida privado, el que funciona como complemento en algunos casos. Y observa que las empresas que están incursionando en esta modalidad serán la alternativa que “tendrán los grupos para seguir participando del negocio de seguros de salud”.

TE PUEDE INTERESAR:

PUBLICIDAD