Asia

Kishida será el primer premier japonés en asistir a la cumbre de la OTAN

El aumento de precios y la caída del yen ensombrecen las elecciones del 10 de julio

Fumio Kishida, primer ministro de Japón, habla durante una conferencia de prensa tras la reunión de líderes del Diálogo Cuadrilateral de Seguridad (Quad) en la residencia oficial del primer ministro en Tokio, Japón, el martes 24 de mayo de 2022.
Por Isabel Reynolds
15 de junio, 2022 | 01:11 PM

Bloomberg — El primer ministro japonés, Fumio Kishida, tiene previsto asistir a una cumbre de la OTAN a finales de junio, convirtiéndose de esta manera en el primer premier japonés que participa en una reunión de esta naturaleza.

Kishida anunció la decisión de unirse a la reunión en una conferencia de prensa celebrada el miércoles con motivo del final de la actual sesión parlamentaria.

Japón ha desempeñado un papel clave en el apoyo a la campaña liderada por Estados Unidos para castigar al presidente ruso Vladimir Putin por su invasión a Ucrania, y Kishida dijo que su asistencia ayudaría a subrayar que romper las reglas internacionales implica pagar un alto precio.

PUBLICIDAD

El final de la sesión allana el camino para las elecciones en la Cámara Alta, que tendrán lugar el 10 de julio. Se espera que el Partido Liberal Democrático de Kishida, actualmente en el poder, y su socio de coalición, Komeito, mantengan fácilmente su mayoría en el organismo, donde se someten a votación la mitad de los 248 escaños.

Una victoria en las elecciones de la cámara, menos poderosa que su contraparte, daría al primer ministro hasta tres años sin necesidad de enfrentarse a otra prueba en las urnas.

Es poco probable que la caída del yen, que tocó un mínimo de dos décadas, perjudique seriamente las perspectivas de Kishida en las elecciones. Esto debido a una oposición dividida y sumida en índices de apoyo de un solo dígito. Las encuestas muestran un amplio apoyo público a la dura postura del primer ministro contra Rusia y el respaldo a las políticas de Covid-19 del gobierno, con una de las tasas de mortalidad más bajas entre las economías avanzadas.

PUBLICIDAD

Kishida dijo que tomaría medidas para mantener bajos los precios de productos alimentarios clave, como el trigo y la carne, achacando la inflación al aumento de los costos de los alimentos y la energía. También dijo que crearía una sede gubernamental para hacer frente a los altos precios y al aumento de los salarios de los trabajadores.

El yen marcó un nuevo mínimo de 24 años, llegando a las 135,59 unidades frente al dólar a principios del miércoles, en medio de una ola de debilidad renovada luego de que las cifras de inflación en EE.UU. fueran más fuertes de lo esperado a finales de la semana pasada. La caída del yen acentuará la preocupación de los hogares y las empresas, ya afectados por el aumento de los precios de la energía y las materias primas en este país tan dependiente de las importaciones.

Kishida tiene una de las cifras de apoyo más altas para cualquier líder de una nación del Grupo de los Siete: alcanzó el 57% en una encuesta de Kyodo News este mes. Esta cifra supuso un descenso de 5 puntos porcentuales con respecto a hace un mes, y Kishida ha dicho a menudo al público que está actuando para aliviar el dolor de la subida de los precios.

La ira del público se ha dirigido al gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, que se ha disculpado por sus comentarios sobre cómo los consumidores se estaban volviendo más tolerantes a los precios más altos. La encuesta de Kyodo reveló que el 59% de los encuestados considera que Kuroda no es apto para el cargo de gobernador.

Con la asistencia de Yuko Takeo.

PUBLICIDAD