Tecnología

Musk enoja a grupo latino invitando CEO despedida a reunión sobre discursos de odio

La persona invitada por la Liga de ciudadanos latinoamericanos unidos, Sindy Benavides, fue despedida como CEO del grupo el 22 de octubre

Almohadas con el logo de Twitter
Por Emily Birnbaum
02 de noviembre, 2022 | 01:46 PM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — La mayor organización latina de derechos civiles dice que fue excluida de una reunión con el nuevo CEO de Twitter Inc., Elon Musk.

La Liga de ciudadanos latinoamericanos unidos (LULAC, por sus siglas en inglés) dijo que perdió la oportunidad de hablar con Musk sobre sus planes para lidiar con los discursos de odio en la red social luego de que invitara a su ex titular a una reunión con líderes del área de derechos civiles el lunes.

Musk tuiteó el martes que se había reunido con líderes de grupos de derechos humanos, entre ellos LULAC, para hablar sobre sus planes para abordar la desinformación en la plataforma. Sin embargo, la persona que participó de la reunión, Sindy Benavides, fue despedida como CEO de LULAC el 22 de octubre.

PUBLICIDAD

“No representa a LULAC de ninguna manera y ante ninguna audiencia”, dijo el director de comunicaciones de LULAC, David Cruz, a Bloomberg News. “Su presencia nos impidió tener una voz y dar nuestra perspectiva a este debate clave en un momento crítico de nuestra historia”.

La junta nacional de LULAC votó por el cese de Benavides, según un comunicado de prensa que el grupo emitió el mes pasado y que decía que era el “comienzo de una nueva era” para el grupo.

Twitter no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

PUBLICIDAD

En las últimas semanas, la LULAC se ha dividido en dos facciones que compiten entre sí, y cada una de ellas afirma ser líder legítima de la organización. Después de que la mayoría de la junta directiva de LULAC votara para rescindir el contrato de Benavides, un grupo disidente de la organización votó para confirmarla como una de sus líderes, según el Dallas Morning News.

Benavides compartió una declaración del grupo escindido acusando a LULAC de “frustrar la voluntad de los miembros”.

El incidente muestra lo complicado que será para Musk navegar la dinámica de la comunidad de derechos civiles mientras intenta trabajar con sus líderes, muchos de los cuales han expresado su preocupación por sus planes de eliminar algunas de las salvaguardias de Twitter contra el discurso de odio, la desinformación y la violencia.

Musk, que se describe a sí mismo como un absolutista de la libertad de expresión, dijo anteriormente que espera reducir los esfuerzos de moderación de contenidos de Twitter y restaurar las cuentas de los usuarios que han sido eliminados, incluido el ex presidente Donald Trump, que fue suspendido a raíz de los violentos disturbios del Capitolio el 6 de enero.

Sin embargo, Musk tuiteó el martes que “Twitter no permitirá que nadie que haya sido excluido de la plataforma por violar las normas de Twitter vuelva a la plataforma hasta que tengamos un proceso claro para hacerlo, lo que llevará al menos unas semanas más.”

Dijo que se había reunido con líderes de la sociedad civil -entre ellos los responsables de la National Association for the Advancement of Colored People, la Anti-Defamation League y otros- para hablar “sobre cómo Twitter seguirá combatiendo el odio y el acoso y haciendo cumplir sus políticas de integridad electoral”.

PUBLICIDAD

Decenas de grupos de defensa de los derechos humanos pidieron esta semana en una carta abierta a los principales anunciantes de Twitter que boicotearan la plataforma si Musk rebaja las normas de seguridad de los contenidos.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD