Acciones de Spirit se hunden tras el bloqueo del acuerdo con JetBlue por motivos antimonopolio

Para aplacar las preocupaciones de monopolio, JetBlue se comprometía a vender varias puertas de aeropuerto y franjas horarias propiedad de Spirit a otras aerolíneas de bajo costo

Aviones de JetBlue y Spirit
Por Madlin Mekelburg
16 de enero, 2024 | 06:11 PM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — Una decisión de un juez federal bloqueó la compra de Spirit Airlines Inc. (SAVE) por parte de JetBlue Airways Corp. (JBLU) valorada en US$3.800 millones, alegando que la operación sofocaría a los competidores y elevaría los precios para los pasajeros.

William G. Young, juez de distrito de los EE.UU., se alineó con el gobierno federal y señaló que esta fusión perjudicaría a los consumidores al desaparecer la compañía aérea de tarifas económicas más importante de la nación y elevaría los precios en todo el sector.

VER +
Acciones de las aerolíneas de EE.UU. se dirigen a la primera ganancia anual desde la pandemia

“Si se autorizase a JetBlue a absorber Spirit, tal y como se plantea, se eliminaría una de las únicas competidoras importantes del sector aéreo que proporciona una innovación y una disciplina sobre los precios únicas”, explicó Young el martes. “Y lo que es peor, es probable que dicha fusión animara todavía más a JetBlue a renunciar a sus orígenes como aerolínea inconformista de bajo costo”.

El fallo se conoce después de un juicio muy vigilado celebrado en noviembre, donde los abogados del gobierno alegaron que la fusión acabaría con un incentivo fundamental para que las compañías aéreas más grandes ofrezcan tarifas asequibles. Se trata de un importante triunfo para las autoridades antimonopolio de la administración Biden, que han tomado una actitud más agresiva respecto a las fusiones y están examinando en la actualidad la propuesta de adquisición de Hawaiian Holdings Inc. (HA) por Alaska Air Group Inc. (ALK) por US$1.900 millones.

PUBLICIDAD

Las acciones de Spirit se desplomaron un 47% a las 2:24 p.m. hora de Nueva York después de una caída anterior del 61%, la mayor caída intradiaria desde que la acción comenzó a cotizar hace más de una década. JetBlue se disparó un 11% tras la noticia antes de reducir la ganancia al 5,9%.

JetBlue y Spirit sostuvieron que la consolidación es la única forma en que las aerolíneas más pequeñas pueden competir efectivamente con las aerolíneas dominantes. En un comunicado conjunto, las empresas dijeron que “están evaluando nuestros próximos pasos como parte del proceso legal”.

Estrategia rechazada

El fallo del martes fue un importante rechazo a la estrategia de crecimiento de JetBlue bajo el CEO Robin Hayes, quien sorprendió a los inversionistas la semana pasada con su decisión de renunciar el 12 de febrero. Joanna Geraghty, la presidenta de la aerolínea, asumirá el puesto más alto. Hayes dijo que tal adquisición era la única manera de que JetBlue creciera lo suficiente como para afectar los precios de los líderes de la industria.

PUBLICIDAD

Es la segunda vez en menos de un año que JetBlue pierde un desafío antimonopolio federal. Su alianza del noreste con American Airlines Group Inc. (AAL) fue declarada ilegal en mayo por un juez federal independiente, que ordenó el desmantelamiento de la asociación. American está apelando el fallo. Las aerolíneas crearon la empresa para competir más eficazmente contra United (UAL) y Delta Air Lines Inc. (DAL) en rutas al área de la ciudad de Nueva York y Boston.

VER +
Alaska Air acuerda la compra de su rival Hawaiian en una operación de US$ 1.900 millones

Según los términos del acuerdo con Spirit, JetBlue tendrá que pagar US$470 millones a la aerolínea rival y a sus accionistas si la fusión no se completa por razones antimonopolio. El acuerdo expirará en julio de 2024.

JetBlue y Spirit podrían apelar la decisión de Young ante el Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito de Estados Unidos en Boston. El resultado final podría remodelar el panorama competitivo para las aerolíneas de bajo costo en Estados Unidos.

“Seguimos creyendo que nuestra combinación es la mejor oportunidad para aumentar la tan necesaria competencia y opciones al brindar tarifas bajas y un excelente servicio a más clientes en más mercados, al tiempo que mejoramos nuestra capacidad para competir con los dominantes”, dijeron JetBlue y Spirit en su comunicado. .

‘Daño sustancial’

En el juicio, los ejecutivos de JetBlue dijeron que la compañía planeaba eliminar el modelo comercial de tarifas bajas de Spirit y convertir los interiores de los aviones de la aerolínea para que coincidieran con el diseño de JetBlue, reduciendo la cantidad de asientos por avión entre un 10% y un 15%.

Young dijo que eso resultaría en un daño sustancial a los viajeros preocupados por los costos que dependen de las tarifas bajas de Spirit, y a los pasajeros de otras aerolíneas, que se han visto obligadas a ofrecer opciones de tarifas más bajas para competir con Spirit.

“Muchos de estos viajeros no podrían volar con tarifas más caras”, dijo Young. “Si la adquisición propuesta procede, estos beneficios para el consumidor no sólo desaparecerían de las rutas existentes de Spirit, sino que tampoco llegarían a los consumidores en los mercados en los que Spirit planeaba ingresar en el futuro previsible”.

PUBLICIDAD

Para calmar las preocupaciones antimonopolio, JetBlue se comprometió a vender varias puertas de aeropuerto y franjas horarias propiedad de Spirit a las aerolíneas de bajo costo Frontier Group Holdings Inc. (ULCC) y Allegiant Airlines (ALGT). Estos activos son notoriamente difíciles de adquirir en aeropuertos de mucho tráfico.

Limitaciones de la industria

Young estuvo de acuerdo con los abogados del gobierno en que las desinversiones propuestas no serían suficientes para reemplazar la competencia que se perdería, considerando la multitud de problemas que enfrenta la industria, como retrasos en la fabricación, problemas de personal y problemas de motores.

VER +
Aerolíneas Argentinas recorta estructura y el Gobierno aclara sobre la posible privatización

“Las limitaciones al crecimiento de las aerolíneas sugieren que, si bien es probable que otras aerolíneas ingresen a los mercados abandonados por Spirit e incluso podrían ingresar a algunos dentro de dos o tres años, dicha entrada podría no ser suficiente para reemplazar la presencia actual de Spirit en la industria”, escribió el juez.

El gobierno federal presentó una demanda para bloquear el acuerdo en marzo como parte de una ofensiva contra la consolidación en la industria aérea. Décadas de fusiones han dado como resultado que cuatro aerolíneas controlen el 80% del mercado de ingresos por boletos en Estados Unidos: United Airlines Holdings Inc., American, Delta y Southwest Airlines Co (LUV).

PUBLICIDAD

JetBlue había considerado un acuerdo con Spirit desde 2017, según el testimonio en el juicio, pero la compañía hizo una oferta totalmente en efectivo el año pasado después de que Frontier hiciera una oferta para adquirir Spirit.

Los documentos internos presentados en el juicio mostraron que los líderes de Spirit cuestionaron la sinceridad de la oferta de JetBlue y si la verdadera motivación era romper el acuerdo pendiente de Spirit con Frontier. Los ejecutivos de Spirit también habían expresado su preocupación de que una fusión con JetBlue enfrentaría un estricto escrutinio por parte de los reguladores antimonopolio.

PUBLICIDAD

Young se negó a prohibir permanentemente a JetBlue y Spirit buscar un acuerdo, y escribió en su opinión que tal medida interferiría con el libre mercado.

Las aerolíneas pueden “intentar otra fusión en cualquier momento”, escribió el juez. “Las puertas del tribunal permanecen abiertas en caso de que las aerolíneas demandadas decidan intentarlo de nuevo, y el Gobierno desea impedir tal intento”.

El caso es Estados Unidos contra JetBlue, 23-cv-10511, Tribunal de Distrito de Estados Unidos, Distrito de Massachusetts (Boston).

Lea más en Bloomberg.com