Asia

Corea del Norte habría lanzado un ICBM tras advertir por ejercicios de EE.UU.

El lanzamiento llega un día después de que Pyongyang advirtiera a EE.UU. que terminara con ejercicios militares junto con aliados en la región o se enfrentara a retaliación

Imagen del lanzamiento de un misil en Corea del Norte
Por Jon Herskovitz, Sangmi Cha y Jenny Leonard
18 de noviembre, 2022 | 09:09 AM

Bloomberg — Corea del Norte hizo un lanzamiento de prueba de lo que se sospecha es un misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) con un rango estimado suficiente para alcanzar EE.UU., lo que llevó al país norteamericano a condenar lo que definió como una acción ilegal.

El misil norcoreano fue disparado el viernes, un día después de que Pyongyang advirtiera a EE.UU. que terminara con ejercicios militares junto con aliados en la región o se enfrentara a retaliación.

Llegó también horas después de que la vicepresidenta Kamala Harris llegara a Tailandia para el foro de Cooperación Económica e Asia-Pacífico. Harris mantuvo una reunión no prevista con líderes de Australia, Canadá, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur en los márgenes del evento para evaluar pasos a seguir tras el hecho.

PUBLICIDAD

“Condenamos enérgicamente estas acciones y volvemos a pedir a Corea del Norte que ponga fin a nuevos actos ilícitos y desestabilizadores”, dijo al inicio de la reunión. “He reafirmado nuestro férreo compromiso con nuestras alianzas del Indo-Pacífico. Juntos, los países aquí representados seguirán instando a Corea del Norte a comprometerse con una diplomacia seria y sostenida.”

El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur calificó el lanzamiento como una grave provocación y una seria amenaza que perjudica la paz.

El misil voló durante más de una hora, alcanzando una altitud de unos 6.000 kilómetros y una distancia de unos 1.000 kms, dijo a los periodistas el ministro de Defensa japonés, Yasukazu Hamada. Esto le da al misil un alcance implícito de más de 15.000 km, dijo, suficiente para llegar a Estados Unidos.

PUBLICIDAD

El tiempo de vuelo y el lugar de aterrizaje serían consistentes con un ICBM disparado en una trayectoria elevada para evitar pasar sobre territorio internacional. La última vez que Corea del Norte realizó con éxito una prueba de este tipo fue en marzo, cuando disparó su ICBM Hwasong-15 que alcanzó una altitud de 6.200 km y recorrió 1.080 kms para caer en el mar al oeste de Japón.

El ensayo puso de manifiesto los retos a los que se enfrenta la administración Biden para intentar frenar las ambiciones atómicas de Kim Jong Un. Kim está encontrando un espacio para aumentar las provocaciones y llevar a cabo movimientos militares contra Estados Unidos y sus aliados, mientras Biden se centra en la guerra de Rusia en Ucrania. Rusia y China, dos antiguos socios de Corea del Norte, tienen poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU y no han mostrado interés en castigar a Kim con sanciones adicionales.

Estados Unidos, por su parte, ha intensificado el entrenamiento conjunto con Corea del Sur y Japón en los últimos meses con simulacros destinados a disuadir los movimientos militares norcoreanos en tierra, mar y aire. Esto incluyó un simulacro conjunto de defensa antimisiles el jueves con Corea del Sur, que coincidió con la amenaza del ministro de Asuntos Exteriores norcoreano, Choe Son Hui, de una respuesta militar si EE.UU. sigue con los ejercicios conjuntos.

“Cuanto más empeñado esté EE.UU. en la ‘oferta reforzada de disuasión ampliada’ a sus aliados y cuanto más intensifiquen las actividades militares provocadoras y de farol en la península de Corea y en la región, más feroz será la contrapartida militar de la RPDC”, dijo en un comunicado emitido por los medios estatales, refiriéndose a Corea del Norte por su nombre formal.

China es el mayor benefactor de Corea del Norte y el presidente Xi Jinping ha celebrado una serie de cumbres con sus aliados, como Japón y Corea del Sur, durante las reuniones internacionales de los últimos días en Asia. Xi buscó la cooperación en la fabricación de alta tecnología en una reunión con el presidente surcoreano, Yoon Suk Yeol, en un momento en que la administración Biden ha puesto en marcha amplias restricciones a la venta de chips avanzados a China.

“Además del evidente enfado con Estados Unidos, Corea del Sur y Japón, es probable que Kim Jong Un no esté contento con las cumbres excesivamente amistosas de Xi Jinping con los presidentes Biden y Yoon”, dijo John Delury, profesor de Estudios Chinos en la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad de Yonsei, en Seúl.

PUBLICIDAD

El presunto lanzamiento de un misil balístico intercontinental pesó en el ánimo de los inversores, mientras el won surcoreano caía por tercer día consecutivo en medio de la incertidumbre sobre la política monetaria de la Reserva Federal

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, dijo que el misil probablemente cayó en aguas dentro de la zona económica exclusiva del país, lo que sería la primera vez en unos ocho meses. La Guardia Costera de Japón había previsto un aterrizaje a unos 210 kilómetros al oeste de la principal isla del norte, Hokkaido.

“Las provocaciones continúan a un ritmo sin precedentes”, dijo Kishida a los periodistas. “Repito que no podemos tolerar esto en absoluto”, dijo.

PUBLICIDAD

La última vez que Corea del Norte lanzó un presunto misil balístico intercontinental fue el 3 de noviembre: un cohete que voló hacia el este y alcanzó una altitud de 1.920 km antes de fallar, según el ejército surcoreano. También disparó un misil balístico de corto alcance el jueves.

Tipos de misiles balísticos probados por Kim Jong-undfd

Kim ha elevado las tensiones a su nivel más alto en años al disparar en las últimas semanas una avalancha de misiles que incluyó el primer disparo a través de una frontera náutica con Corea del Sur establecida tras la Guerra de Corea. Este año ha disparado más de 60 misiles balísticos, un récord que desafía las resoluciones de las Naciones Unidas que prohíben las pruebas.

PUBLICIDAD

Corea del Norte lleva décadas erizando la piel ante las maniobras militares conjuntas, calificándolas de preludio de una invasión. Estados Unidos, Japón y Corea del Sur han advertido de que el régimen de Kim parece estar dispuesto a elevar aún más las tensiones con su primera prueba de una bomba nuclear en unos cinco años.

Washington, Tokio y Seúl han prometido una respuesta coordinada si Pyongyang detona un artefacto atómico, lo que también violaría las resoluciones del Consejo de Seguridad. El ensayo nuclear podría servir para avanzar en la búsqueda de Kim de ojivas nucleares miniaturizadas para montarlas en misiles y atacar a Corea del Sur y Japón, que albergan el grueso de las tropas estadounidenses en Asia.

Corea del Norte también ha estado buscando aumentar la fuerza de una bomba más grande, que podría ser montada en un ICBM para apuntar a la patria estadounidense.

PUBLICIDAD

--Con la ayuda de Shinhye Kang, Francesca Stevens, Seyoon Kim, Lily Nonomiya, Hiroyuki Sekine, Ryotaro Nakamaru, Nick Wadhams y Emily Yamamoto.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD