Estilo de vida

¿Un mal día de trabajo? Así es como puedes hacer que tu día sea más productivo

Una nueva investigación identifica cinco tipos de días de trabajo y cómo evitar los malos.

Empleados trabajan frente a computadoras en la oficina de Traveloka Indonesia PT en Yakarta, Indonesia, el miércoles 11 de octubre de 2017.
Por Arianne Cohen
09 de octubre, 2022 | 04:33 PM

Bloomberg — Son las doce del mediodía en el trabajo y tu lista de tareas de la mañana sigue permanece sin ser tocada. Quizás has visto los correos electrónicos, has comido tres veces y has vagado en el ciberespacio. Sólo quieres sentarte ahí.

De acuerdo con tres investigadores de la Virginia Commonwealth University, que analizaron 11.245 encuestas sobre la jornada laboral realizadas durante dos a nueve meses a 221 trabajadores de oficina, estás teniendo un día sin compromiso. Comprobaron que los empleados pasan por un ciclo de días ideales, típicos, desvinculados, de crisis y tóxicos, y que los mismos tipos de días tienden a aparecer consecutivamente: Un día de desconexión se convierte en tres.

Si se multiplica ese mal día por decenas de millones de empleados en millones de oficinas, se obtienen grandes problemas: baja productividad, baja calidad del trabajo, baja moral contagiosa y problemas para retener a personal bueno.

PUBLICIDAD

Los empleados no comprometidos tampoco innovan.

“Existe un libro de jugadas bastante sólido sobre lo que se necesita para que una empresa sea innovadora, pero no tenemos un buen manejo de cómo impulsar la creatividad entre los individuos desde un punto de vista organizativo”, dijo Mayoor Mohan, profesor asociado de marketing en la Escuela de Negocios de VCU y uno de los tres coautores. “El aspecto de la gestión de las personas no se ha tocado”.

El coautor Christopher Reina, profesor asociado de gestión y emprendimiento, se inspiró en sus propias experiencias corporativas pasadas, cuando sus días tendían a estropearse cuando los compañeros de trabajo le lanzaban bolas curvas, creando tareas imprevistas.

PUBLICIDAD

“Eso te desconcentra y es realmente desmotivador”, afirma. “Las demandas cambiantes con presiones de tiempo pueden realmente reducir tu capacidad para cumplir una tarea”. Reina comenzó con una sencilla pregunta de investigación: ¿Qué hace que tus días de trabajo vayan bien o no? Al fin y al cabo, ayer eras la misma persona y perfectamente productiva.

Los investigadores utilizaron un conjunto de datos de gran fiabilidad, recogidos entre 1996 y 1998 por un profesor de la Harvard Business School. Aunque la información pueda parecer anticuada, ha sido la piedra angular de varios estudios a lo largo de los años. Cuando intentan desentrañar un fenómeno, los investigadores utilizan este tipo de conjuntos de datos porque eliminan la incertidumbre sobre la recopilación y los factores de complicación como, por ejemplo, una pandemia.

“Las tensiones entre la libertad y la responsabilidad en el lugar de trabajo no cambian realmente con el tiempo”, afirma Markus Baer, profesor de comportamiento organizativo de la Universidad de Washington en San Luis, que no participó en la investigación. “Las técnicas de análisis han cambiado en los últimos 25 años y han aplicado nuevas herramientas”.

Los investigadores hallaron pruebas empíricas de cinco experiencias diarias distintas en el lugar de trabajo. Lo más sorprendente fue la medida en que los factores que determinan los días buenos frente a los malos estaban en su mayoría fuera del control de los trabajadores. Lo que significa que ese día de falta de compromiso no es culpa suya.

“Los líderes desempeñan un papel muy importante en la creación del entorno de trabajo y en la forma en que la gente lo percibe día a día”, dijo el autor principal, Alexander McKay, profesor asistente de gestión y emprendimiento.

Cinco tipos de días

Típico: 34% de los días. Navega suavemente a través de tareas que no requieren mucha reflexión. No está entusiasmado con el trabajo, pero tiene la motivación suficiente para estar ligeramente comprometido. Puede ser un día para ponerse al día. La creatividad no es ni alta ni baja. En general, es una jornada más.

PUBLICIDAD

“Mucha gente se deja caer en los días típicos, lo que puede ser un obstáculo tanto para la creatividad como para los días más ideales”, dice McKay.

Ideal: 29% de los días. Eres productivo, como un avión con viento favorable, alimentado por una mezcla positiva de autonomía, trabajo desafiante, recursos y apoyo de tu jefe y organización. Las presiones saludables, como las fechas, te mantienen en movimiento, y no te frenan los conflictos o la burocracia.

Crisis: 19% de los días. Apagando fuegos. Los factores positivos están presentes, como las tareas atractivas, pero hay problemas en abundancia: Un proyecto está implosionando, surge una reunión polémica o te falta un recurso crítico como el tiempo, el personal o el equipo. Percibes tu trabajo como creativo, pero en realidad no lo es.

PUBLICIDAD

Desenganchado: 10% de los días. Te has retirado porque faltan tanto los aspectos positivos como los negativos del entorno, lo que te deja sin presiones ni motivaciones. Tal vez las tareas sean una siesta y tu fecha de entrega no sea hasta diciembre. “Esto se traduce en una falta de energía”, dice Reina.

Tóxico: el 8% de los días. Los obstáculos, los retos o los conflictos se mezclan con una escasez de compensaciones positivas como la libertad, el trabajo atractivo y el estímulo. Puede que la política de la oficina se desborde o que el proyecto se paralice. Los conflictos emocionales tienden a hundir el barco (frente a los conflictos de tareas, que son desacuerdos sobre el trabajo y menos perjudiciales).

PUBLICIDAD

Las consecuencias negativas de la falta de compromiso y los días tóxicos están a la vista hoy en día, dijo Baer.

“La gente está dispuesta a abandonar el barco con facilidad, lo que te indica que no están muy comprometidos o quizás que hay demasiada toxicidad en el trabajo”, dijo. “Eso es preocupante”.

Baer atribuye a los investigadores de la VCU el haber analizado los factores clave que afectan al trabajo de forma holística y no individual. A diferencia de la mayoría de los estudios, que se centran en uno o dos aspectos del lugar de trabajo, los investigadores emplearon una metodología poco utilizada para estudiar factores del entorno laboral como la autonomía, el estímulo del supervisor y los impedimentos organizativos, entre otros, en una interacción de nueve vías.

PUBLICIDAD

¿Se avecinan días mejores?

El objetivo no es tener sólo días buenos (eso no es posible) y los días de crisis son importantes.

“Hay que debatir y discutir y chocar las cabezas para hacer avanzar las ideas”, dice McKay. Lo que importa es cómo respondes: ¿te hundes y tienes una serie de días tóxicos? ¿O estás motivado para el siguiente proyecto? Los jefes desempeñan un papel fundamental al proporcionar apoyo, recursos, estímulo y trabajo atractivo. Pero no demasiado.

“No se puede irrumpir y cambiar las cosas porque se haya leído un estudio en el que se dice que una mayor libertad y apoyo conduce a mejores días”, dice Mohan. El objetivo es ajustar la cultura para potenciar las experiencias positivas y aliviar las negativas con la esperanza de añadir días ideales y reducir los tóxicos, lo que requiere un conocimiento profundo de las experiencias cotidianas de los empleados.

PUBLICIDAD

Para los empleados, la conciencia es la mitad del juego, porque les permite ver hacia dónde se dirige su día y orientarse hacia las situaciones mejores. “Las personas que son conscientes no experimentan una trayectoria tan descendente”, afirma Reina, porque pueden dar un paso atrás y ver cómo se ha desarrollado el día sin juzgarlo ni sentir emociones negativas.

Y probablemente les esperan días mejores.

“No hay nada que sugiera que vayas a tener una semana de días tóxicos; hay una luz al final del túnel”, dijo Mohan. “O, si estás montando una ola, en algún momento esa ola se va a venir abajo”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD