La inflación en Brasil subió menos de lo esperado con las tasas de interés aún altas

La economía supera las expectativas y los inversores se inquietan por los planes de gasto del presidente Luiz Inácio Lula da Silva

Los precios de los alimentos y las bebidas, que subieron un 0,44%, y un salto del 0,54% en el costo de los productos de cuidado personal impulsaron el aumento de la inflación de junio.
Por Andrew Rosati
10 de julio, 2024 | 11:17 AM

Bloomberg — La tasa de inflación anual de Brasil subió menos de lo esperado en junio, reforzando al banco central después de que fuera objeto de críticas por pausar sus recortes de las tasas de interés para combatir las latentes presiones sobre los precios.

Los datos oficiales publicados este miércoles mostraron que los precios aumentaron un 4,23% respecto al año anterior, por debajo de la estimación media del 4,32% de los analistas en una encuesta de Bloomberg. En el mes, la inflación se situó en el 0,21%, por debajo de todas las previsiones.

La inflación del IPCA se acelera menos de lo previsto

Las tasas swap del contrato con vencimiento en enero de 2026, que son un indicador del sentimiento del mercado respecto a la política monetaria a finales del próximo año, cayeron 16 puntos básicos en las operaciones matinales tras el dato de inflación más lento de lo esperado.

“Este fue un informe de inflación bastante importante”, dijo Laiz Carvalho, economista de Brasil en BNP Paribas. “Trae algo de alivio al banco central”.

PUBLICIDAD

Las autoridades rompieron una racha de casi un año de recortes de tasas el mes pasado, mientras la economía supera las expectativas y los inversores se inquietan por los planes de gasto del presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Es probable que la decisión mantenga la Selic de referencia en dos dígitos en el futuro inmediato, en un intento de apaciguar los temores de que persista la inflación.

Lo que dice Bloomberg Economics

“La inflación brasileña sorprendió a la baja en junio, pero no esperamos que el Central se mueva de su plan de mantener la tasa de interés oficial en el 10,5%. La impresión proporciona cierto alivio ante una probable aceleración en los próximos meses, y puede ayudar a desalentar las apuestas sobre una subida de tasas”, dice Adriana Dupita, economista de Brasil y Argentina.

La subida de los precios está muy por debajo de su máximo posterior a la pandemia de 2022, pero ahora se ve empujada al alza por el encarecimiento de los alimentos y la caída de la moneda brasileña, el real. Los economistas han elevado aún más sus previsiones de inflación por encima del objetivo del 3%.

PUBLICIDAD

Vea además: Brasil y Bolivia firman diez acuerdos tras reunión entre Lula y Arce: energía y minería, claves

Los precios de los alimentos y las bebidas, que subieron un 0,44%, y un salto del 0,54% en el costo de los productos de cuidado personal impulsaron el aumento de la inflación de junio. Mientras tanto, los costos del transporte cayeron un 0,19% gracias a un descenso de las tarifas aéreas y al abaratamiento de algunos combustibles, según la agencia de estadísticas.

De cara al futuro, hay muchos motivos para la cautela en materia de inflación. Aunque la divisa brasileña ha recortado pérdidas recientemente, sigue con una caída de casi un 10% en lo que va de año. Además, la petrolera controlada por el Estado, Petroleo Brasileiro SA, está subiendo los precios de la gasolina por primera vez en 11 meses.

El banco central es autónomo del gobierno y su postura vigilante ha enfurecido a Lula. Dice que los costos de los préstamos están ahogando el crecimiento y que el jefe del banco, Roberto Campos Neto, está infligiendo demasiado dolor económico al intentar alcanzar el objetivo de inflación.

La aprobación del presidente aumenta al arremeter contra el banco central

Esa crítica parece haber resonado entre los brasileños de a pie. En julio, el índice de aprobación de Lula alcanzó el nivel más alto del año, con un 54%, frente al 50% de mayo, según una encuesta de Quaest publicada el miércoles. Su índice de desaprobación cayó al 43% desde el 47%.

La encuesta también reveló que el 87% de los encuestados coinciden con Lula en que las tasas de interés son muy altas, mientras que dos tercios de los encuestados están de acuerdo con sus críticas al banco central. La encuesta entrevistó a 2.000 personas en todo el país entre el 5 y el 8 de julio y tenía un margen de error de más o menos dos puntos porcentuales.

Lea también: Las ganancias de la soja brasileña golpean a los agricultores estadounidenses

PUBLICIDAD

El choque institucional ha sacudido los activos locales y los mercados apuestan a que el presidente izquierdista intentará ejercer más presión política sobre el banco central una vez que el mandato de Campos Neto finalice a finales de este año.

Lea más en Bloomberg.com