Medio Oriente

Protestas en Irán suman más trabajadores petroleros y se expanden a refinería clave

Las manifestaciones parecían tener lugar en la fase dos de la refinería de Abadan un simbolismo de relevancia en el país dado su rol clave en la revolución de 1979

Imagen de la bandera de Irán
Por Golnar Motevalli
11 de octubre, 2022 | 07:14 AM

Bloomberg — Las protestas en el sector petrolero de Irán, en el marco de las manifestaciones tras la muerte de Mahsa Amini, se extendieron a una refinería clave en el sudoeste del país, según se desprende de videos publicados en redes sociales este martes.

Videos no verificados muestran a decenas de trabajadores petroquímicos, algunos en uniforme, fuera de la refinería de Abadan, en Khuzestan.

En concreto, las manifestaciones parecían tener lugar en la fase dos de la refinería, que tiene un simbolismo de relevancia en el país dado que protestas en este lugar jugaron un rol clave en la revolución de 1979 que terminó con la caída del Sah.

PUBLICIDAD

Las protestas se han extendido desde la muerte de Amini, de 22 años, bajo la custodia de la policía el mes pasado. Fue detenida por su manera de vestir. El enojo por su muerte ha catalizado algunas de las protestas más masivas desde la revolución, que implementó el estricto código de vestimenta en el país.

La aparente acción industrial en Abadán sigue a los informes del lunes sobre huelgas en Assaluyeh, que está al este de Abadán en el Golfo Pérsico, en una planta que procesa el gas del gigantesco campo de South Pars. Bloomberg News no pudo verificar ninguna de las imágenes.

Abadán también tiene importancia histórica porque fue el punto central de los esfuerzos de Irán por nacionalizar su industria petrolera en 1951, que culminaron con el golpe de Estado de Estados Unidos y Gran Bretaña en 1953 para derrocar al primer ministro del país. En la década de 1980 fue objetivo frecuente de las fuerzas iraquíes durante la invasión de Irán por Saddam Hussain.

PUBLICIDAD

En abril, la National Iranian Oil Refining and Distribution Co. dijo que la segunda fase de Abadan estaba siendo renovada por US$1.260 millones para “estabilizar” la capacidad de refinado de crudo a 360.000 barriles diarios. Los esfuerzos por modernizar las envejecidas instalaciones y atraer inversión extranjera se han visto obstaculizados a lo largo de los años, en parte debido a las sanciones.

No está claro si los que estaban en huelga el martes eran contratistas o trabajadores permanentes, pero la propagación de las protestas al sector energético de Irán - una línea de vida para la economía del país fuertemente sancionada - muestra que los disturbios están adquiriendo un significado nacional más amplio y pueden interrumpir una parte crítica de la industria pesada de la República Islámica.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD